jueves, 31 de marzo de 2011

Solideo



Solideo. 

Casquete de seda u otra tela ligera, que usan los eclesiásticos para cubrirse la coronilla.

El solideo es un gorro de tela pequeño que usan los eclesiásticos -los obispos de color violeta, los cardenales de color rojo, y el Papa es de color blanco-, cuya denominación procede del latín Soli Deo, "sólo ante Dios", aludiendo a que sólo se lo quitan ante Dios, si bien es cierto que obispos y cardenales se lo quitan ante el Papa como símbolo de respeto...

Los judíos, también emplean un casquete similar al solideo, aunque en este caso se denomina kipá, de uso obligatorio al entrar en lugares de culto...


Para ilustrar nuestro curioso término de hoy, transcribimos un párrafo de El último Catón, novela de ficción de la escritora española Matilde Asensi (1962), donde cuenta la historia de una investigación que pretende resolver el misterio que envuelve los robos por todo el mundo de fragmentos de la Santa Cruz.


“…Al vernos llegar uno de los cardenales, al que reconocí inmediatamente como el Secretario de Estado, Angelo Sodano, se puso en pie y vino a nuestro encuentro. Era un hombre de talla mediana y aparentaba unos setenta y tantos años, con su amplia frente producto de una discreta calvicie y con el pelo blanco engominado bajo el solideo de seda púrpura. Usaba unas gafas anticuadas, de pasta terrosa y grandes cristales de forma cuadrangular y vestía sotana negra con ribetes y botones púrpuras, faja tornasolada y calcetines del mismo color. Una discreta cruz pectoral de oro destacaba sobre su pecho. Su Eminencia lucía una gran sonrisa amistosa cuando se acercó al Prefecto para intercambiar los besos de salutación...”

Condenan a Orhan Pamuk por defender a kurdos y armenios.




El Premio Nobel turco Orhan Pamuk ha sido condenado por un tribunal de justicia de su país a pagar 6.000 liras (unos 3.000 euros) por unas declaraciones que el escritor realizó en el año 2005 para un periódico suizo. El proceso ha sido liderado por el abogado ultranacionalista Kemal Kerinçsiz, que se ha basado en el artículo 301 del código penal, que dice algo así como “insultar la esencia de la nación turca”. Supongo que os estaréis preguntando por las palabras de la discordia, pues son éstas:
Treinta mil kurdos y un millón de armenios fueron asesinados en estas tierras. Nadie se atreve a hablar de ello y a mí me odian por hacerlo.
Eso es lo que dijo Pamuk en aquel momento, pero la versión oficial de Turquía sigue siendo bien distinta, ya que aseguran que durante la I Guerra Mundial no murieron más de 300.000 armenios (que no es poco de por sí), y que en cualquier caso nunca existió un exterminio deliberado de esta minoría. Además, dicen que el mismo número de turcos murió en el mismo conflicto.
Pues por esas palabras citadas anteriormente es por las que tendrá que pagar Orhan, aunque tiene quince días para recurrir la sentencia, lo que es probable que haga. Y es que aunque no es muy grave la condena, y seguramente no creo que le falten al Premio Nobel tres mil euros, Pamuk ve en este caso la larga lucha que está llevando a favor de la libertad de expresión en Turquía. No sé que opinión os merece, y siempre son difíciles y peligrosos estos caminos políticos, aunque la libertad de expresión (siempre con respeto) no debería cuestionarse en estos tiempos. Bien es cierto que a los escritores se les exige muchas veces que den su opinión del mundo, pero no lo es menos que puede terminar siendo negativo. De hecho el pasado domingo leí un artículo de un escritor que me gustaba, pero que después del mismo no volveré a gastarme un euro en sus libros.

Buenos Aires protagonista del Salón del Libro de París 2011.



Está terminando el mes y revisando algunas de las principales noticias de marzo en el área de lo libros me topé con algo que había guardado y que me parece interesante resaltar y es el hecho de que la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, fue la protagonista del recienteSalón del Libro de París. No debería extrañar, la verdad, teniendo en cuenta de que fue elegida por la Unesco como la Ciudad Mundial del Libro para el año 2011.
Por lo general, las ferias del libro a nivel mundial tienen a un país invitado al que se le dedican gran parte de las actividades del evento, en el que se promociona su literatura, su cultura y su producción editorial, pero este año ha le ha tocado no a un pais sino a una ciudad. Y es que ya hemos comentado con anterioridad que Buenos Aires es una de las ciudades literarias por excelencia de América Latina.
Para nadie es un secreto que cuando se habla del mundo editorial en América Latina, Argentina aparece en el primer lugar en permanente competencia con México y Colombia pero Buenos Aires es reconocida por ser una ciudad en la que han nacido o han hecho vida intelectual las principales figuras literarias de ese país. Basta pensar en Borges, Cortázar (quien fue, probablemente, el que menos la habitó pero hizo de ellas escenario memorable de sus cuentos y novelas) o Sábato, por mencionar a los más conocidos.
Tampoco es un secreto que Baires, como se le dice localmente a la ciudad porteña, es un laberinto de librerías de todos los tamaños y estilos: desde los pequeños espacios múltiples en los que los libros se mezclan con los discos y una pequeña cafetería, pasando por aquellos rincones polvorientos de sorprendentes incunables hasta llegar a la imponente y emblemática Librería El Ateneo.
Todas las anteriores razones, más la naturaleza múltiple y polifacética del arte de la ciudad hicieron que fuera justamente la protagonista durante una semana en Paris. A la cita que se levó a cabo entre el 18 y el 21 de marzo, acudieron algunos de los principales autores contemporáneos del pais sureño así como figuras emblemáticas como Maria Kodama, la viuda de Jorge Luis Borges o Joaquín Salcador Lavado, Quino, el famoso creador de Mafalda.
El Salón del Libro tuvo además, cuatro secciones adicionales de principal interés: las letras nórdicas, el año de los territorios de Ultramar, la novela policial y el thriller y los lectores de seriales. Como se ve, con la literatura y la edición no hay como aburrirse.

jueves, 24 de marzo de 2011

'Solar', la nueva novela de Ian McEwan.



Desde primeros de mes podemos encontrar en nuestras librerías favoritas Solar, la nueva novela del británico Ian McEwan. Es sin duda una de las novedades más importantes de este mes, ya que cada nueva novela de este autor suele ser un éxito tanto de ventas como de crítica. Como es habitual en nuestro país, lo publica Anagrama y su precio es 19,50 euros en edición rústica, como siempre. A mí me ha llamado mucho la atención, y no sólo porque me gusta McEwan…
Y es que en ‘Solar’ nos encontramos con Michael Beard, un científico en sus cincuenta que vive apoltronado desde que ganó el Premio Nobel. Sin embargo, su vida dará un vuelco cuando Patrice, su quinta y jovencísima esposa, lo descubra teniendo una aventura con una profesora de matemáticas. La reacción de Patrice será inesperada ya que, llena de júbilo, se instalará en una habitación aparte y en menos de una semana comenzará una relación con Rodney Tarpin, el constructor que les estaba arreglando la casa. ‘Solar’ se convierte de esta manera en una comedia de enredo, cadáver incluido, en el que Beard pasa de ser el eterno marido infiel a suspirar por el amor de su esposa… Y todo esto, aquí y ahora, en un mundo amenazado por el cambio clmático y el calentamiento de la atmósfera.
Ian McEwan nació en 1948 y pertenece a esa generación de autores británicos que tantos favores han recibido del público y de la crítica. Muy conocido por Expiación, esta no es, ni mucho menos su única novela. También tiene libros de relatos como Entre las sábanas o Primer amor, últimos ritos. Sus historias suelen mezclar las vidas anodinas con la sordidez, la sexualidad con el puritanismo, y siempre sorprenden. Con ‘Solar’ promete una historia divertida en la que mezcla realidad y ficción, calentamiento global con actitudes propias de adultos malcriados… Por cierto, podéis empezar a leer sus primeras páginas por cortesía de la editorial, lo cual siempre es un detalle.
Os voy a reconocer que yo no conocía a Ian McEwan hasta que vi la ciudad de Dublín cubierta por carteles de la película ‘Expiación’. La curiosidad hizo que me comprara el libro en inglés y que me lo leyera en dos días, del tirón. Quedé impresionada, y a partir de aquí comenzó mi idilio con este autor. No es fácil, pero engancha. Sus historias siempre tienen un punto extraño, especialmente sus cuentos, pero hay algo en su humanidad sórdida que hace que una siempre vuelva a sus libros. Este caerá, sin ninguna duda.

Abierta la convocatoria para la sexta edición del Premio Málaga de Novela.



Llego un poco justa, pero aún tenéis un pequeño margen para entregar los originales si queréis participar en la sexta edición del Premio Málaga de Novela. El premio lo convocan el Instituto Municipal del Libro del Ayuntamiento de Málaga, en colaboración con la Fundación José Manuel Lara, y hasta el 9 de Abril tenéis tiempo para participar. Y es que el premio es muy goloso, nada más y nada menos que 24.000 euros, lo cual me parece una cantidad bastante aceptable, ¿no creéis?
Aunque, como siempre, os recomiendo que miréis detenidamente las bases completas, os puedo adelantar algunos datos para que comprobéis a simple vista si os interesa o no. El premio está abierto a los escritores de cualquier ciudadanía en lengua castellana, con obras que no hayan sido premiadas en otro certamen y estrictamente inéditas, siendo el tema también libre. Como os decía, tenéis hasta el 9 de Abril para entregarla, y tiene que tener una extensión mínima de ciento sesenta páginas. Si ya tenéis alguna obra que cumple las características en el cajón, no os lo penséis y enviadla, que el premio bien vale el esfuerzo…
El año pasado el premio se lo llevó José Luis Ferris con la obra El sueño de Whitman, donde abordaba la complicada relacción entre una mujer de 66 años y un hombre de 35, además de la búsqueda de la identidad personal y la memoria histórica. Por si os sirve para tener una pista, el jurado la premió por su trabada arquitectura narrativa, su sólida construcción de personajes, por el manejo adecuado de la trama y el inteligente despliegue de recursos literarios que concurren en su desarrollo. ¡Mucha suerte si os presentáis!

¿Quién quiere una beca para vivir en la habitación de J.D. Salinger?



La verdad es que desde que murió J.D. Salinger no han parado de salir noticias más o menos curiosas, como exposiciones de sus cartas o incluso la subasta de su retrete. El hecho es que su fuerte personalidad, que le mantenía totalmente apartado del mundo, ha propiciado sin quererlo todo esto. Y hoy os traigo una beca que hace que la Erasmus se sonroje directamente, ya que una pequeña universidad de Pennsylvania, la Ursinus College, ofrece una beca donde el principal aliciente es ocupar durante un año la misma habitación utilizada por el autor de El guardián entre el centeno.
Concretamente, fueron sólo seis meses los que pasó Salinger en esta universidad, allá por el año 1938, pero desde entonces no han parado de intentar sacarle algún tipo de ventaja a esa circunstancia, como ofrecerle al autor una cátedra, un doctorado honoris causa o realizar una feria literaria en su honor. Como habréis podido imaginar la respuesta de nuestro querido amigo era siempre la misma, el silencio más absoluto. Hasta que un día el profesor Jon Volkmer tuvo una feliz idea, crear una beca anual llamada J.D. Salinger, dotada en 30.000 euros más el honor de dormir en la misma cama que Salinger. Y ahí sí que encontró una respuesta…
Respuesta que llegó por supuesto por parte de los abogados de J.D. Salinger, que les enviaron más de una carta avisándoles de la conveniencia de que cambiaran el nombre. Total, que así lo hicieron, la nombraron como Premio Ursinus College de Escritura Creativa, y aunque no se mencionaba nada, todos sabían cuál seguía siendo el mayor incentivo. Como anécdota, decir que entre los estudiantes llegó a concerse como La Beca que no es de J.D. Salinger. En fin, que ahora ya pueden gritarlo a los cuatro vientos sin que el genio de Salinger aparezca por medio, al fin y al cabo, la habitación es de Ursinus y pueden darle el uso que les plazca.
Por parte de la universidad siempre han defendido que en ningún momento quisieron aprovecharse del autor, y sólo pretendían hacer más conocida una beca dirigida a jóvenes que quieren ser escritores. Mientras tanto, algunos de los afortunados estudiantes que han disfrutado de ella, aseguran que, aunque no es una habitación espaciosa ni luminosa, sí que cuenta con un morbo especial, algo que han podido comprobar al ligar más de lo habitual.
Por mi parte, no sé si estaría muy interesado en la beca, aunque hay que reconocer que tiene su punto, incluso sabiendo que pasó tan poquito tiempo en ese cuarto. Pero os propongo darle la vuelta a la tortilla, porque sí, quizás no os interese vivir en año en la habitación de Salinger, ahora bien, seguro que os gustaría hacerlo en la de otro autor. ¿En la habitación de qué escritor os gustaría vivir un añito? Yo lo tengo claro, en la de Alejandro Dumas.

viernes, 18 de marzo de 2011

Han van Meegeren, el falsificador.





Henricus Antonius van Meegeren, más conocido como Han van Meegeren, es un pintor holandés del siglo pasado. ¿Pintor de retratos, de acuarelas, de grandes obras religiosas, de transgresoras provocaciones modernas...? Se preguntarán ustedes. Pues no, su gran especialidad eran las falsificaciones.

Después de que la crítica machara sus obras, las originales, comenzó a copiar a los maestros de siglos pasados y alcanzó tal nivel de perfección que se convirtió en un perfecto falsificador. Durante la Segunda Guerra Mundial, sus falsificaciones fueron compradas por los holandeses para ser entregadas a los nazis y así evitar el expolio de las obras reales. Esto le costó un problema a nuestro hombre. En concreto, una copia de un cuadro de Vermeer que acabó en manos de Hermann Göring.

Meegeren fue arrestado por supuesta colaboración con los alemanes en mayo de 1945. La acusación sostenía que había entregado patrimonio cultural holandés a los nazis, en concreto, aquella obra de Vermeer. Encarcelado, y como era mejor ser acusado de falsificador que de colaborador con el enemigo, demostró su mano para la falsificación. En prisión, mientras era vigilado por policías y su obra contrastada por expertos, Meegeren copió otro Vermeer. Dejó a todos convencidos de su gran maña para la falsificación y se acusó a sí mismo de haber falsificado seis obras de Vermeer en los años anteriores, usando lienzos y marcos del siglo XVII.

Reconoció haber vendido falsificaciones y haber engañado a expertos en arte. También reconoció que Göring tenía una falsificación. Todo esto le supuso un año de cárcel, aunque no llegó a cumplirlo al morir antes.

En cualquier caso, imagínense el espectáculo. En la cárcel, cuando hizo aquella copia y los expertos la dieron por buena. Impresionante.

Perspicuo.





1. Claro, transparente y terso.

2. Dicho de una persona: Que se explica con claridad.3. Dicho del estilo: inteligible (‖ que puede ser entendido).
Perspicuo es un adjetivo que proviene del latín perspicŭus con el significado de "claro", "transparente", "terso". Por extensión, la persona que se expresa con claridad, lucidez, y precisión también se califica con esta voz que hoy nos ocupa...
Asimismo, un estilo se puede calificar de perspicuo si es inteligible (frente estilos confusos, oscuros o crípticos...) ;-)

Hoy os dejamos con un fragmento de: Los viejos amigosvolumen 2, de Camilo José Cela (1916-2002, escritor español, académico de la Real Academia Española y Premio Nobel de Literatura en 1995):

“…Perspicuo: claro como la luz, transparente como la linfa. . . — ¡Ah! — Pues eso, que las musas, con su arrullo perspicuo, me han dictado los catorce versos, no endecasílabos sino alejandrinos, que me permito ofrecerle. ...”

miércoles, 16 de marzo de 2011

Un cronista que se arriesga en la novela, llega al MAZ.



El próximo miércoles, el escritor Juan Villoro visita la ciudad para hablar de la narración breve
GUADALAJARA, JALISCO (14/MAR/2011).- El próximo miércoles la sala Juan José Arreola del Museo de Arte Zapopan (MAZ) recibirá al cronista y escritor mexicano Juan Villoro , quien impartirá la conferencia El arte de la novela breve, como parte del ciclo “Diez novelas clave para entender el México contemporáneo”, que se ha venido desarrollando desde hace algunos meses.
El autor de Llamadas de Ámsterdam, editada por Almadía, hará uso de la voz tomando como punto de partida la escritura de la novela antes mencionada y compartirá con el público algunos de sus secretos literarios.

Llamadas de Ámsterdam es una historia de amor en la que sus protagonistas, habitantes de un país que asemeja en mucho al México de hoy en día, la pareja inventa una realidad alterna, movidos por una fuerza inconsciente. Ante la añoranza de lo que han perdido, estos personajes hacen de un país imaginario su sitio de más genuina reunión.

Juan Villoro es uno de los escritores mexicanos que más ha desarrollado el género literario de la crónica. En su último libro, titulado 8.8: El miedo en el espejo, relata la historia de su vivencia en dos terremotos que han destruido dos naciones distintas: México y Chile. Y en ambos, el autor ha salido lo suficientemente bien librado para sentenciar que: “El terremoto en Chile fue una bronca epifanía: perdimos la confianza y la recuperamos. Estremecidos, conocimos la sorpresa elemental de estar a salvo. Todo sobreviviente es una víctima liberada. Después del miedo, nada es tan asombroso como la normalidad. Aquí seguimos. A solas con la vida.”

Perfil

Una voz inconfundible


Juan Villoro es novelista, cuentista, ensayista, cronista y escritor de libros para niños. A lo largo de su carrera literaria ha desarrollado una prosa inconfundible que lo ha hecho merecedor de importantes premios y reconocimientos como el Xavier Villaurrutia (México) y el Jorge Herralde (España).

Es autor, entre otros muchos libros, de las novelas El disparo de Argón, Materia dispuesta y El testigo, así como de Efectos personales y De eso se trata, dedicados al ensayo.

Su más reciente libro es 8.8: El miedo en el espejo.

El español no es lengua oficial en México: Labastida.



El nuevo director de la Academia Mexicana de la Lengua define las líneas de trabajo que marcarán su gestión
GUADALAJARA, JALISCO (14/MAR/2011).- ¿Cuál es la lengua oficial del país?, pregunta Jaime Labastida, nuevo director de la Academia Mexicana de la Lengua. Y la respuesta inmediata: el español. Sin embargo, ésta no es correcta porque  la nación no tiene un idioma oficial.

“La gente se asombra cuando les pregunto, pero no hay lengua oficial en el país”, expresa el también doctor en Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien buscará el reconocimiento constitucional del español.

Afirma, en entrevista con este diario, que diseñará una reforma de ley, “consensuándola con los diputados y senadores para que el español pueda ser adoptado, no sólo por la cuestión de que haya una lengua oficial, sino porque me parece que de ahí se desprenden funciones para la Academia Mexicana de la Lengua”. 

Entre las cifras destaca el dato que casi el 95% de la población de la República tiene al español como lengua madre. Labastida explica que “hay aproximadamente ocho millones de indígenas que tienen también como segunda lengua el español”.

La propuesta incluirá a las lenguas  amerindias, ya que los municipios y los estados deberán incluir al español y la lengua autóctona como oficiales.

Otro de los propósitos de la presidencia de Jaime Labastida es convertir a la Academia Mexicana de la Lengua en una institución protagonista y renocida entre la mayoría de los ciudadanos. Expresa que “quisiera que los mexicanos supieran que nuestra lengua es una de las más importantes del mundo”.

Añade que el trabajo irá más allá de la divulgación, la intención es que la asociación cumpla una función social más amplia.
Jaime Labastida recuerda que en el pasado hubo “desprecio y hostilidad hacia las lenguas de los pueblos naturales, pero hay un desprecio implícito al español, ya que durante muchísimos años se pensó que en México no hablábamos español, sino una cosa extraña que se llamó lengua nacional; ahora los libros de texto reconocen que la lengua es el español”.

Agrega que una labor de la Academia Mexicana de la Lengua es “coadyuvar con las autoridades educativas para lograr que se escriba mejor, que se lea mejor, que se ame el español”.

Falta protagonismo 

Otra de las propuestas que encabezará Jaime Labastida es la creación del Instituto Alfonso Reyes, organismo similar al Goethe Institut  de Alemania, al Instituto Cervantes de España y el Instituto Dante Aleghieri de Italia,  cuya función sería la enseñanza del español en su vertiente mexicana.

El Instituto Alfonso Reyes no estaría operado por la Academia, sino que ésta asesoraría su formación; además de vigilar su funcionamiento, junto con organismos como el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), la Secretaría de Educación Pública y otras.

El doctor en Filosofía apunta que esta iniciativa ha contado con la aceptación de la comunidad porque hay casos de éxito como el del Cervantes que es “en buena medida autosustentable porque la gente paga porque se le enseñe la lengua y no me parece correcto que México pierda su liderazgo, ya que debe ser cabeza en todas estas tareas”.

Para comprender mejor lo anterior es necesario subrayar que el Instituto Cervantes fue creado en España en 1991, “para la promoción y la enseñanza de la lengua española. Entre sus funciones destaca organizar cursos de idioma, apoyar la labor de los hispanistas”. Así como funciona la organización ibérica, lo haría la mexicana bajo el nombre de Alfonso Reyes.

Recuerda que las decisiones sobre el idioma son tomadas en conceso por la Asociación de Academias de la Lengua Española y no por la Real Academia de la Lengua Española como ocurría antes. Agrega que lo anterior es resultado de la iniciativa del Gobierno mexicano de 1951, cuando se llevó a cabo el primer Congreso de las Academias.

El también director general del sello editorial Siglo XXI afirma que “México es rector de la lengua española por el número de hablantes, ya que uno de cada cuatro hispanoparlantes es mexicano. Sin embargo, la Academia no ha logrado hacer un trabajo que tenga esa misma importancia porque carecemos de recursos”.

La Academia Mexicana de la Lengua contó el año pasado con un presupuesto de ocho millones de pesos.  Cifra insuficiente para la operación  y generación de actividades de difusión e investigación, pero se buscarán otras fuentes de financiamientos.

Jaime Labastida explica que es necesario una sede adecuada y más recursos, obligación de los gobiernos hacia sus Academias; “este protocolo se estableció en 1959, entonces México ni Cuba firmaron el acuerdo”.

“Vamos a tratar que el Gobierno firme este convenio y se prometa a darle a la Academia los recursos que necesita para cumplir con sus funciones”, concluye Jaime Labastida.

El dato 

Las sesiones preparatoria e inaugural de la Academia Mexicana de la Lengua se celebraron respectivamente, el 13 de abril y el 11 de septiembre de 1875, en la Ciudad de México.

''México es rector de la  lengua española por el número de hablantes, ya que uno de cada cuatro hispanoparlante es mexicano''
Jaime Labastida, director de la Academia Mexicana de la Lengua 

Perfil
El académico 

Jaime Labastida nació en Los Mochis, Sinaloa, en 1939. Es director general de la editorial Siglo XXI en México y doctor en Filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México.

En 1997 fue elegido para ser el tercer ocupante de la silla XXVII de la Academia Mexicana de la Lengua. Además es miembro correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y de la Academia Cubana de la Lengua.

Es autor de varios libros como Animal de silencios, La palabra enemiga, Elogios de la luz y de la sombra y Cuerpo, territorio, mito. Ha sido galardonado con diversos premios, entre ellos el Xavier Villaurrutia 1996, el Nacional de Periodismo y el Nacional de Ciencias y Artes en 2008. También recibió la Medalla de Oro del Instituto Nacional de Bellas Artes por su trayectoria como escritor.

Desde el pasado 24 de febrero es el nuevo director de la Academia Mexicana de la Lengua, en sustitución de José Moreno de Alba.

RESARCIR.




Indemnizar, reparar, compensar un daño, perjuicio o agravio. 


Enmendar, corregir o remediar son algunos sinónimos de nuestro verbo del día, que proviene del latín resarcīre: "remendar, recomponer, reparar un daño"...

Resarcir de esta forma está ligado a compensar un deterioro de los intereses, aborrar o reparar el agravio hecho dando al ofendido satisfacción... lo cual, contrariamente a la imagen que acompaña nuestro artículo, no siempre implica que deba existir una cuantía económica de por medio. Comenta Eduard Punset (1936, jurista, escritor, economista y divulgador científico español):

“Científicamente se ha demostrado que son necesarios cinco cumplidos seguidos para resarcir las huellas perversas de un insulto.”

Antonio Skármeta, ganador del Planeta-Casa de América.




Con la voluntad de volver a aquellos días terroríficos y sangrientos de la dictadura de Augusto Pinochet escribió Antonio Skármeta Los días del arcoirisSin embargo, no le motiva voluntad revanchista alguna, sino que compone su novela pensando en la reconciliación social. Un acto que, para el escritor, parece haberse saldado con la transición democrática y el actual clima de tranquilidad que reina en el país. A los muertos, no hay que olvidarlos: “hubo mucha sangre derramada y mucha opresión. Pero como apunta Shakespeare: bien está lo que bien acaba“, afirma el escritor en declaraciones a El Mundo.
El jurado, formado por compañeros del mundo literario como Álvaro Pombo o Ángela Becerra, ha decidido por mayoría otorgarle el Premio Planeta-Casa de América, valorado en 200.000 dólares (143.312 euros), en un fallo que ha tenido que retrasarse un año debido a los terremotos que afectaron a Chile. La decisión se paralizó entonces, y se decidió esperar a que los ánimos estuvieran más calmados para emitir la decisión del jurado y celebrar la entrega. Para esta ocasión, fueron 600 las obras presentadas, de las cuales se seleccionaron 15 para llegar a la final: diez procedentes de esta convocatoria y otras cinco de la anterior.
Antonio Skármeta nació en Antofagasta en año 1940. De vocación filosófica y literata, sus estudios en la Universidad de Chile y Estados Unidos le sirvieron para formarse como uno de los intelectuales más relevantes de su país. Pero la irrupción del golpe de estado por parte del general Pinochet le obliga a exiliarse, como intelectual de izquierda que es, primero en Argentina y más tarde en Alemania, estableciéndose en Berlín. En los años ochenta, ya afincado en la capital germana, escribiría la que fue su novela más celebrada: El cartero de Neruda (Ardiente Impaciencia fue su título original). Una novela que fue pensada como un guión radiofónico y que acabó traducida a más de 30 lenguas. En 1989 regresa a fin a su país tras 16 años en el exilio y no deja de escribir: La boda del poeta(1999) o El baile de la victoria (2003), llevada al cine por el director español Fernando Trueba, son algunas de sus obras.
Con Los días del arcoiris, Skármeta pretende dibujar el duro itinerario que realizó su país desde la dictadura hasta la democracia. Una novela que se basa en hechos reales y que tiene como centro protagónico a un adolescente que ya no lo es tanto, que despierta a la edad adulta en un momento en que Chile sufre los estragos del totalitarismo. Junto a él, jóvenes y profesores que perdieron sus vidas luchando contra el régimen. Si aún no te has acercado a la obra de Antonio Skármeta, puede que con la excusa del Premio Planeta-Casa de América sean muchos los que se aventuren a entrar en la etapa más negra de la historia chilena y, de paso, conozcan a uno de los escritores y pensadores latinoamericanos más relevantes.

domingo, 13 de marzo de 2011

Heriberto Cruz Reséndiz / Maredego





Nombre / Seudónimo: Heriberto Cruz Reséndiz / Maredego
Nacionalidad: Mexicana.
Lugar de residencia: México D.F.
Año de nacimiento: 1972.
Estudios: Periodismo, Literatura, Ingeniería en Audio, Locución.
Idiomas: Intento de dominar el español.
Prosa o verso: Ambos.
Géneros: Prosa poética, cuentos, novelas, poesía.
Medios donde ha publicado: Revistas y editoriales independientes.
Áreas de interés: El amor, la muerte, la nada, el lado oscuro del ser humano, Dios, La luna.

DE MI han dicho... Nació envuelto en la terrible sospecha del ser humano —él siempre quiso ser árbol, águila o imagen tras el espejo— un 13 de diciembre de 1972, en la ciudad más avasallante y más hermosa del mundo: el Distrito Federal. Desde pequeño creció con lunas en los dedos e ideas itinerantes colgando del cabello, ávido lector de tiras cómicas y de cuentos infantiles permitió a los seres mágicos, divinos y leviatanes arrullarse en su cama tras el profundo canto de las sirenas. Creció, y mientras decidía que hacer de su vida, en cada luna llena besaba las almohadas imaginando al amor de su vida. Por fin, una mañana decidió estudiar derecho, algo que le salió muy chueco porque abandonó la carrera para estudiar periodismo, dando por concluidos tales estudios en el PART, a la vez que rocanroleaba como oso en brama tras una batería. Años más tarde decidió llevar la música en sus adentros y trabajo como negro en la redacción del departamento de cultura de Radio Educación (de vez en cuando se aventaba un palomazo como productor del programa “Su casa y otros viajes”), todo esto sucedía mientras estudiaba un diplomado de Literatura y Periodismo en Casa LAMM. Las letras —aún las de pago— siempre le han perseguido, al igual que la radio, por tanto, trabajo como productor de la serie “Impulso Humano” en Radio Universidad, no sin antes pasar por la Subdirección de Logística Informativa del GDF, algunas agencias de publicidad y la coordinación de medios de IH, A.C. Por fin, el 12 de noviembre del 2005, su destino le alcanzó y se puso a escribir como secretaria ejecutiva después de una huelga, y dio a luz a varios chamacos, y con el único fin de darle de comer a su prole, actualmente se dedica al desarrollo de documentación administrativa para diferentes empresas y alguno que otro trabajo de producción en audio (es cierto, en México vivir de las letras, que no sean de pago, está de la China Hada).Por cierto, el nombre de sus chamacos son:
* El eterno idilio entre las mariposas y las hormigas, 2007.
* La caída de la luna, 2006. Noveleta rosa.
* Alma de juguete (anhelos para el niño que nunca debiéramos olvidar), 2006. Cuentos ¿infantiles?
* Egomanias y la Llantitos (cuento – lógia), 2006. Recopilación de 20 años de cuentos darkys y existenciales.
La mayor parte de las veces me llaman ¡Hijo de la chingada! ¡o de tu madre!, bueno, la mía... aunque últimamente me he aficionado a ese término tan común y que sólo me sabe si proviene de sus labios y que juntos creemos es para toda la vida (chance y para algunas más). En fin, que de mi la gente puede decir todo y a la vez nada, tengo muchos nombres, lo cierto es que tengo buen corazón aunque lo disfrace de mil y un calamidades...

Enlaces a tu perfil de Facebook, Blog, Sitio web, etc.
Blog 1 "La caída de la luna": http://heribertocruzresendiz.blogspot.com
Blog 2 "El uni-verso per- verso": http://eluniversoperverso.blogspot.com
Blog 3 "La caída de la luna": http://maredego.wordpress.com/


Breve texto de tu autoría. 
(puede ser este o cualquiera que les guste de mis blogs)


6 de agosto del 2005

Me encuentro en desorden, se vuelca la vida que no he podido vivir…a veces, siento que mis sueños se escapan de mis manos y me mata la nostalgia. ¿Dónde quedó la magia que movía cada uno de los días de mi existencia?
De la música me queda sólo ese afán compulsivo de coleccionar compactos, de tocar nada. Escribir es ahora un remilgo, una pausa eterna, es acomodar letras en el orden incomprensible de mi absurdo. Hace años que no lo hago. La radio se perdió, por más que mi creatividad se esfuerza, no brota de mis venas el embrujo correcto para hacer de las ondas de transmisión la cueva de mi razón y el motivo de mi trabajo.
La verdad es que deseo hacer algo pero mis karmas se rebelan y tiran con fuerza de la soga de mi cuello hasta desorbitarme los ojos…Las fuerzas que me mueven, salen a pasear con cada error que cometí, por evitar vivir en esta sociedad que me confunde.
Tanto me embrolla, que destrozo mis manos con el espejo porque siempre he deseado conocer mis demonios (al menos lo que la sociedad llama demonios) y nada. Me encantaría verlos para vestirlos de peluche y ponerlos en la repisa de mi cuarto.
Los he buscado pero no los encuentro, juegan a las escondidas con cada historia de mi vida. Lo sé, porque he visto mi infancia corriendo por la sala de mi casa, intentando robar los dulces que están sobre la mesa de centro y a mis sueños mojados esconderse tras la tasa del baño… pero de mis demonios, nada. Por más que levanto los compactos, me asomo bajo la tele y hasta rasco la pared, no encuentro alguno para platicar con él.
Luego me muero de risa porque siempre he querido ponerle a alguno su traje de marinerito, comprarle un helado para ver como se bate la jeta… me vengaría de tantos años de búsqueda dándole un madrazo en la cabeza por cochino… ¡Ja, ja,ja! ¡Mi demonio jodido por marrano! ¡Ja, ja, ja!
Me preocupa en realidad que no estén rondando por ahí, allá, acullá o por acá… ¿y si…? No puedo imaginármelo…podría ir a la policía a decir:
— Cree usted, no encuentro a mis demonios, llevan una vida sin aparecer… creo que se los robaron— con mi cara compungida y mis ademanes de individuo sin demonios, lleno de angustia frente al MP.
— ¡Métanlo a la cárcel por mamón! Y háblenle al loquero— grita el MP enfurecido, con los bigotes chorreados, mal encarado y con su traje reluciente, de seguro lo planchó en casa con una Koblenz.
Y me llevarían con las manos esposadas hasta el cuarto que esta atrás de los separos para darme unos chingadazos. ¡Sí, me los ganaría por loco y por mamón!
Pero, de veras hay que estar pendejo ¿quién se robaría mis demonios?…
De seguro se los robaron para venderlos. ¡Ay, me robaron! ¡Me robaron!… ¡Cómo no se me ocurrió antes! Pero, ¿cuánto valdrán los demonios? Ya me imagino:
— ¡Pásele, pásele! ¡Aquí están sus demonios llévelos chiquitos, medianos o grandes!… se adaptan a su vida, los puede personalizar… ¡lleveloooos! ¡Llévelos! Son de a 2 por…
—¿Cuánto, cuánto valen unos demonios? No sé a cómo se venderían, pero de que debe haber oferta ¡debe haber oferta!
¿Y si los secuestraron? ¿Si piden rescate por ellos? Está bien que los quiera conocer pero eso de dar un centavo por ellos, ¡nada! Bastante tengo con querer comprarles sus vestidos de peluche. ¡Nada, ni una lana por ellos!
Es más pondría un anuncio en el periódico:
“Señores secuestradores de demonios, no se hagan ilusiones no pagaré por mis demonios. Total, si tanto les gustaron quédense con ellos.
Atentamente
Don sin demonios. Por cierto, ¡chinguen a su madre por secuestradores!”
Se me hace raro que no salgan, algunas personas dicen que están en el closet, por lo que asumo que son medio mmm… que se les da la jotería, pues… ¡a parte de demonios, puñales! Ya me los imagino:
— ¿Me quieres demonio? —con las manos entrelazadas.
— No, te toca a tí decírmelo —parando la trompita.
— ¡Eres una perrrra!
— ¡Qué le ves a esa! ¡Mejor ve ésta! —señalando unos dedos abajo del ombligo y con las uñas pintadas. ¡Ja, ja, ja! ¡Demonios putines!
El caso es que nunca aparecen, ni cuando les hablo bonito. Ni modo, tal vez no los encuentre nunca, pero los estimo… Sea como sea, son mis demonios, ¿no?


miércoles, 9 de marzo de 2011

Poniatowska escribirá sobre su linaje, desde el último Rey de Polonia.



La escritora mexicana adelantó que su siguiente trabajo será una novela sobre su familia
CIUDAD DE MÉXICO (07/MAR/2011).- La escritora mexicana Elena Poniatowska (1932) afirmó hoy aquí que su siguiente trabajo será una novela sobre su familia, a partir del último Rey de Polonia, Estanislao Augusto Poniatowsky, y de cómo sería en la actualidad esa dinastía.

En conferencia de prensa, con motivo de la presentación en España de su nueva obra 'Leonora', con la que ganó el Premio Biblioteca Breve 2011, la autora reconoció que tras su llegada a México, a la edad de 10 años, dejó de pensar en sus antepasados.

No obstante, aseguró que se trató de un linaje de soldados y guerreros, entre ellos, Estanislao Agusto, quien destacó 'por ser un buen amante, como lo fue de Catalina `La Grande´, emperatriz rusa, que lo apoyó para ser rey de Polonia, aunque nunca más pudo estar con ella.

'Quisiera a partir de la realidad de hoy, ver cómo fue y cómo sería', manifestó, al tiempo de explicar la manera en que abordará al personaje de Estanislao II, quien nació en Polonia en 1732 y murió exiliado en San Petersburgo en 1798.

La escritora descartó la posibilidad de viajar a Polonia, ya que no sabe polaco, idioma que intentó aprender a los 21 años en México, pero desistió al comprender que no podría practicarlo con nadie.

Señaló que en su casa conserva la correspondencia de sus antepasados, lo cual le ayudará mucho, además de que se basará en diversos libros sobre el tema.

La autora de 'Hasta no verte, Jesús mio', señaló que también piensa escribir una biografía sobre su esposo, Guillermo Haro (1913-1988), fundador de la astronomía mexicana moderna.

'En esta biografía también necesitaré ayuda de los académicos, lo escribiré sobre todo para que vean los hijos cómo era su papá', comentó.

Aclaró que el libro 'La piel del cielo' (2001) no es una biografía sobre su marido, aunque tiene muchas cosas de su vida que no se incluyeron, y otras más que fueron inventadas.

Elena Poniatowska presentará este martes su libro en Madrid, y posteriormente lo hará en otras ciudades de España como Bilbao y Sevilla.  

Paz nunca se equivocó en los momentos de fractura ideológica: Vargas Llosa.



Del poeta y ensayista mexicano Octavio Paz dijo que había sido ''uno de los más valerosos'' ensayistas políticos de nuestro tiempo
CIUDAD DE MÉXICO (04/MAR/2011).- El Premio Nobel de Literatura peruano Mario Vargas Llosa elogió hoy al poeta y ensayista mexicano Octavio Paz (1914-1998) y expresó públicamente su enorme agradecimiento al autor porque "en los momentos siempre críticos, de las grandes fracturas ideológicas, nunca se equivocó".

"Siempre nos enseñó el camino de la sensatez, de la racionalidad, de la verdad y, sobre todo, el camino de la libertad", apuntó Vargas Llosa en un discurso pronunciado en el Castillo de Chapultepec, de la capital mexicana, donde hoy recibió la Orden Mexicana del Águila Azteca, en grado de insignia.

La distinción es la máxima condecoración que un extranjero puede recibir en México por sus servicios a la humanidad o a este país.

En su discurso, Vargas Llosa rindió un vehemente homenaje a dos mexicanos, Octavio Paz y Alfonso Reyes (1889-1959), así como al poeta surrealista peruano César Moro (1903-1956), que vivió diez años en México.

De Paz dijo que había sido "uno de los más valerosos" ensayistas políticos de nuestro tiempo.

"En un mundo en el que ciertas doctrinas, ciertas ideas, habían echado raíces y parecían no dejar espacio para ninguna otra, él se atrevió durante muchísimos años y casi, en una terrible soledad, a enfrentarse a ese lugar común y a defender la libertad" y "la democracia", señaló.

Como virtudes especiales mencionó "su lucidez" y "su coraje" para enriquecer el pensamiento contemporáneo.

"Fue un crítico muy sistemático de toda forma de autoritarismo y dictadura, y fue también uno de esos raros intelectuales capaz de rectificar y cambiar", agregó.

Entre su obra mencionó la enorme aportación que recibió Vargas Llosa al leer "Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe" (1982).

"Es para mí uno de los libros más hermosos que se han escrito sobre lo que significó la Colonia (1521-1821), todo lo que hubo en ella de anticuado, de oscurantista, y también de creativo, de extraordinariamente original en lo que es la creación de instituciones sociales nuevas para un mundo nuevo", añadió.

De su compatriota el poeta surrealista César Moro, que viviría en México "en la más estricta soledad por vocación propia", dijo que fue "un escritor nacido para las catacumbas".

"Él escribió la parte más importante de su poesía en francés, y creo que, entre los muchos escritores forasteros que han escrito sobre México, él es el que ha escrito los textos acaso más hermosos", apuntó.

Vargas Llosa quiso recordarle el mismo día en que "un escritor peruano recibe de la hospitalidad y la generosidad de México esta condecoración", que le impuso el Presidente Felipe Calderón.

Finalmente al también mexicano Alfonso Reyes, cuyo premio recibirá el próximo 9 de marzo en Monterrey, la capital del estado mexicano de Nuevo León, le puso como modelo del "intelectual que simboliza esa no siempre fácil integración de lo propio y lo universal, de lo local y lo internacional".

"Amó profundamente a México, escribió cosas bellísimas sobre su propio país, sobre su propia literatura, y fue al mismo tiempo un ciudadano del mundo", agregó Nobel de 2010.

Mañana comenzará la parte más artística de esta visita de Vargas Llosa a México, cuando presente su obra de teatro "Las mil noches y una noche" en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana.

Morondanga.





1. Cosa inútil y de poca entidad.2. Mezcla de cosas inútiles.3. Enredo, confusión.


Morondanga es un término que proviene de las voces morondo y –anga: "morondo" es un adjetivo que significa "pelado o mondado de cabellos o de hojas", y "-anga" es un sufijo que se emplea para componer sustantivos con matices generalmente despectivos... De ahí morondanga: una cosa inútil y de poca entidad, que también significa enredo y confusión... ¡vaya morondanga! ;-)

A nuestra custodia Ameli le trae recuerdos de su infancia, ya que su abuela la usaba con frecuencia... Y la verdad es que no podemos permitir que esta palabra caiga en desuso ya que es una voz muy interesante... ¡nada de pensar que estamos ante una morondanga cualquiera! ;-)

Para ilustrar nuestra voz de hoy, transcribimos un fragmento de Periplo, obra del escritor argentino Juan Filloy (1894-2000)

…Absolutamente impasible, llevando el corazón como un diario bajo el brazo, he llegado al valle de Josaft. Es un valle de morondanga, exiguo, inepto por completo a la misión que le asigna la Escritura…”

sábado, 5 de marzo de 2011

Invitación a Vargas Llosa caldea los ánimos en Argentina.




Mario Vargas Llosa el reciente ganador del Premio Nobel de literatura y uno de los escritores más importantes en lengua hispana y representante fundamental del llamado Boom de la Literatura Latinoamericana de los años 60 y70 del siglo pasado, es una figura pública que, a donde sea que llega (o no llega aún) genera polémica. No deja a nadie sin reacción; a veces por que se las busca con sus declaraciones pero a veces sin hacer prácticamente nada o simplemente aceptando una invitación a inaugurar la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Lo cierto es que declaraciones van y declaraciones vienen luego de que, a raíz de la invitación al autor de La fiesta del Chivo y tantas otras novelas maravillosas para que inaugure ‘informalmente’ la segunda Feria del libro más importante del mundo hispano, un grupo de intelectuales (cercanos al movimiento kirchnerista, dicen) convocó la firma de un documento de repudio contra Vargas Llosa. Los argumentos no tenían que ver con la calidad literaria del peruano sino principalmente por sus declaraciones en contra de la nación argentina y su gobierno.

Convertido desde hace años en vocero de los grupos multinacionales editoriales y mediáticos, de un supuesto “liberalismo” de sometimiento y depredación, y de la oposición a lo que ellos denominan “gobiernos populistas” en América latina, Mario Vargas Llosa se ha ensañado de modo muy particular con nuestro país y nuestra sociedad, en declaraciones vastamente difundidas por esos mismos medios.

Pronto, nuevas voces se agregaron a la de los firmantes y ‘echaron más leña al fuego’ , como es el caso de la carta que el Director de la Biblioteca Nacional de Argentina, Horacio Gonzalez, dirigió al Presidente de la Cámara Agentina del Libro y donde expresó que la invitación a Vargas Llosa era un hecho ‘sumamente inoportuno’ dada la postura que el escritor recurrentemente había tomado con respecto al país suramericano.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner pronto llamó a la sensatez y pidió a González que retirara la comunicación y que recordara que de lo que se trata es de defender y respetar la libertad de expresión. Otra voz femenina que salió a relucir fue la de María Kodama quien dijo que la postura política debía dejarse de lado y votó porque permitieran que el escritor peruano llegue y diga lo que tenga que decir.
Para Vargas Llosa mismo, la polémica es absurda como se desprende unas declaraciones de su esposa quien ha dicho que al escritor no le interesa ir a Argentina a generar o alimentar una polémica y recordó que la Feria es un espacio para la literatura.

Dicen que la polémica cesa pero por momentos parece que apenas comienza, ya que nadie se ha retractado de sus posturas pero todos parecen acceder a una suerte de ‘pacto de caballeros’ (y damas, en este caso). Por lo pronto, habrá que esperar al 19 de abril próximo cuando se inaugure la Feria a la cual, por cierto, también están invitados: Wilbur Smith, Carlos Páez Vilaró, François Dubet, Rosa Montero, Juan José Millás y Antonio Muñoz Molina.

Hard-boiled.



Novela negra, ficción detectivesca, literatura policíaca… No está clara la delimitación del género, pero vamos a centrarnos en un término referido a un subgénero de estas novelas. “Hard-boiled” es un anglicismo que define un tipo de historias de la novela negra en las que el protagonista no sólo depende de su capacidad de observación y deducción, de sus dotes naturales para la investigación, sino que desempeña su trabajo buscando pistas y recurriendo a múltiples métodos, incluso algunos violentos o ilegales.

El protagonista intachable al estilo Sherlock Holmes pasó a la historia para dejar paso a otros protagonistas más humanos y vulnerables, que recorrían las calles, que preparaban trampas para atraer a los criminales, que pagaban a los chivatos e incluso con la capacidad para manipular los acontecimientos que le rodean en beneficio de la resolución del caso.
Los iniciadores del género “policíaco” ilustraban sus obras con protagonistas que poco tenían que ver con los posteriores (Edgar Allan Poe, Arthur Conan Doyle, Agatha Christie…). La “escuela inglesa” daría paso a la “escuela americana” de novela policíaca, con unos ambientes, protagonistas y casos bien diferentes. En este nuevo contexto se inserta el hard-boiled.



Raymond Chandler en su ensayo, ‘The Simple Art of Murder’ (1950) caracterizaba la novela policíaca norteamericana por una naturaleza más violenta, sucia y cercana a la realidad que la británica y que, a partir de la publicación de los primeros relatos de Hammett, Erle Stanley Gardner, Carroll John Daly o el propio Chandler en revistas como ‘Black Mask’, ‘Detective Store’ o ‘Dime Detective’, recibirían la denominación genérica de “hard-boiled”.
Tanto en cine como literatura se cita a Dashiell Hammett como pionero del género hard boiled a finales de los años 20 con sus novelas ‘Cosecha Roja’ y ‘El halcón maltés’, la primera con la que creara este subgénero, y la segunda con la que se llevaría al cine con éxito. Gracias al inolvidable protagonista de ‘El Halcón Maltés’, Sam Spade, que responde a las características del nuevo detective, Raymond Chandler crearía su personal visión de aquél y del género con la figura de Philip Marlowe.

Por su parte, Roberto Bartual Moreno realiza en un artículo titulado “La novela policíaca: ficción detectivesca y “hard- boiled”. El modelo norteamericano como transgresor de la norma inglesa” una interesante aproximación al término y a los orígenes de esta tipología de novelas, apuntando un precedente anterior a Hammett:

Por otro lado, la denominación de “hard-boiled” queda reservada también a un subgrupo de narraciones policíacas que surgieron a raíz de la revista norteamericana ‘Black Mask’, siguiendo el modelo creado por Carroll John Daly para su detective Race Williams. Narración en primera persona, lenguaje duro, uso de argot callejero, cinismo profundo en el carácter de un detective protagonista que está de vuelta de todo, perdida de importancia del proceso de identificación del culpable, y unos rasgos estoicos y, a veces, nihilistas en la filosofía vital del detective, son las características básicas de este tipo de relatos cortos y novelas de autores como el propio Daly, Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Ross McDonald, Fredric Brown, Chester Himes, Cornell Woolrich o Jim Thompson, muchos de los cuales eran publicados por la editorial Gallimard en su Série Noire, lo cual acerca el término “hard-boiled” a lo que concebimos como “novela negra”.



El hard-boiled en Estados Unidos

Como hemos adelantado, el subgénero hard-boiled surge en Estados Unidos en oposición a las novelas policíacas predecesoras, las de la escuela inglesa. Lo que sucede es que se subvierten los códigos británicos de la ficción detectivesca, debido a varias razones.
Por un lado tuvo su influencia el peculiar sistema de publicación y distribución norteamericano. Pero sobre todo los cambios fueron debidos a las preocupaciones surgidas a raíz de la Gran Depresión, dando lugar a una literatura que se aparta de una intención puramente evasiva para dar rienda suelta a una profunda preocupación social y a una voluntad experimental, junto a la aparición de nuevos escenarios tocados por la crisis, por la corrupción…
Recordemos que, en el caso de Dashiell Hammett, había trabajado en una agencia de detectives, y por lo tanto sabía muy bien cómo moverse por esos nuevos ambientes, y conocía de primera mano los métodos realistas con los que se trabaja en dicho contexto para resolver un misterio.

Para entender los códigos que utiliza esta vertiente de la novela policíaca también influyó el público al que iba destinadas las revistas de “papel de pulpa” (pulp) (fundamentalmente, hombres trabajadores). Además, en estas revistas se pagaba a los autores por palabras, de modo que la experimentación formal y la búsqueda estilística quedaba a menudo en segundo plano.


El definitiva, el hard-boiled en una vertiente de la novela policíaca marcada con unos rasgos propios característicos que lo alejan de los orígenes del género detectivesco y que marcarán a la mayoría de autores a partir del primer tercio del siglo XX. Este tipo de obras de narración rápida, diálogos duros y personajes inolvidables, sigue aún hoy estando muy presente en la literatura, el cine y el cómic.