lunes, 25 de abril de 2011

Los diez libros que han querido prohibir en Estados Unidos en 2010.




La Asociación Americana de Bibliotecas ha dado a conocer la lista de los títulos más perseguidos por los grupos de presión y, por lo tanto, los que más han intentado prohibir en el pasado año 2010, concretamente pretendían sacarlos de las bibliotecas y planes de estudio. La publicación de esta disparatada lista sin embargo, sí tiene una buena finalidad, ya que precisamente dicha asociación quiere reinvidicar el derecho a leer cualquiera de ellos. De hecho, lo recomiendan.
No deja de ser sorprendente que uno de los actos más libres del ser humano desde que se es pequeño, y donde podemos encontrar no poca felicidad, pretenda ser controlado en virtud de unos puntos de vista concretos y muy discutibles. Cosas de la típica doble moral americana, a la que lamentablemente cada día nos acercamos más… El caso es que encabeza la lista un libro infantil, Tres con Tango, donde una pareja de pingüinos macho adoptan un huevo del que nacerá Tango. Sobra decir los motivos que aluden para su prohibición, aunque sería bueno que supieran que está basado en unos pingüinos reales del zoo de Nueva York. En fin, llama la atención también encontrarse con títulos como Un mundo feliz Crepúsculo en esta lista. Vamos a continuación a conocerla, y a saber los motivos:
1. Tres con Tango de Peter Parnell y Justin Richardson: homosexualidad, punto de vista religioso, grupo de edad inadecuado.
2. The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian de Sherman Alexie: lenguaje ofensivo, racismo, sexualidad explícita, violencia, grupo de edad inadecuado.
3. Un mundo feliz de Aldous Huxley: insensibilidad, lenguaje ofensivo, racismo, sexualidad explícita.
4. Crank de Ellen Hopkins: drogas, lenguaje ofensivo, sexualidad explícita.
5. Los juegos del hambre de Suzanne Collins: sexualidad explícita, violencia, grupo de edad inadecuado.
6. Lush de Natasha Friend: drogas, lenguaje ofensivo, sexualidad explícita, grupo de edad inadecuado.
7. What My Mother Doesn’t Know de Sonya Sones: sexismo, sexualidad explícita, grupo de edad inadecuado.
8. Nickel and Dimed: On (Not) Getting By In America de Barbara Ehrenreich: drogas, inexactitud, lenguaje ofensivo, punto de vista político y religioso.
9. Revolutionary Voices: A Multicultural Queer Youth Anthology de Amy Sonnie: homosexualidad, sexualidad explícita.
10. Crepúsculo de Stephenie Meyer: violencia, punto de vista religioso.
Conste que no soy defensor del todo vale ni muchísimo menos, y es cierto que en ocasiones se sobrepasa los límites del buen gusto, pero para eso está la posibilidad de rechazar el libro en cuestión. En cuanto a los más pequeños, no creo que la solución sea limitarles el acceso a según que títulos, sino educarlos e interesarse en qué están leyendo, ya que deberían ser los propios padres los que aconsejen o valoren cada situación. En fin, no sé que pensáis vosotros, pero este tipo de censura tan absurda me parece propia de tiempos mucho más lejanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario