jueves, 16 de junio de 2011

Esplín.



Melancolía, tedio de la vida.

Esplín nos llega del inglés spleen, "bazo" con el significado de "tedio vital"... Una especie de melancolía, atribuida a una causa moral más que física...

...Desde la antigüedad este estado de ánimo deprimido era bien conocido, los griegos lo llamaban “bilis negra” y se suponía que tenía su origen en el bazo, de ahí que el nombre surja fruto de la asociación con este órgano.

Con el tiempo el término esplín ha caído en desuso, aunque aún se puede leer en la literatura del siglo XX. Un ejemplo es Emilia Pardo Bazán (1851- 1921) en su obra Un viaje de novios:

"_No te ocupes, hija, no te ocupes…Si lo cierto es que Miranda no vive, no vive sin mí, porque se aburre, y sólo yo le quito el esplín, el esplín, el esplín, hablándole de sus conquistas…Y está hecho un plasta…falta le hace beberse medio Vichy…meterse ahora en floreos, a su edad, a su edad. No era aburrimiento lo que tenía Miranda. Era un mal de hígado, furiosamente exacerbado con el despecho de la ridícula aventura que cortó el viaje de novios…"

Por otra parte, en el poema, Reír llorando, del escritor mexicano Juan de Dios Peza (1852-1910) encontramos otra fantástica muestra:

“Víctimas del esplín los altos lores
En sus noches más negras y pesadas
Iban a ver al rey de los actores
Y cambiaban su esplín por carcajadas”

No hay comentarios:

Publicar un comentario