miércoles, 13 de octubre de 2010

Para saber si te gusta un libro, lee la página 99



Supongo que nos pasa a todos. Llega el libro a la librería, lo ves, lees la contraportada y piensas ‘Pues tiene buena pinta’. Te lo llevas a casa, comienzas a leer, y, oh fatalidad, la cosa no funciona. Algunas veces son los personajes, otras la trama, en algunas ocasiones el infame estilo literario del autor… Sea por la razón que sea, a todos nos ha decepcionado algún libro. Pero alegraos, criaturas, que Ford Madox Ford nos legó el Test de la Página 99, un test que, según su creador, no falla a la hora de asegurarnos si un libro nos va a gustar o no.
Y no, no os creáis que os estoy tratando de vender ningún aparatejo, es mucho más simple que todo eso. Como su propio nombre indica, lo único que debes hacer es abrir el libro por la página 99 y leer. Simple ¿eh? La razón de elegir la página 99 y no cualquier otra se debe a que, en la mayoría de los casos, será mas o menos un tercio del libro, la trama ya estará construida, los personajes ya tendrán la suficiente fuerza, y la novela ya tendrá su ritmo, sin desvelar aún el final. Ford Madox Ford nos lo dice con sus propias palabras:
Abre el libro en la página 99 y lee, y la calidad de toda la obra te será revelada.
Varias páginas en internet han copiado la idea, especialmente Page 99 Test, que comenzará su andadura el próximo mes, y que insta a los editores a enviarles no los primeros capítulos de las obras, sino precisamente la página 99. De Ford Madox Ford tengo pendiente precisamente El final del desfile, y con sus 1018 páginas, igual el test no funciona… Aunque es una tetralogía, a lo mejor tengo que comprobarlo novela por novela… Y otra cosa, digo yo que dependerá mucho del tipo de edición, ¿no?
La verdad es que, al margen de la curiosidad, no creo que lleve a cabo el test. No digo yo que no lleve razón, ojo, pero soy más de abrir una página al azar (que no esté peligrosamente cerca del final, eso sí) y leer. También es verdad que estoy obligada a pasar el día entre libros (je je) y eso me permite manosearlos un poquitín más antes de llevármelo a casa… Por cierto, tengo que confesaros que de pequeña leía siempre la última página nada más empezar a leer un libro... ¿Alguien más lo hacía? Prometo que yo ya dejé los malos vicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario