sábado, 30 de julio de 2011

Piglia gana el premio Hammet.




Fue reconocido con el premio de novela negra, otorgado por la Asociación Internacional de Escritores Policiacos
GIJÓN, ESPAÑA (30/JUL/2011).- El escritor argentino Ricardo Piglia ganó ayer el Premio Hammet de novela negra de la Asociación Internacional de Escritores Policiacos por su obra Blanco nocturno, en la que hace un retrato de la sociedad rural de su país a partir de la investigación de un asesinato.

El jurado reunido en la Semana Negra de Gijón, formado por Elia Barceló, David Torres y Raúl Argemí, valoró los distintos planos de la narración y el uso de un lenguaje coloquial, pero culto para premiar a una novela "muy bien escrita".

Blanco nocturno (Anagrama 2010) “sorprendió” al jurado con una trama directa y compleja que desnuda traiciones y negociados, pasiones y trampas, en la que quien parece a todas luces ser el culpable verdadero de un crimen es solo un chivo expiatorio que oculta al verdadero asesino.

Ambientada en las llanuras de la pampa bonaerense a comienzos de los años setenta, la novela de Piglia retrata la vida en un clima sereno tradicional de los pueblos rurales y el infierno de las relaciones familiares, en un contexto sociopolítico complejo de Argentina en aquellos años. Es una novela negra en toda regla, porque parte de la investigación puramente policial de un caso para llegar "en un plano superior" a la denuncia social, explicó el escritor Raúl Argemí, que integró el jurado que concedió el premio.

Piglia recurre a Emilio Renzi, su alter ego literario, el periodista, el policía o el investigador privado, según sea el caso, para desentrañar la verdad en un caso que todo el mundo da por cerrado al haber sido condenado un japonés por el asesinato de un negro portorriqueño educado como americano en Nueva Jersey, llegado a las pampas argentinas siguiendo la estela de dos hermanas gemelas liberales.

Tony Duran, el extraño forastero asesinado, las hermanas Ada y Sofía Belladona, hijas del acaudalado hacendado dueño de casi todas las tierras del lugar con las que tenía una relación de triángulo amoroso, y el hermanastro de ellas, un tipo raro que vive encerrado en una fabrica, participan del entramado que intenta desarmar Rienzi.

Piglia cuenta dos historias centrales a la vez en una trama "sórdida" que va desvelando los negocios sucios, el tráfico de intereses entre la oligarquía terrateniente, los dirigentes políticos, los jueces, los bancos y las compañías financieras que pugnan por hacerse son las tierras donde se asienta la fábrica del hermanastro de las Belladona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario