domingo, 30 de diciembre de 2012

Verija



Región de las partes pudendas.

Nuestra custodio AleMamá nos enviaba el siguiente comentario al sugerirnos la palabra que hoy nos ocupa: "Otra palabra poco romántica, pero que se usa de modo vulgar por personas vulgares. En general, preferimos hablar de ingles"...

Y es que bien es cierto que la palabra verija -del latín virilĭa, plural neutro de virīlis, "viril"- es un cultismo que designa la zona de la entrepierna, bragadura o como apunta nuestra custodio, las ingles...

...Sin embargo, es curioso constatar cómo esta definición sin connotaciones peyorativas, tal y como refleja el diccionario, haya dado lugar a todo un arsenal creativo de matices jocosos y malsonantes en los diferentes países de habla hispana, convirtiéndose de forma extraoficial en sinónimo vulgar de los genitales tanto masculinos y/o femeninos según en qué país y en que región se emplee...

La historia del lenguaje humano en 24 horas.















Ricardo Soca 

Poco sabemos sobre cuándo se originó el lenguaje humano; las estimaciones de los investigadores oscilan entre 100.000 y un millón de años. Para trabajar con base en una hipótesis conservadora, voy a manejarme en las líneas que siguen con la idea de 150.000 años de lenguaje, entendiendo como tal la capacidad de comunicación compleja, basada en combinaciones de fonemas y de un sistema de significantes y significados sintácticamente organizado, que es exclusiva de nuestra especie. 

Somos capaces del pensamiento abstracto, deíctico (hablamos de personas y cosas que no están presentes), hacemos historia del pasado y trazamos planes de futuro gracias al lenguaje, esa función cerebral que organiza nuestro pensamiento en un raciocinio creativo y nos permite interpretar el mundo y compartir esta interpretación con los demás. 

Esta facultad ha permitido a nuestra especie a fabricar herramientas, armas, máquinas y hasta lanzar satélites artificiales; seres humanos han viajado por el espacio en el último medio siglo y, en los últimos setenta, hemos desarrollado la ciencia de la computación; nuestra especie está permanentemente transformando el mundo. Nada de eso habría sido posible si no hubiéramos contado con el lenguaje, que nos permite articular el pensamiento racional. 

¿Qué sabemos de los orígenes del lenguaje? ¿Cómo se originó esa capacidad? ¿Qué conocemos de la historia de las lenguas? No sabemos casi nada; solo tenemos algunos pocos datos de los últimos tiempos, es decir, de los últimos miles de años. 

Para situarnos en una perspectiva fácil de concebir mentalmente, propongo comprimir los 150.000 años de lenguaje en un día de 24 horas, terminando en el momento actual. En ese único día, el primer código escrito habría aparecido hacia las 23:32. Fue allí cuando terminó la prehistoria de la humanidad y empezó la historia. Sabemos muy poco de lo que ocurrió antes de esa hora y, sobre el lenguaje, nada. Las lenguas más antiguas de que tenemos alguna noticia se dejaron de hablar cuando faltaban 39 minutos para la medianoche, y, cerca de medianoche se empezó a hablar en un pequeño rincón de Italia una lengua que se llamaría latín. Aproximadamente a esa hora, en Atenas, Aristóteles se tomó unos quince segundos para escribía su Lógica, su Retórica y su Poética. 

A las 23:56h se creaba en Florencia la Accademia della Crusca (la academia de la lengua italiana) y, faltando tres minutos para la medianoche, Felipe V autorizaba en Madrid la creación de la Real Academia Española. Si la primera gran revolución del lenguaje la protagonizó la invención de la escritura, a las 23:32h, la segunda revolución fue la alfabetización universal, que se empezó a procesar hacia fines del siglo XIX, o sea, poco más de un minuto antes de la medianoche. 

Quienes creen que con las faltas ortográficas se «destroza» el lenguaje, como uno oye a veces, deberían explicarnos qué saben sobre las primeras veintitrés horas y 59 minutos de la historia del lenguaje humano. Los que critican los neologismos tendrían que contarnos algo sobre lo que ocurrió con la lengua antes de las once y media de la noche, porque no tenemos la menor idea. 

Antonomasia




La antonomasia (latín: antonomasĭa )? (griegoἀντονομασία antonomazein'«nombrar diferente»)? es una sinécdoque que consiste en poner el nombre apelativo por el propio, o el propio por el apelativo.
La antonomasia es una forma particular de la metonimia.
La locución adverbial «por antonomasia», según el DRAE significa que a determinado sustantivo le conviene el calificativo más usual con que se le conoce por ser el más famoso o paradigmático de los de su clase. Ejemplos: la anticonceptiva es la píldora por antonomasia o la demanda es el acto de iniciación procesal por antonomasia.

En retórica

En retóricaantonomasia es la sustitución de un nombre propio por una expresión, tal como «la Ciudad Eterna» por Roma. El proceso inverso, también es a veces nombrado como antonomasia. Mediante el uso del recurso de estilo conocido como antonomasia, se utiliza un atributo característico —aunque generalmente no privativo— de una entidad individual, para poder particularizarla. Ese atributo asume entonces la función de nombre propio y, de hecho, a veces sustituye el nombre original.
Un ejemplo muy frecuente de antonomasia ocupado durante la Edad Media y en los inicios del Renacimiento fue el uso del término «el Filósofo» para referirse a Aristóteles. Un ejemplo más reciente que el anterior del uso de arquetipos fue cómo los periodistas estadounidenses en los años treinta llamaban «solones» a los legisladores, en honor al legendario Solón, legislador de Atenas.
De igual manera, la antonomasia funciona en la dirección contraria, utilizando el nombre propio de personas o entidades individuales como generalización de atributos comunes por los cuales aquellas eran conocidas, y actuando así en funciones de nombre común. Por ejemplo, de un dictador sanguinario como Pol Pot, podría decirse que es «un Hitler».
A este subtipo de antonomasia se la conoce con el nombre de «antonomasia vossiana», por haber sido establecida modernamente por Gérard Jean Vossius (o Gerhard Jan Voss).1
Las antonomasias, a pesar de ser sustantivos comunes, se escriben con mayúsculas, debido a que funcionan como nombres propios.
En el lenguaje periodístico actual es muy común acudir a un uso abundante de expresiones antonomásticas y clichés, siendo ésta una notable característica distintiva de ese registro del lenguaje. La generación mediática de antonomásticos es constante y difundida tanto por medios escritos como audiovisuales.
Siendo lugares comunes del habla, los antonomásticos vienen dados por la cultura nacional de los distintos países, su mundo periodístico, su tradición literaria, etc. Sin embargo existen antonomásticos que son ampliamente compartidos internacionalmente, especialmente en el lenguaje escrito. Por ejemplo, «Ciudad Luz» para referirse a París.

Poesía catalana de hoy.


Resulta contradictorio que la poesía, siempre tan difícil de definir, se utilice precisamente para explicar conceptos igualmente brumosos (la vida, la muerte, el amor…). Los autores de Paraula Encesa,una antología de poesía catalana de los últimos cien años (hasta la generación del cincuenta), han preferido adoptar justamente la definición de Joan Maragall: “El verso es un estado térmico del lenguaje”, y este libro aúna las flamantes pasiones del exilio, el erotismo, el idealismo y los temas clásicos del arte de nuestra historia reciente en un solo tomo. Pere Ballart, profesor de literatura y ensayista, y Jordi Julià, que además es poeta, reúnen 300 poemas de 150 autores esperando que, después de leerlos, “calienten” al lector durante mucho tiempo con su compañía.
Según los autores, hacía 15 años que no se publicaba una antología tan ambiciosa en lengua catalana. Es por eso que Ballart y Julià han querido darle una vuelta de tuerca presentándose a sí mismos no como críticos literarios, sino como lectores experimentados. “No tenemos la voluntad de abarcarlo todo ni de hacer de profesores. Hay en el tomo una parte importante de nuestro gusto personal”. El esquema es sencillo: los autores se suceden según la línea temporal de su nacimiento, y aparecen bajo su nombre uno o varios poemas elegidos según criterios de extensión, calidad e influencia de su obra, precedidos por una breve explicación del poeta y su trayectoria.
150 nombres: desde Carles Riba, Josep Vicenç Foix y Josep Carner, “sumando a Maragall, siempre en cabeza”, hasta autores aún poco valorados, como la barcelonesa Roser Matheu (1892), hija del célebre escritor Francesc Matheu.
De acuerdo con la convención de que las canciones no son sino poesía popular, la antología también deja espacio para cantautores de la Nova Cançò, como Lluís Llach o Maria del Mar Bonet: “Solo las canciones que se aguantan bien como obra literaria sin el soporte de la música”. No faltan, tampoco, nombres conocidos cuya poesía ha sido, sin embargo, ignorada a lo largo del tiempo, como Mercè Rodoreda, más conocida por sus novelas, o Salvador Dalí. De este último, el poema es una nueva glorificación de Gala, pero esta vez hecha de palabras. “Hay muchos autores de nuestra propia cultura que desconocemos”, afirmó Julià: “Si fuéramos un país normal, hubieran tenido el reconocimiento que se merecen y hubiéramos conectado transversalmente la obra de autores como Dalí con su pintura”.
Afirman fervientemente su fe en la literatura catalana: “Tenemos un lujo de tradición. El problema es que está olvidada dentro de una caja de zapatos, en el desván de nuestros padres”, confesó Batlle. El trabajo les ha llevado dos años de preparación y de búsqueda en librerías antiguas, de venta de libros de segunda mano, o bien en la Biblioteca Nacional de Catalunya.

Taibo II devela una historia de ''El Álamo'' no apta para Hollywood.




    Una mirada nueva y reveladora sobre la batalla que emprendió el ejército mexicano del general Santa Anna
CIUDAD DE MÉXICO (27/DIC/2012).- Una mirada nueva y reveladora sobre la batalla que emprendió el ejército mexicano del general Santa Anna contra un grupo de secesionistas texanos, en su mayoría colonos estadounidenses, ofrece el escritor y periodista mexicano Paco Ignacio Taibo II en el programa especial "El Álamo: una historia no apta para Hollywood".

A transmitirse el 31 de diciembre por un canal de televisión de paga, el material está basado en el libro homónimo del también activista.

En este documental, el televidente conocerá una investigación sobre este episodio que fue rescatado por Hollywood para construir una fábula épica, que hasta hoy representa la "historia oficial" estadounidense sobre este combate, que duró dos semanas.

"Todo el mecanismo norteamericano de construir El Álamo como retórica es falso, está basado en mentiras, los personajes heroicos de El Álamo son en realidad unos canallas de tercera, especuladores de tierra, con enfermedades venéreas, tratantes de esclavos y mentirosos", aseguró Taibo II, respecto a lo que revela este documental.

A través de una narrativa irreverente y novedosa, el periodista mexicano guía a los telespectadores en un viaje por el corazón de Estados Unidos y México para revisar "el mito" de la batalla de El Álamo.

Sobre cómo surge su interés por rescatar este episodio, primero en su libro y ahora en este documental, recordó que al recolectar información para su libro "Pancho Villa. Una biografía narrativa", se encontró con la historia de El Álamo, lo que lo llevó a cuestionarse qué sabía sobre ese hecho histórico y a responder que sólo conocía la versión que se presenta en las películas "hollywoodenses".

"Y eso no se vale, empecé a revisar todo, desde las películas que había hecho Hollywood sobre El Álamo hasta la información más o menos seria; de repente supe que ahí había una gran historia", compartió a la prensa nacional.

Los espectadores podrán disfrutar de este singular documental, guiado por la mirada perspicaz del Paco Ignacio Taibo II la noche del próximo lunes a través de History Channel.

Publicarán obra inédita de Juan Ramón Jiménez.




    Publicarán el proyecto de autobiografía que el Nobel español Juan Ramón Jiménez dejó inacabado al morir en 1958
SEVILLA, ESPAÑA (29/DIC/2012).-  La publicación del proyecto de autobiografía "Vida", que el Nobel español Juan Ramón Jiménez dejó inacabado al morir en 1958, unas dos mil páginas inéditas en su mayor parte, se convertirá en uno de los acontecimientos literarios de 2013. 

La editorial Pre-Textos publicará el primer volumen, de mil páginas, en abril con el título "Días de mi vida", en edición de Mercedes Juliá, catedrática de literatura española en la Universidad Villanova, en Pennsylvania (Estados Unidos), y María Ángeles Sanz Manzano, profesora de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), quienes ya trabajan en la edición de la segunda entrega. 

Juliá explicó que la idea de escribir "Vida" surgió en 1940 cuando el poeta, exiliado en Estados Unidos, "sintió la necesidad de recordar su pasado para establecer su nueva identidad y sentirse menos solo". 

Juan Ramón Jiménez (Huelva, 1881 - Puerto Rico, 1958) tomó este trabajo como un "consuelo" y, al recordar su vida pasada en España, incluía ejemplos de lo mejor de su obra en verso y prosa", con lo que el libro fue cambiando con los años, haciéndose cada vez más complejo y extenso.

También pretendió con esta obra "aclarar para la posteridad malentendidos, presentando documentos, cartas suyas y de otros; ensayos de otros sobre él, poemas, documentos" de modo que sería una autobiografía muy sui géneris, según Juliá.

El periodo sobre el que más se extiende es su primera época, los años de su niñez en Moguer, su familia, sus estudios, maestros, novias, primeros poemas, aunque también hay numerosas prosas de los años en Madrid y del exilio.

Todos estos textos y los esquemas del libro se conservan en el Archivo de Juan Ramón Jiménez en la Universidad de Puerto Rico, aunque hay manuscritos de sus ideas sobre "Vida" en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, y algunas prosas permanecen en los archivos privados de su familia, explicó la editora.

Los textos serán editados "tal y como los escribió Juan Ramón, y las prosas van limpias, sin notas en las páginas, para que el lector aprecie la obra sin interrupciones", si bien al final de cada periodo hay notas aclaratorias sobre cada prosa y cada época, para facilitar la comprensión del libro.

"Hay prosas terminadas e incluso corregidas varias veces por el poeta, mientras que otras quedaron solo esbozadas, y de otras solo aparece el título; hemos creído importante ofrecer al lector, cuando están disponibles, los diversos estados de las prosas; así por ejemplo en algunos casos se encuentra el primer esbozo, un primer borrador y luego la prosa completa", explicó Juliá.

En esos casos se han incluido los tres manuscritos para dar a conocer la forma de trabajo minuciosa y rigurosa del poeta, y podría decirse que un tercio de las prosas están bosquejadas, mientras que el resto se encuentran terminadas.

Sobre qué aportan estos textos a la obra del Nobel, la editora añadió que con su lectura "se podrá apreciar la personalidad y las cualidades poéticas y vitales del poeta, con mayor claridad y precisión".

Y sobre lo que añaden a su figura y al conocimiento de su trayectoria vital, aseguró: "Cada persona verá en estas prosas distintos aspectos de la personalidad de Juan Ramón y lo juzgará a su manera; para nosotras ha sido muy especial notar cómo hay asuntos muy importantes para Juan Ramón y en los que insiste en diversos lugares para que no se le olviden".

"Por ejemplo -añadió-, la importancia que tuvo Rubén Darío en su poesía, o la forma de ser de su madre, que influyó enormemente en su personalidad haciéndolo amar la justicia, las palabras claras y precisas, la sencillez y belleza del entorno".

En estas páginas "Juan Ramón es muy distinto de esa persona que nos han enseñado en los libros de texto; se nos presenta como una persona muy sencilla y humilde, que amaba lo natural y lo verdadero en todo; aborrecía la pedantería, la fama, el querer aparentar algo que no era; la autenticidad fue una de las grandes virtudes de este hombre", explicó Juliá.

También reflejan su capacidad para el trabajo, para volver a reinventarse cada vez que algo cambiaba en su vida y hay prosas "sobrecogedoras que nos enseñan a vivir mejor y más cercanos a nuestro verdadero sentir".

Algunas de estas páginas ya se conocen por haber sido seleccionadas para alguna antología o haber sido concebidas para varios libros simultáneamente, como es el caso de "Guerra en España", "pero como proyecto completo y aislado nunca se había ni reconstruido, ni estudiado, ni publicado", según Juliá.

Chesterton y Unamuno, juntos contra barbarie y pacifismo.




    Los escritos de Chesterton sobre la Gran Guerra ''no son menores, aunque se traten de panfletos o de obras apologéticas''
SEVILLA, ESPAÑA (30/DIC/2012).- La obra "Sobre el concepto de barbarie", de Gilbert Keith Chesterton, se reedita ahora en español con el mismo prólogo que le escribió en 1915 Miguel de Unamuno, quien asumió sus argumentos antipacifistas y beligerantes, contra Alemania y a favor de Inglaterra.

"Sobre el concepto de barbarie", que no se incluyó en la edición española de las obras completas de Chesterton, ha sido publicado por la editorial Espuela de Plata con edición del poeta Emilio Quintana, profesor del Instituto Cervantes en Estocolmo, quien explicó que el autor británico "pensaba que había guerras justas que tenían que librarse" y que mantuvo esa idea "hasta el final", como demuestra en su "Autobiografía".

Chesterton (1874-1936) consideró que la Primera Guerra Mundial era "un enfrentamiento entre civilizaciones y religiones, para determinar el destino moral de la humanidad, una especie de Lepanto moderno, una cruzada de la civilización contra la barbarie", según Quintana.

"Cuando la guerra se fue convirtiendo en una carnicería, en la que murió su propio hermano, tuvo algunos ataques de rabia, pero nunca perdió de vista el espíritu de cruzada, de defensa de unos valores que estaban en cuestión", ha añadido.

Los escritos de Chesterton sobre la Gran Guerra "no son menores, aunque se traten de panfletos o de obras apologéticas", ya que "son fundamentales para entender su forma de entender las cosas".

"La lucidez con la que disecciona los conceptos de civilización y barbarie es lo que hace que esta obra sea importantísima; es una obra de decantación, en la que establece las líneas rojas de su pensamiento", según Quintana.

Sobre el ilustre prologuista que encontró la primera edición de Chesterton en España, Quintana ha señalado que "a Unamuno lo que le gustaba de Chesterton es que era un hombre de pelea, un paradojista y un poeta".

En efecto, en su prólogo, Miguel de Unamuno, el autor más representativo de la generación literaria española del 98, advierte de que Chesterton "es sobre todo un hombre que escribe más bien que un escritor. Con lo cual creo haber dicho que es un hombre de pelea".

No obstante, Quintana ha matizado que Unamuno y Chesterton "son espíritus contradictorios pero opuestos; no hay dos libros más diferentes que 'Ortodoxia' y 'El sentimiento trágico de la vida'; Chesterton tiene rasgos barojianos, pero al que más se parece, en cierto modo, es a Ramiro de Maeztu, me parece a mí".

Quintana ha señalado que estamos viviendo un renacimiento de la figura de Chesterton y que "por todas partes surgen asociaciones chestertonianas, que lo toman como una especie de laico santo", aunque como escribió mucho ha recomendado a sus seguidores "que separen el grano de la paja, que no hagan profesión de fe con cualquier nimiedad que saliera de su boca".

domingo, 23 de diciembre de 2012

Grimillón.




Multitud, muchedumbre

Amigos, grimillón es un sustantivo empleado principalmente en Chile para expresar una cantidad grande de personas o cosas... similar a otras voces afines como infinidad, sinnúmero, aglomeración, turbacaterva o muchedumbre...

Encontramos la sonora voz que hoy nos ocupa en multitud de contextos como en la obra Juana Lucero de Augusto d'Halmar (1882-1950, escritor chileno):

...¡Bien quisieran algunos reconcentrarse, mas allí todo bulle, desde el rayo de sol que traspasa las vidrieras, y donde valsan grimillones de microbios irreverentes, hasta el grito de los de los suplementeros que anuncian en la plaza La Ley, precisamente por estar excomulgada, y el ¡ti-rri-rrin! de las monedas al caer en el platillo...

O en la Ruta de sandía, cuento de la escritora chilena Virginia Vidal:

...Cuento el dinero. Calculo cuánto gastaré en pasajes... Reviso los estantes de mi puesto-varios. ¿Chocolates? ¿Algunas conservas? Quisiera poner en un bolso enorme todo lo que le gusta. ¿Y las frutas? ¿Dónde comprarlas? Llegaré a la ciudad de noche. Tomaré el avión de madrugada. En la capital habrá que hacer un grimillón de trámites. ¿Y si no tengo tiempo de comprarle algo por allá? En un rincón hay unas sandías preciosas, acabaditas de llegar...

Eufemismo.





Un eufemismo es una palabra o expresión políticamente aceptable o menos ofensiva que sustituye a otra palabra de mal gusto o tabú, que puede ofender o sugerir algo no placentero o peyorativo al oyente. También puede ser la palabra o expresión que sustituye a nombres secretos o sagrados para evitar revelar éstos a los no iniciados. Algunos eufemismos tienen la intención de ser cómicos. Se produce cuando se pretende usar palabras inofensivas o expresiones para desorientar, evadir, o evitar hacernos conscientes de una realidad cruda y desagradable. A menudo el propio eufemismo pasa a ser considerado vulgar con el tiempo para ser sustituido de nuevo. Cabe indicar que el eufemismo no siempre reemplaza palabras de la jerga en un idioma, sino que muchas veces sustituye palabras aceptadas en el uso normal pero que por alguna razón se consideran tabúes, o al menos que pueden ser rechazadas o molestas para una parte de la población.
Los eufemismos son muy empleados en el lenguaje políticamente correcto para evitar posibles ofensas a grupos de individuos, o como instrumento de manipulación del lenguaje para hacer más fácil la aceptación por la "masa" de ideologías que, expuestas de otro modo, resultarían reprobables. También se emplean eufemismos para suavizar blasfemias: en francés se tiene parbleu en lugar de par Dieu. En español tenemos diantre en vez de diablo y diez o sos sustituyendo a Dios en varias expresiones blasfemas. Lo contrario de un eufemismo es un disfemismo.

Sobre las palabras que «no existen».



Ricardo Soca 

Con frecuencia se oye decir que tal vocablo «no existe», con base en el argumento de que «no está en ningún diccionario», como si las palabras brotasen de los diccionarios así como las flores y los frutos brotan de los árboles. 

Imaginemos que un día hallamos un animal cuya descripción no está en ningún libro de zoología y que luego, consultando a un especialista, nos enteramos de que no está descrita en ninguna parte. ¿Diremos entonces « ese animal no existe»;? Ahora supongamos que salimos de excursión por paisajes desconocidos con un mapa que nos sirve de guía. De pronto nos deparamos con un río que no está en el mapa. ¿Diremos que ese río no existe? 

Creo que todo el mundo estará de acuerdo en que hay algo que falta en el libro de zoología y que hay algo que falta en el mapa turístico. Sin embargo, con las palabras no ocurre así; cuando alguien emplea una palabra que no está en el diccionario, la gente piensa que lo que está mal es la palabra y no el diccionario. ¿Por qué ocurre eso? 

Porque muy tempranamente, ya en la escuela, nos infundieron hasta hacernos calar muy hondo la idea de que todas las palabras del idioma están en el diccionario. 

Esa noción es falsa. Es imposible que todas las palabras estén en el diccionario, en primer lugar, porque ningún lexicógrafo se propone tal cosa. Un diccionario es una selección de las palabras del idioma, tamizada por la ideología del autor y las costumbres de la sociedad en que vive. Por otra parte, nuevas palabras surgen constantemente y a veces mueren en poco tiempo, de modo que no podrían tener cabida en los diccionarios. 

A esta altura el lector podrá preguntarse qué hace falta para que un vocablo «exista». Si admitimos que una lengua es un conjunto de significantes organizados sintácticamente para que dos o más personas puedan comunicarse, debemos concluir que una palabra existe cuando dos individuos se entienden con ella, es decir, cuando hay uno que la pronuncia y otro que la entiende. Así como los accidentes geográficos no dependen de los mapas para existir, las palabras no dependen de los diccionarios, que son recopilaciones necesariamente incompletas. 

Sin embargo, muchas palabras están un poco escondidas en el diccionario. Veamos el caso de incuestionablemente, por ejemplo; si la buscamos en el diccionario no la encontraremos allí, y tal vez alguien deje de usarla por esa razón. Sin embargo, el diccionario incluyeincuestionable bajo la letra "i" y el sufijo -mente bajo la letra "m", de modo que los puristas dirán que se trata de una palabra "bien formada". 

Entonces ¿podemos afirmar que «existe» cualquier palabra que se pueda formar con los prefijos y sufijos que están en el diccionario? Contestar esta pregunta afirmativamente supondría aceptar que hay palabras que nacen en los diccionarios, de modo que la respuesta es no. Como se dijo antes, la regla de oro que determina la existencia de una palabra es que haya un hablante que la use y un interlocutor que la entienda. Interpabilosamente sería una palabra formada por el prefijointer-, el adjetivo pabilosa y el sufijo -mente, pero parece poco probable que alguien la haya usado alguna vez. 

Cecilia Böhl Faber.




BIOGRAFÍA
Cecilia Böhl Faber nació en Morges, Suiza, el 24 de diciembre de 1796. Era hija del conocido hispanista Juan Nicolás Böhl, natural de Hamburgo y cónsul en Cádiz, y de Francisca Larrea, la cual también escribió, con el seudónimo de «Corina».
La escritora de origen suizo pasó sus primeros años en Alemania hasta que regresó con su familia en 1813.
El 30 de marzo de 1816 se casó con el capitán de infantería don Antonio Planelles y Bardaxí y se marcharon a Puerto Rico, pero poco después quedaría viuda, por lo que regresó a Hamburgo para residir con su abuela. Regresó a Cádiz donde conoció a su segundo marido, Francisco Ruiz del Arco, marqués de Arco Hermoso, con el que contrajo matrimonio el 26 de marzo de 1822. Esta fue la época más fecunda en la que su casa en Sevilla se convirtió en el centro de la vida social hasta que su marido también falleció en mayo de 1835.
Dos años más tarde se casó con Antonio Arrom de Ayala, enfermo de tisis y al que la escritora costeó un viaje a Manila para que se recuperase. Acabó por ocupar en Australia el Consulado de España, pero no consiguió salir adelante ni física ni económicamente y acabó por suicidarse en 1863.
Cecilia se quedó en una situación económica muy precaria y pidió la protección de los duques de Montpensier y la reina Isabel II, que le cedió como vivienda una de las casas del Patio de las Banderas del Alcázar de Sevilla. Tras la revolución de 1868 se pusieron en venta estas casas, de modo que una vez más tuvo que trasladarse. Falleció en 1877 a los ochenta años, en compañía de la infanta Luisa Fernanda.
Es autora de una extensa obra literaria, escrita con el seudónimo de Fernán Caballero, pero su consagración llegó con la publicación de La Gaviota, año 1849, con la que inicia un ciclo narrativo que abrirá el paso a la gran novela española de la segunda mitad del siglo XIX.

BIBLIOGRAFÍA

La Familia de Alvareda (1849)
La hija del Sol (1851)
La flor de las ruinas
Callar en vida y perdonar en muerte
Cuadros de costumbres populares andaluzas. Sevilla: Española y Extranjera de José Mª Geofrin (1852)
Lucas García (1852)
A lo lejos del río sur (1863)
Mi abuelo Teodoro y El Secreto del Loro (1863)
Te gusta la toronja (1853)
Clemencia. Madrid: Mellado (1852)
Lágrimas. Sevilla: Española y Extranjera de José Mª Geofrin (1853)
La estrella de Vandalia. Madrid: A. Andrés Babi (1855) — Novela autobiográfica.
La gaviota. Madrid: Mellado (1856) — Novela realista, en donde introdujo el costumbrismo.
Cuentos y poesías populares andaluzas. Sevilla: La Revista Mercantil (1859)
Cuentos, oraciones, adivinanzas y refranes popular. Madrid: T. Fortanet (1877)
Pobres y ricos (1890)
Obras completas. Madrid: Avrial (1907)
Cuentos de encantamiento infantiles. Cuentos infantiles. Madrid: Revista de Archivos (1911)
El refranero del campo y poesías populares. Madrid: Revista de Archivos (1914)
Cuentos, adivinanzas y refranes populares, recopilación (1921)


ENLACES

Cómo gozar de la vida sin deseo.




Vicente Gallego ha escrito algunos de los versos más bellos de su generación. Y ahora acaba de publicar algunas de las páginas más sorprendentes de su trayectoria. No se trata de un nuevo poemario del Premio Nacional de la Crítica (y Loewe) por Santa deriva, sino de un ensayo sobre “las diferentes tradiciones sapienciales de la humanidad”, explica el escritor de 49 años. El budismo, el taoísmo, los presocráticos, el cristianismo, el islam, el vedanta (escuela filosófica dentro del hinduismo), y también textos de Cervantes, T. S. Elliot o Whitman son objetos de reflexión en Contra toda creencia (Kairós). El autor, y funcionario de un vertedero en Valencia, aconseja su lectura a todo aquel que “haya tocado el fondo de sus desengaños y esté ansioso por iniciar la aventura de dar consigo en su cumplida desnudez”.
'Contra toda creencia' reflexiona sobre el taoísmo, el budismo o el islam
Gallego tocó fondo hace unos años. Estuvo “inmerso en una búsqueda espiritual” y salió de ella “liberado” y con ganas de compartirla. “Tuve una experiencia radical al darme cuenta de la absoluta inexistencia de mi persona. Vicente Gallego no es más que un pensamiento errático, cada uno me ve de manera diferente. Cuando uno descubre su inexistencia, deja de abrigar todo tipo de contradicciones. No hay necesidad de autoafirmarse, de imponerse a los demás. Solo cuando vivimos en desnudez vivimos en paz. La muerte está aquí y ahora”, apunta el poeta, de expresión acogedora y cuerpo enjuto y tatuado.
¿Y qué fue del Gallego vitalista, cortador de pinos, poeta de la experiencia y del disfrute de la vida? “Sigue ahí. Sigo siendo un gozador de la vida, de la carne, pero ya no hay en mí contradicción, ni deseo, lo cual incluye gozar de todos los deseos y ver que todos ellos no son más que la vacuidad última del ser. La comprensión de la realidad es una afirmación de todo desde el vacío”, sostiene el escritor, que ha publicado también el poemario Mundo dentro del claro (Tusquets).
Compañero de generación e íntimo del poeta Carlos Marzal, ambos hijos literarios del maestro Francisco Brines, Gallego admite que su cambio de registro ha suscitado cierta perplejidad entre sus amistades: “Sin embargo, la grandeza de la amistad es que los amigos se aceptan cordialmente. Ellos no necesitan convencerme de nada y yo tampoco a ellos”.
En Contra toda creencia también se cita a muchos poetas, porque “el oficio del poeta siempre ha dirigido la atención a la voz de la madre conciencia”. “Juan Ramón Jiménez habla de la unidad de conciencia en ese himno maravilloso que es Dios deseado y deseante. También está Cervantes con el ‘¡conócete a ti mismo!’ que le recomendó Quijote a Sancho...”. Gallego se lanza entonces a recitar el pasaje: “Has de poner los ojos en quién eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse...”. Todo está escrito con registro literario en su ensayo.

Reúnen cuentos de escritores mexicanos sobre el fin del mundo.




    Publicado por Ediciones SM, este libro se presentará el 21 de diciembre en el Centro Cultural ''Elena Garro''
CIUDAD DE MÉXICO (19/DIC/2012).- Una selección de cuentos de autores mexicanos sobre el fin del planeta, entre ellos Alberto Chimal, Isaí Moreno y otros, fue reunida en el libro "Así se acaba el mundo".

La compilación ofrece relatos breves que van de la fantasía al realismo crudo, sin obviar el humor. Uno de los propósitos de este volumen es acercar a loslectores de las nuevas generaciones a las plumas más frescas de la narrativa mexicana.

Publicado por Ediciones SM, este libro se presentará el 21 de diciembre en el Centro Cultural "Elena Garro", ubicado en Coyoacán, y según los organizadores la fecha fue elegida de manera deliberada, por su significado en el calendario maya.

Alberto Chimal, Isaí Moreno, Rodolfo JM, Arturo Vallejo, Raquel Castro, Miguel Cane, Alejandro Badillo, Libia Brenda Castro, Agustín Fest, Gabriela Damián, Óscar Luviano y Omegar Martínez, entre otros escritores, estarán presentes.

De acuerdo con el sello editorial, ya no quedan utopías en las cuales creer y es lógico que no queden tampoco catástrofes a las que temer, ni siquiera el célebre fin del mundo, por lo que lo único que resta son las historias.

"Siempre las historias. Sobran las bíblicas y las milenaristas, y ahora, Edilberto Aldán, el antologador, reunió en ´Así se acaba el mundo´ cuentos mexicanos apocalípticos, ficciones de gente común, de los hombres y mujeres de a pie", finalizó.

En Argentina, realizan homanaje a Beckett.



CIUDAD DE MÉXICO (22/DIC/2012).- Con el objetivo de homenajear al autor y a quienes contribuyen con la investigación, representación y difusión de la obra del novelista y dramaturgo irlandés Samuel Beckett, quien murió el 22 de diciembre de 1989, en Buenos Aires, Argentina, se lleva a cabo un festival de teatro.

Durante la séptima edición, realizada del 7 al 17 de diciembre de 2012, se montaron, entre otras puestas en escena, "Riñón de cerdo para el desconsuelo" y "Ostras frescas", que están basadas en la obra de Beckett.

La muestra teatral surgió en 2006, a fin de celebrar el aniversario póstumo número 100 del poeta, cita el portal de Internet "www.lanacion.com.ar".

Considerado uno de los más importantes representantes dramaturgos del teatro del absurdo, Samuel Beckett nació en Dublín el 13 de abril de 1906, ciudad en la que pasó toda su infancia y parte de su juventud.

Estudió en la escuela Portora Royal School en su ciudad natal y posteriormente se matriculó en el Trinity College, donde cursó la licenciatura en Lenguas Románticas y tiempo después el doctorado.

De acuerdo con su biografía publicada en "biografiasyvidas.com", se trasladó a París, Francia, donde se desempeñó como profesor y también tuvo la oportunidad de trabajar con James Joyce, con quién estableció una fuerte amistad. Durante su estancia escribió un ensayo crítico sobre Marcel Proust que causo gran revuelo.

A los 24 años, regresó a Dublín para trabajar en la universidad, sin embargo no duró mucho en ese empleo, ya que un año después emprendió un viaje para recorrer Francia, Alemania e Italia, con el propósito de mejorar su situación económica, hasta que en 1937, luego de la muerte de su padre, decidió establecerse en París de manera definitiva.

