martes, 22 de febrero de 2011

Un rincón de lectura que lo tiene todo, todo.




Como os decía, no le falta un detalle, y para empezar, tiene bastante sitio donde colocar los libros que tenemos por ahí desperdigados. Así, en los laterales, en los apoyabrazos e incluso en el respaldo, tenemos muchos huequecitos donde meter algunos de nuestros fieles compañeros. Pero aún hay más, porque si os habéis fijado, lleva su lamparita incorporada, para que la luz nunca te falte allá donde lo muevas. Y seguimos, ya que aunque no se observe en la imagen, en los laterales del asiento se encuentran unos pequeños compartimentos donde guardar marcapáginas, una agendita, bolígrafos o lo que queramos. No me dirán que no es completito…
Aunque sinceramente, así a simple vista parece un bastante incómodo, a más de uno nos podría venir de perlas para buscar huecos donde no los hay. Eso sí, cuando he visto su precio, no he tardado mucho en decidir que mis libros seguirán amontonados encima de los muebles, y es que el invento cuesta más de 2.000 euros. Vamos, un caprichito en toda regla. En cualquier caso, sí que me encantan estos muebles que se acuerdan de que existimos, así que seguiremos en alerta buscando el que nos libre definitivamente de los montones, jeje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario