domingo, 14 de noviembre de 2010

INMANENTE

Que es inherente a algún ser o va unido de un modo inseparable a su esencia, aunque racionalmente pueda distinguirse de ella. En filosofía.

Del latín immănens, -entis, participio activo de immanēre: "permanecer en".

Estimados lectores, la voz que hoy nos ocupa es un término eminentemente filosófico que se emplea para calificar lo que reside en el ser, lo que está comprendido en él y no resulta de una acción exterior...

De esta forma, lo inmanente se opone a lo trascendente, que por el contrario es algo transitorio en el ser, e implica necesariamente la actuación de algo ajeno: un principio exterior...

Así pues, desarrollando el concepto con una pequeña muestra de este contraste, podríamos hablar por ejemplo de "justicia inmanente", la que reside en el orden natural de las cosas, y "justicia trascendente", la que resulta de principios superiores a los que hay que elevarse...

Y es que la inmanencia -cualidad de lo inmanente- es una noción básica de la filosofía y la teología del panteísmo, que consiste en la idea de que una fuerza inteligente y creadora impregna el mundo natural, lo cual se opone a la trascendencia, y que sitúa esta fuerza inteligente y creadora fuera del mundo natural...

Así, desde el punto de vista panteísta, todos los objetos del universo están impregnados por la infinita presencia divina. Sin embargo, en las religiones como el cristianismo, el judaísmo o el islam, Dios trasciende el universo, es decir, siguiendo una metáfora figurativa, se eleva sobre el mundo que ha creado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario