domingo, 25 de diciembre de 2011

Intonso, sa.





1. Que no tiene cortado el pelo.
2. Ignorante, inculto, rústico.
3. Dicho de un ejemplar de una edición o de un libro: Que se encuaderna sin cortar los pliegos de que se compone.

Queridos amigos, ¡Feliz Navidad!, el precioso adjetivo que queremos compartir hoy con vosotros procede del latín intonsus, "sin afeitar", y además de la primera definición que encontramos en la entrada como calificativo de aquel "que no tiene cortado el pelo", tiene otras dos fascinantes acepciones que detallamos a continuación:

Intonso como sinónimo de ignorante, inculto, iletrado, rústico o analfabeto... por la costumbre de los pensadores clásicos de cuidar su imagen personal y su desdén por aquellos más "dejados" y menos pulcros en cuanto a su aspecto. También puede emplearse como sustantivo:

¡Abrid los ojos, hombres intonsos!, no sois más que marionetas necias en manos de un oscuro titiritero...

Por otra parte, un libro intonso es aquel de bordes no refinados, que no pasa por el proceso de corte que dota a las hojas de uniformidad. Hoy en día se considera un detalle diferencial de gran valor estético, pues emula las ediciones antiguas en las que predominaba el acabado rústico...

Oliba Abad.



BIOGRAFÍA
Nació en Girona en el 970. Era el tercer hijo de los condes de Cerdenya y Besalú (Girona), Oliba Cabreta y Ermengarda, y nieto de Wifredo el Velloso.
Fue un escritor y eclesiástico catalán. Tras la renuncia de su padre, en el año 988, Abad Oliba pasó a ejercer, junto a su madre y sus hermanos, las funciones condales sobre el patrimonio territorial de la familia. En el 994 se dividieron los estados patrimoniales de la familia entre los herederos, y Oliba pasó a ejercer el cargo de conde, junto con su otro hermano Guifré, en los territorios de la Cerdanya, el Confleut, Berga y Capcir. Renunció a sus derechos para hacerse monje en el monasterio benedictino de Ripoll, del que llegó a ser abad en 1008. Ostentó desde entonces los títulos de abad de Santa María del Canigó y de San Miguel de Cuixá.
En 1018 Oliba fue escogido obispo de la población catalana de Vic. En este cargo supo combinar perfectamente sus cargos de abad y obispo, y desplegó una intensa actividad judicial y conciliar en defensa de los bienes y de los feligreses de su diócesis, amenazados por continuas incursiones francas y musulmanas. Gran amigo de Sancho III de Navarra, favoreció los contactos culturales con Europa.
Su labor cultural fue notable y dio impulso a la arquitectura románica catalana, que se plasmó en las construcciones de los monasterios de Ripoll y Cuixá y en el ensanche de las naves de la catedral de Vic. Gracias a su impulso intelectual, el archivo del monasterio de Ripoll se engrandeció con setenta y un códices nuevos a los que protegió con el decreto de excomunión inmediata para todo aquel que osase robarlos o dañarlos.
Fue también destacable su labor literaria. Impulsó desde el scriptorium del gran monasterio de Ripoll la cultura de su tiempo, de forma que este alcanzó fama de ser el centro primordial de traducción al latín de los importantísimos manuscritos árabes, así como del griego o latín. Escribió una carta conciliar a todos los cenobios de su orden, varias epístolas a reyes, prelados y magnates y una memoria en la que dejó una serie de reglas y documentos referentes al gobierno del cenobio a sus sucesores. Finalmente, el 15 de enero del año 1032, Oliba consagró la basílica de Santa María de Ripoll, cuyas obras había dirigido y asesorado, como un centro religioso e intelectual de primera magnitud.
Murió en el monasterio de Cuixá en 1046.

BIBLIOGRAFÍA

Epistolario
Varios poemas encomiásticos


ENLACES

Uso de la b y de la v.


