jueves, 30 de junio de 2011

'Entre dos aguas', de Plinio Apuleyo Mendoza.




El autor nos cuenta en ‘Entre dos aguas’ la historia de Martín,un periodista colombiano que marchó de su país muy joven y que desde pequeño tuvo claro que allí no estaba su lugar en el mundo. Así, ha recorrido varios países europeos y siempre tuvo claro que no iba a regresar a Colombia, pero como siempre, el destino juega sus cartas. Así, su hermano Benjamín,capitán del ejército, ha aparecido muerto la noche de fin de año, y aunque la versión oficial es de suicidio, no está nada claro.
Esta situación le hará regresar para intentar aclarar qué pasó realmente con su hermano, un capitán muy querido por todos los campesinos y que llamaba la atención por su forma de actuar, ya que intentaba no utilizar la violencia y ofrecía refugio para los que quisieran abandonar las FARC. Evidentemente, todo esto haría que tuviera más de un enemigo, de ahí que Martín decida esclarecer los hechos.
Pero no es sólo esto lo que nos ofrece ‘Entre dos aguas’, ya que de la misma manera, el periodista irá haciendo un repaso de su vida: de sus comienzos en el París bohemio, de sus amores y, en definitiva, hará balance de si ha merecido la pena. Como os decía, desde pequeño renegó de su futuro como campesino acompañando a su padre en un trozo de tierra, y escapó en cuanto pudo rumbo a París. Pero lógicamente, se llega a plantear su peculiar manera de ver el mundo, siempre de un lugar a otro y con una libertad que en muchas ocasiones no es más que soledad.
He de reconocer que me ha encantado la forma en que Plinio Apuleyo Mendoza nos sumerge en los escenarios que vamos visitando, haciendo que sintamos estar allí con los protagonistas. Así, de su manovisitaremos París, gran parte de Colombia, Roma o Portugal, y siempre con la agradable sensación de que conoce muy bien los lugares de los que nos habla. Mención especial merece su forma de presentarnos Bogotá, donde se pasa de zonas completamente dominadas por la guerrilla a otros lugares donde predomina la buena vida, con lujo y cultura por todas partes. Mundo este último, por cierto, en el que nuestro protagonista Martín también se siente incómodo.
plinio_apuleyo.jpg
Así, poco a poco iremos conociendo las andanzas de Martín y sus progresos en la investigación de la muerte de su hermano, para llegar a un final que a mí personalmente me ha parecido muy acertado. Triste, pero acertado al fin y al cabo, dejándote un poso de tristeza porque quedas con la impresión de que poquito se puede hacer con la situación que allí acontece. Son muchos los personajes que van apareciendo a lo largo de la novela: amores, militares, miembros de las FARC, pero aunque aparezcan brevemente, siempre están muy bien dibujados y nos podemos hacer una idea general de lo que representa toda su vida. Me gustaría poder resaltar alguno en concreto, pero mejor me los guardo que son importantes para la trama.
Poquito puedo decir sin embargo de la parte negativa de esta novela, si bien sí que podría comentar un par de cosillas. Por un lado, peca de ser un poco repetitiva a la hora de presentarnos el personaje de Benjamín, ya que son innumerables las ocasiones en las que algún personaje le relata alguna hazaña suya, muy parecida a todas las demás. Creo que no hacía falta insistir tanto, ya que desde el principio conocemos la forma de ser del personaje. En cuanto al otro puntito negativo, en este caso se trata de su estilo a la hora de escribir, ya que al igual que José Saramago, parece que Plinio Apuleyo faltó a clase el día que explicaron los signos de puntuación, sobre todo el punto y aparte. Aunque bien es cierto que no llega a los extremos del portugués y que no se hace nada pesado, pero de entrada visualmente choca un poco.
En cuanto al propio Plinio Apuleyo Mendoza, decir que nació en Colombia en 1932, estudió Ciencias Políticas en la Universidad de la Sorbona, y ejerce como periodista y escritor. También ha sido embajador de su país en lugares como Italia o Portugal, por lo que mucho me temo que gran parte de esta novela está basada en vivencias suyas. Son multitud los premios que ha recibido por su labor periodística y actualmente colabora con diversos medios gráficos y digitales. Entre su obra literaria también podemos nombrar El sol sigue saliendo, La llama y el hielo Los retos del poder.
En definitiva, ‘Entre dos aguas’ está especialmente recomendada para todo aquél que quiera, además de pasar un buen rato con una trama emocionante, descubrir algunos lugares y realidades que muchas veces las vemos como algo muy lejano. Personalmente, he disfrutado bastante con esta novela, y he de reconocer que a medida que iba avanzando me iba convenciendo más, hasta llegar a un final que te deja un poco desesperanzado, aunque consciente de haber leído una buena historia. Así que ya sabéis, si os apetece internaros en el peligroso mundo de la guerrilla, no podéis dejar escapar ‘Entre dos aguas’.
Sentado en una ruidosa sala de espera del aeropuerto de Fiumicino, en medio de un vértigo de viajeros que se apresuran por salas y pasillos mientras los altavoces anuncian vuelos inminentes a Milán, Madrid, Londres, Nueva York o cualquier otra ciudad del mundo, él espera su vuelo a Bogotá sin poder desalojar de su ánimo un desasosiego sordo que no lo deja en paz desde aquel minuto trágico, ahora asociado a la claridad intensa y fría del primer día del año, cuando recibió la llamada de su hermana Raquel anunciándole la muerte de Benjamín.
Ediciones B
Colección: Grandes novelas
416 páginas
ISBN: 978-8958-8294-83-4
18 euros

No hay comentarios:

Publicar un comentario