En 1942 se unió a la Resistencia en contra del ejército alemán, por lo que tuvo que huir al sur de Francia, lejos de la ocupación de las tropas nazis. En este periodo se dedicó de manera continua a la producción literaria y escribió "Watt", la trilogía "Molloy", "Malone muere" y "El innombrable", y dos piezas teatrales.

Después, con el apoyo de Suzanne Deschevanux-Dumesnil consiguió que su obra "Molloy" fuera publicada, lo que le abrió las puertas para continuar con el lanzamiento de otras obras y la presentación de la puesta en escena "Esperando a Godot", que terminó de consolidar su carrera.

En sus obras de teatro rompió con las técnicas tradicionales de la época y propuso una nueva estética, que tiempo después se consolidaría como el "anti-teatro" o "teatro del absurdo", el cual consiste es un teatro estático, sin acción ni "trucos escénicos", en alusión a la soledad e insignificancia humana.

Con las obras como "Días Felices" y "Esperando a Godot", el teatro de Beckett se definió por contar con tintes existencialistas, así como por el uso de la soledad y desamparo de la existencia humana. Elementos que también pueden contemplarse en sus novelas, llenas de humor negro y prosa austera.

En las décadas de los 60 y 70, su creación literaria continuó con obras como "Acto sin palabras", "No yo", "That Time" y "Football". Fue elegido como Premio Nobel de Literatura en 1969, en reconocimiento a su trabajo y aportaciones literarias contemporáneas.

"Compañía", obra publicada en 1980, es una de sus últimas novelas, en ella resume su actitud de explorar lo inexplorable, según el portal especializado en biografías "epdlp.com".

Beckett pasó su vida explorando el lenguaje y la condición humana, e influenció a dramaturgos posteriores a él a que continuarán con el teatro del absurdo.

Sin embargo, su propósito se apagó luego de perder la batalla contra el enfisema pulmonar y el párkinson que lo aquejaba; murió el 22 de diciembre de 1989, a la edad de 83 años.

Fallece en España el poeta brasileño Ledo Ivo



SÄO PAULO, BRASIL (23/DIC/2012).- El poeta brasileño, Ledo Ivo, una de las figuras más reconocidas de las letras brasileñas, falleció en la madrugada de hoy en Sevilla (España), donde se encontraba para pasar las Navidades, informaron familiares del literato. 

El poeta, pero también periodista, novelista y ensayista, nacido en la ciudad nororiental de Maceió en 1924, se sitió mal mientras comía en un restaurante y decidió regresar a su hotel, donde recibió atención médica. 

Ivo falleció antes de ser trasladado a un hospital por causas que no han sido reveladas, explicó la sobrina del escritor, Laudicéia Eurídice Ivo, citada por el portal de noticias G1. 

"Estaba en la ciudad española de vacaciones, donde iba a pasar la Navidad con algunos familiares y regresaba la próxima semana a Maceió para cumplir sus compromisos de trabajo", precisó. 

De acuerdo con esta versión, el escritor será probablemente incinerado en España y posteriormente sus cenizas repatriadas a Brasil. 

"En cuanto a los homenajes, familiares y amigos se están movilizando para hacer una misa en Río de Janeiro y en Maceió", agregó la sobrina del escritor. 

El autor de "Ninho de Cobras" y "A Noite Misteriosa" era amante de la literatura española y destacaba los autores del Siglo de Oro, la generación del 27 y especialmente al poeta Antonio Machado, que a su juicio permitía estar más cerca de los hombres. 

Novelista, cronista y ensayista, Ivo era miembro de la Academia Brasileña de Letras desde 1986.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Aljama.



1. Junta de moros o judíos. 
2. Sinagoga (‖ edificio para el culto judío). 
3. Morería o judería. 
4. Mezquita 

La voz aljama proviene del árabe hispánico alǧamá‘a, y este del árabe clásico ǧamā‘ah, influido así mismo por el árabe hispánico alǧáma‘, y este del árabe clásico ǧāmi -mezquita- 

El sustantivo -además de una mezquita, como bien apunta su origen etimológico- también designa una junta o reunión de moros o judíos. Del mismo modo, la voz también puede referirse a la propia sinagoga o edificio para el culto judío...

...Por si fuera poco, por extensión igualmente se llamaba de esta forma a los barrios que habitaban los judíos o juderías, que en la Edad Media era una comunidad en sí misma, independiente, con sus propias leyes, sus propios dirigentes...  y también a las comunidades musulmanas o morerías, muy comunes en las ciudades españolas tras la caída de al-Ándalus en 1492...

Como muestra representativa, transcribimos hoy un poema de Gonzalo de Berceo, nada menos que del año 1220, en el que ya aparece nuestra voz del día, con el significado de sinagoga:

¡Eya velar, ella velar, ella velar!
Velat aljama de los judíos.
¡Eya velar!
Que non vos furten al Fijo de Dios.
¡Eya velar!
Ca furtávoslo querrán