sábado, 30 de octubre de 2010

'Los últimos y otros relatos', otra visión de Rilke



Me da un poco de pena que se acabe Octubre porque en Noviembre ya nos metemos de lleno en la fiebre navideña, y la verdad, como que no me apetece mucho… Pero antes de que se acabe el mes os traigo una de las novedades que a mí me gustan, y es que ya sabéis que no puedo disimular mi amor por los relatos ni por los libros de Alba Editorial, por lo que cuando se unen las dos cosas la felicidad es casi total, tan sólo empañada por la tristeza de no ser ultramillonaria para comprarlos todos, tenerlos en una biblioteca privada y dedicarme única y exclusivamente a leerlos. En este caso os muestro Los últimos y otros relatos de Rainer Maria Rilke, en una faceta menos conocida del autor. El precio de venta al público es 26 euros con una edición en tapa dura y más de cuatrocientas páginas.
En ‘Los últimos y otros relatos’ se reúnen más de veinticinco cuentos de Rilke, muchos de ellos inéditos en español, entre ellos el famoso relato autobiográfico Ewald Tragy, que se presenta como el plato fuerte de la selección. Pero eso no es todo, porque Rilke es capaz de pasar con naturalidad de los bucólicos ambientes de los cuentos de hadas a la Italia renacentista o la bohemia de los terribles años de la Revolución Francesa. Cuadros de familia o relatos autobiográficos, todos sus personajes querían algo que fuera diferente a vivir. Aunque esto significara la muerte.
Rainer Maria Rilke nació en Praga en 1875 y ya en 1894 publicó su primer libro de poesía, Vida y canciones. Escribió mayoritariamente en alemán, y está considerado como uno de los más importantes poetas en este idioma. Algunas de sus obras más famosas serían Elegías a Duino y losSonetos a Orfeo. Sin embargo, como podemos comprobar, también escribió diversos relatos, que también podemos encontrar en Alba bajo el título A lo largo de la vida. Amigo de Tolstoi o Rodin, viajero incansable por toda Europa (visitó varias ciudades de España y permaneció dos meses en Ronda), con problemas de salud desde la juventud, Rilke moriría en 1926 de leucemia.
De Rainer Maria Rilke tan sólo he leído algunos poemas, y tampoco muchos, tengo que confesarlo. Por eso me ha llamado tanto la atención este libro, porque podemos conocer así la otra cara de este autor. Como os decía, la única pena que tengo es no poder dedicarme únicamente a leer (y a pasear cuando no llueve, que también está bonito), pero bueno, con la que está cayendo, como para quejarse… Irá a la estantería e iré leyendo los cuentos poco a poco. En fin, qué remedio…

No hay comentarios:

Publicar un comentario