Algunas orientaciones para su buen uso

I - Se escriben con b:

  1. Las palabras que en su idioma de origen (latín, árabe,etc.) tienen p. Pueden agruparse aquí bien, bueno, bondad, bendecir, benemérito, beato, biblia, biblioteca y todas las relacionadas etimológicamente con ellas, igual que las formadas con el prefijo bi-, equivalente a dos, como bigamia, bipolar. Por su etimología se escriben con por ejemplo: cabeza, obispo, lobo, e infinidad de palabras que el uso nos señalará, aunque desconozcamos su procedencia.
  2. Las palabras derivadas o compuestas de otras castellanas que lleven esa letra, según la regla general de que las derivadas se escriben como las primitivas y compuestas, como las simples. Esta regla tiene sus excepciones impuestas por la pronunciación o simplemente por el uso autorizado. Ejs. : bailarín, derivada debaile, barbirrubio, compuesta de barba rubio. Por tener la palabra riba, se escriben con b ribera, ribazo, Ribadeo, Ribadesella, etc. Existe la voz rivera, que lleva v..
  3. Las que comienzan con las sílabas bu-, bur- y bus-, como bufanda, burla, busto; y las que empiezan con sub-, como subasta y subalterno..
  4. Las terminadas en -bundo, -bunda y -bilidad, como tremebundo, moribunda y amabilidad. Se exceptúan movilidad y sus compuestos y civilidad..
  5. Todos los tiempos de los verbos deber, beber y sorber y sus compuestos..
  6. Todos los tiempos de los verbos cuyos infinitivos terminen en -aber, comohaber, saber y caber; en -bir, como escribir, recibir, y en -buir, como distribuir. Las únicas excepciones son precaver, hervir, servir y vivir, y sus compuestos (convivir, sobrevivir, etc.).
  7. Las desinencias o terminaciones -ba, -bas, -bamos, -bais y -ban de los pretéritos imperfectos de indicativo correspondientes a los verbos de la primera conjugación, como lloraba, estudiabas, danzábamos, mirabais, fumaban..
  8. El pretérito imperfecto de indicativo de ir: iba, ibas, etc..
  9. La letra final de toda palabra que acaba con el sonido b, como Jacob, baobab..
  10. Las sílabas bra, bre, bri, bro,bru, bla, ble, bli, blo, blu y cualquier otro caso en que el sonido preceda a otra consonante. Ejs.: bloque, desbrozar, obnubilar, obstrucción.


I - Se escriben con v:

  1. Las palabras cuya procedencia o etimología así lo requiera, como convivencia, valenciano, párvulo. Pueden agruparse aquí las palabras compuestas formadas con el prefijo vice- (que indica que la persona puede hacer las veces de otra), como vicealmirante, vicepresidente; los nombres de lugares geográficos que empiezan con villa-, villar-, vila-, como Villafranca, Villalba, Villarcayo, Vilaboa, y los también compuestos con valle-, vall- o val-, como Vallehermoso, Valparaíso, Valladolid. .
  2. Las que empiezan con las sílabas ad, cla, di, pri, seguidas de este sonido, comoadversidad, clavel, diversión, privilegio, etc. Se exceptúan dibujo y sus derivados. .
  3. Las voces terminadas en -viro, -vira y en -ívoro, ívora, como triunviro, Elvira, carnívoro, omnívora. Se exceptúa víbora.
  4. Los adjetivos terminados en
    -ava-ave-avo
    -eva-eve-evo
    -iva -ivo

    como
    dozavasuaveoctavo
    nuevanievelongevo
    diva superlativo
    Se exceptúan árabe y sus compuestos y sílaba y sus compuestos.
  5. Los tiempos de los verbos cuyos infinitivos no llevan b ni v. Ejs.: voy, ve, vais, vayamos, etc., del verbo ir; anduve, anduviste, del verbo andar; estuve, estuviste, del estar; tuve, tuvieron, del tener, etc. Se exceptúan siempre, como ya sabemos, las desinencias, -ba, -bas, -bamos, -bais ban, de los pretéritos imperfectos de indicativo. .
  6. Los verbos precaver, hervir, servir vivir y sus respectivos compuestos,desvivir, convivir, sobrevivir, etc. y los terminados en servar, como conservar.

Lucía Etxebarría: «Mientras la gente se acostumbre a robar, esto se mantendrá así».



Lucía Etxebarría le resulta "increíble" que la gente "no entienda" que los escritores, como el resto de las profesiones, tengan que cobrar por su trabajo, y lamenta que, ante una situación "dura" en la que se planteaabandonar su oficio durante unos años, "encima se abalancen" contra ella.
Etxebarría ha realizado estas declaraciones después de que uncomentario suyo en Facebook, en el que anunciaba que dejará de escribir "por unos años" al haberse descargado más copias ilegales de sus obras que las que se han comprado, haya provocado una cascada de comentarios en su muro de la red social, muchos de ellos llenos de descalificaciones hacia ella.
"No era un anuncio público, era sólo un comentario" en la red social, ha dicho hoy la autora, quien ha lamentado las descalificaciones colgadas en su muro de Facebook por numerosos internautas.Etxebarría ha afirmado que ella hizo "un comentario normal y corriente" en su perfil en el que no ha insultado "a nadie", mientras que ha recibido "insultos, amenazas y descalificaciones" que no había visto nunca "y que son muy duros de llevar".
La compungida autora asegura que lo único que pretende es que la gente reflexione "sobre el hecho de que, si un escritor recibe un diez por ciento por copia vendida, en realidad recibe dos euros por cada copia" de un trabajo que, en el caso de su última novela, el thriller "El contenido del silencio", le ha llevado tres años elaborar.

Vuelta a anteriores trabajos

"Ahora mismo yo no estoy en una situación desesperada como muchos otros, pero, al paso que vamos, en dos años no podré vivir de mi trabajo y tendré que vivir de otro", asegura la escritora, quien se plantea como opción volver a anteriores trabajos suyos.
En su opinión, "la gente que haya heredado o tenga familia rica, fantástico, pero los demástenemos que trabajar para comer", y recuerda que tiene una hija pequeña cuya vida no puede sacrificar por trabajar "por amor al arte".
"A quienes hablan del arte por el arte les digo que uno puede dedicarse al arte por el arte si su familia es rica o si el Estado se lo paga", afirma, para precisar que, además, no le apetece "trabajar gratis para que alguien se lo lleve".

El problema de las descargas

Preguntada por la solución a las descargas, la escritora señala que a la gente "le parece fatal" que las editoriales no bajen los precios de los libros, pero también que hagan un ERE y despidan a sus trabajadores, y añade que, "mientras la gente se acostumbre a robar, esto se mantendrá así".
Tras las descalificaciones sufridas, Etxebarría subraya que, "si tan horrible" les parece a quienes la insultan, "les tendría que parecer fenomenal que dejara de escribir", para añadir que lo que la asusta es "el nivel de odio tan tremendo" que esos insultos conllevan.
Aunque considera que quienes amenazan se amparan "en el anonimato" de las redes sociales, sí se muestra preocupada por el hecho de que la tensión que se genera acabe llegando a su familia, y afirma que "es difícil sustraerse" a ello e ignorarlo. "Nadie está tan blindado emocionalmente como para que esto no le haga daño".

Lucía Etxebarría deja de escribir por culpa de la piratería.


La escritora ha declarado en Facebook: «Dado que que se han descargado más copias ilegales de mi novela que copias han sido compradas, anuncio que no voy a volver a publicar libros»



Lucía Etxebarría ha anunciado a través de su perfil en Facebook que no va a escribir «en una temporada muy larga» por culpa de la piratería. Según la escritora, «dado que he comprobado hoy que se han descargado más copias ilegales de mi novela que copias han sido compradas, anuncio oficialmente que no voy a volver a publicar libros en una temporada muy larga».
La autora valenciana advierte que mantendrá su postura «al menos hasta que esta situación se regule de alguna manera» porque no le apetece pasarse «tres años trabajando como una negra para esto». Etxebarría explica en el post colago en la conocida red social que si quiere «regalar novelas, haré copias para mis amigos en plan Sebastian Venable».
La reacción de los usuarios de Facebook ante el anuncio de la autora de«Beatriz y los cuerpos celestes» no se hizo esperar y superó las propias expectativas de la escritora, que vio como más de 150 personas opinaban al respecto con comentarios tan dispares como «Yo la he comprado, la he leído, y me ha encantado, enhorabuena Lucía..», «La pasta es la pasta. Mira bonita, yo tambien soy escritora» o «Lo siento mucho. Es un asco que la gente se lleve gratis el trabajo de los demás».
Ante el aluvión de opiniones de los internautas, Lucía Etxebarría ha vuelto a expresar que la sorprende «enormemente que tanta gente no lo haya entendido y que, para colmo, me critique por ello». La escritora se ha justificado ante las críticas recibidas diciendo que «no sé en qué trabaja esa gente a la que ha sentado tan mal lo que he dicho. No sé si sus padres los mantienen o si han heredado una fortuna. A mí no me mantienen ni mis padres ni un marido ni un ex marido».

Las cifras del negocio

Por último, Etxebarría ha manifestado sus dudas con respecto al negocio editorial, ya que «en teoría yo me recibo entre 2 y 2,9 euros por copia. Pero hay que descontar agente, hacienda y gestor. En bolsillo me llevo muchísimo menos, a veces un 5%, a veces menos. En papel me llevo 10% por libro vendido. En bolsillo, depende de los acuerdos».
Finalmente, la ganadora del Planeta con «Un milagro en equilibro» ha animado a algún editor a participar en el debate surgido, manifestando que le «encantaría que entrara un editor y lo explicara, porque yo no lo sé muy bien, pero nunca me han ofrecido más. Tampoco entiendo por qué el libro electrónico es tan caro, ni ningún editor me lo ha explicado tampoco hasta el día de hoy».
La decisión de Lucía Etxebarría se produce pocas semanas después de que se conociera el dato de que las descargas ilegales siguen creciendo en España y la tasa de piratería alcanza ya un77,3% de los contenidos digitales. De esta forma, sólo dos de cada cien canciones se obtienen de forma legal y la mitad de los libros se piratean, según los datos que se desprenden delObservatorio de Piratería y Hábitos de Consumo de Contenidos Digitales.


Nadie sanciona a quien viola precio único en libros.


    Editores, distribuidores y libreros hacen un balance de un punto nodal de la Ley del Libro, y coinciden en que es necesario hacer ajustes
GUADALAJARA, JALISCO (21/DIC/2011).- Ya pasaron 20 meses desde la promulgación de la Ley para el Fomento de la Lectura y el Libro en México, aprobada por el Congreso de la Unión el 23 de abril de 2010. Su aspecto central, y sin duda el más polémico, es la política establecida en el Capítulo VI, donde se señala que el editor o importador de libros fijará un precio único de venta del ejemplar que las librerías deberán respetar durante los primeros 18 meses de vida del libro. Esto con el objetivo de evitar los descuentos en las novedades por parte de las grandes cadenas libreras, y favorecer así el mantenimiento y apertura de pequeñas librerías independientes. 

De acuerdo con esta lógica, la competencia entre los establecimientos de venta de libros sería ya no por los precios, sino por el surtido y la calidad del servicio, lo que permitiría un aumento y expansión en los puntos de venta e idealmente fomentaría el incremento de los índices de lectura con el tiempo. 

Sin embargo, la realidad ha sido distinta. Diversos  actores de la industria –léase editoriales, distribuidores y libreros— dicen sentirse afectados negativamente con esta disposición y parece existir un acuerdo tácito acerca de la necesidad de hacer una revisión de la ley para corregir sus numerosos vacíos. 

Según Roberto Banchic, Director de Random House Mondadori México, la intención de la Ley del Libro es buena, lo que se puede intuir al verificar que una buena cantidad de países la han implementado, entre ellos Alemania, Argentina, Austria, España, Francia, Grecia, Japón, Noruega, Países Bajos, Portugal y Suiza.   

“En otras partes del mundo sí permitió que muchísimas librerías de barrio o de pequeños pueblos no desaparecieran” comentó Banchic, sin embargo “en México esta ley nació complicada, pues por alguna razón los legisladores decidieron que el precio único sólo se aplicaría en las novedades, es decir, durante los primeros 18 meses de la publicación de un libro. Eso no pasa en ninguna parte del mundo donde existe esta ley: o (todos) los libros tienen un precio único o no”. 

Ausencia de sanciones


Otra de las grandes limitaciones, como lo afirman editores y libreros, es el hecho de que la ley no contempla sanciones para aquellos que no cumplan con lo establecido en el reglamento. 

“Nosotros apoyamos la ley desde su creación y nos mantenemos en la legalidad”, afirmó la gerente de librerías Gandhi Guadalajara, Judith Venegas, “pero sí hemos sido de las empresas perjudicadas por cumplir con las fechas y los lineamientos, y nos hemos encontrado con librerías que no hacen lo mismo”. 

Venegas señaló por ejemplo, que durante el llamado Buen Fin distintas librerías de la ciudad ofrecieron descuentos, cosa que no hizo Gandhi: “y no hay penalización. Lo más que hacen las editoriales es dejar de venderles sus novedades por un tiempo”.

Roberto Banchic confirmó el hecho de que las editoriales se han visto obligadas a fungir como vigilantes: “cuando veo que una librería pone una novedad mía con descuento hablo con ellos y hago que respeten la ley, pero también pasa que los libreros se acusan entre ellos”, dijo, pues lo que contempla el reglamento es que si los consumidores encuentran un libro más barato se pueden quejar ante la Profeco, “lo cual resulta bastante absurdo ¿quién se va a quejar?”. 

Directo al bolsillo del lector


Esa “afectación” al consumidor, de acuerdo con una de las posiciones, como resultado de su exclusión del beneficio que representa la libre competencia entre empresas, fue uno de los argumentos que llevó al entonces Presidente Vicente Fox Quezada a vetar esta ley en 2006, no obstante ya había sido aprobada por ambas cámaras legislativas. 

Entre otros puntos que el Ejecutivo defendió, igual que lo siguen haciendo quienes se oponen del todo a su aplicación (como la cadena Costco y Librerías Porrúa), se encuentra la afectación a los libreros por limitar sus opciones para actuar de una manera competitiva, así como la falta de consideración respecto a los costos de transporte en el territorio nacional, lo que perjudica sobre todo a los distribuidores. Si bien el espíritu de la Ley del Libro es que las grandes cadenas no se coman a las pequeñas librerías.

Uno de los más importantes en México es Colofón, quien distribuye sellos como Anagrama, Siruela, Acantilado, entre otros. Entrevistado en el marco de la Feria Internacional del Libro 2011, su director general, Ramón Cifuentes, expresó que considera a la ley del libro como una pésima medida, ya que se ha bajado su venta en la cantidad de unidades: “Si anteriormente vendías mil unidades, ahora vendes 800 o 700, y los únicos que ganan son las editoriales porque fijan los precios y los libreros porque no dan descuentos”.

Judith Venegas, sin embargo, no considera que su sucursal se haya visto beneficiada. Por el contrario, el comportamiento que describe Cifuentes con las librerías sucede también a escala del lector: “sí ha repercutido con relación a la venta de libros porque al tener el precio único, los libros se fueron al precio de lista, que es el caro: si antes mis clientes se llevaban 3 o 4 libros de novedades, ahora nada más se llevan uno”, afirmó. 

En lo que están de acuerdo tanto Venegas como Cifuentes y Banchic, es en que el principal afectado con el reglamento del Precio Único del Libro es el consumidor final, al ya no tener acceso a los descuentos. 

“Con la intención de poner al alcance del lector más librerías y más libros, se descuidó la parte del costo, y creo que en una situación de crisis como la que vivimos pega mucho en el bolsillo del lector”, dijo la gerente de Gandhi, quien añadió que la percepción general de sus clientes es que los libros están muy caros. 

Pequeñas librerías
Como dueña y representante de una pequeña librería para niños llamada Leelefante, Tessie Solinís afirmó que, aunque está consciente que los establecimientos independientes como el suyo son los supuestos beneficiarios de la política del precio único, para ella no es del todo claro de qué manera sucede esto, y también considera que en la mayoría de los casos la ley no se cumple. 

“Nosotros tratamos de respetar el precio único en las novedades de las editoriales cuando así nos lo hacen saber, pero es complicado porque tenemos ciertos costos o pagos que realizar e incluso a veces tenemos que subir el precio”, afirmó.   

Añadió que, al ser una librería infantil, es más importante que el lugar sea “encantador” para que el niño quiera ir, elegir un libro, y los padres quieran pagarlo. “Yo creo que si el consumidor está consciente que la librería no sólo es un lugar donde los libros están apilados, sino un lugar para tener una experiencia distinta, agradable, gozosa, y donde hay un surtido variado, puede entender que en algunos casos el libro puede estar un poco más caro”.

Otro caso de librería pequeña que recordó Judith Venegas de Gandhi, fue el de su ex vecina Librerías de Cristal, que en este año se vio obligada a cerrar sus puertas: “entonces unos se pregunta: ‘¿qué pasó con la ley que iba a impulsar a los pequeños negocios para que no cerraran y para que hubiera más?’ Yo creo que no se ha logrado”, expresó Venegas.  

Descentralización del libro


Otro de los objetivos iniciales de la Ley, fue combatir la concentración de puntos de venta de libros, ya que un 40% de las librerías de todo el país están ubicadas en la Ciudad de México, mientras que la mitad de los estados cuenta con apenas una o dos. 

En este sentido, el director general de Santillana, Carlos Ramírez Vilela, consideró que la medida es positiva, ya que permitirá la creación de nuevas librerías en ciudades del país, que en algunos casos, tienen más de un millón de habitantes y ningún establecimiento de este tipo. 

“En la promoción de la lectura está el gobierno, la iniciativa privada, las escuelas, y las editoriales debemos unirnos a ese esfuerzo”, dijo Ramírez Vilela y añadió que, si bien Santillana no se ha visto particularmente afectada o beneficiada por la ley del precio único, la medida es positiva para la sociedad en conjunto. 

En lo anterior está de acuerdo Victórico Albores, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), quien ha expresado en diversas ocasiones que el precio único beneficiará a toda la cadena productiva de la industria editorial, aunque hasta ahora el principal problema de su aplicación es la falta de sanciones para aquellos que no respeten la medida.

PARA SABER
Novedades de año medio


* De acuerdo con el artículo 17, “el precio único de venta al público tendrá una vigencia de 18 meses contados a partir de la fecha de edición o importación del libro de que se trate”.

* El artículo 23 de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro indica la creación de una base de datos disponible para consulta pública en la cual se registre el precio de los libros editados o importados al país. De ahí surge el Sistema de Registro del Precio Único de Venta al Público.

* El artículo 26 de la Ley establece que los vendedores de libros podrán aplicar precios inferiores de venta al público cuando se trate de libros editados o importados con más de 18 meses de anterioridad, así como de libros antiguos, usados, descatalogados, agotados y artesanales.

* El reglamento del precio único también aplica para los libros electrónicos.

EL DATO
El precio

* Si el lector está interesado en conocer el precio de venta de algún libro y su vigencia como novedad, puede ingresar al Sistema de Registro del Precio Único de Venta al Público de los Libros , una base de datos abierta al público que concentra los precios de los libros editados en el país o importados. 

* La operación y administración de este sistema está a cargo del Consejo Nacional de Fomento para el Libro y la Lectura.

www.https://spl.conaculta.gob.mx/