jueves, 5 de enero de 2012

Mariano Azuela entre los escritores más vendidos este año.




    En 1924 fundó el ciclo de 'La novela de la Revolución', que tuvo una importante repercusión en las letras mexicanas, siendo 'Los de abajo' la novela de mayor envergadura y representatividad
CIUDAD DE MÉXICO (31/DIC/2011).- Mariano Azuela, que es considerado como el primer novelista de la Revolución Mexicana por su obra 'Los de abajo', nació el uno de enero de 1873 y fue uno de los escritores más vendidos durante el 2011, de acuerdo a los reportes de una importante editorial del país.  

El informe, que compartió el Fondo de Cultura Económica (FCE)  con Notimex, situó a títulos como 'Historia de México', una edición conmemorativa publicada en el 2010, a cargo de 13 investigadores; 'El laberinto de la soledad', 'Vuelta al laberinto de la soledad' y 'Postdata' -los tres-, de Octavio Paz, Nobel de Literatura, como los más vendidos durante el año.  

Asimismo, el FCE indicó que entre las publicaciones más buscadas por los lectores se encontraron 'El diosero', de Francisco Rojas González; 'Arriba y abajo', de Oliver Jeffers; y 'El cuento hispanoamericano'.  

Asimismo figuran 'Antología crítico-histórica', de Seymur Menton, y 'Sueños de escarabajo. Antología de cuentos', de Guillermo Samperio, entre otros títulos:

Mariano Azuela González nació en Lagos de Moreno, Jalisco, en donde cursó sus primeros estudios; posteriormente se trasladó a Guadalajara, en donde se licenció como médico cirujano en 1898, y ejerció dicha profesión en su municipio natal hasta 1911.  

Su carrera como escritor se inició años antes, influenciado quizá por la figura de su abuelo, un arriero conocido en el pueblo como un gran narrador de historias, y estimulado por la lectura de grandes escritores de la época, por lo que en 1896 escribió algunas colaboraciones para una revista capitalina.  

En 1903 obtuvo un diploma en los Juegos Florales de Lagos, por su narración 'De mi tierra', y cuatro años más tarde logró publicar su primera novela, 'María Luisa', la cual se derivó de sus primeros escritos.  

Para 1908 apareció 'Los fracasados', en donde ya se empiezan a vislumbrar algunos de los rasgos que caracterizaron su obra, como su preocupación social y su destacado interés hacia el ambiente político de la época.  

'Mala yerba', considerada por algunos críticos como su primera obra importante, vio la luz en 1909, y en ella, Azuela logró retratar la corrupción de los hacendados y de las autoridades asentadas en la Ciudad de México.  
Durante la Revolución Mexicana, tras la ejecución del presidente y vice-presidente Francisco Madero y José María Pino Suárez, respectivamente, en el periodo conocido como La Decena Trágica (9-18 de febrero de 1913), Azuela se unió a la causa constitucionalista.  

Perseguido por el traidor general Victoriano Huerta, líder de la conspiración en contra de Madero, Azuela se incorporó a las fuerzas villistas de Julián Medina, y debido a sus experiencias militares en el campo de batalla, plasmó su visión en lo que a la postre se convertiría en la primera novela de la Revolución Mexicana, titulada 'Los de abajo', en 1915.  

Tras ser derrotado Francisco Villa, Azuela se refugió en El Paso, Texas, y en 1916, retirado de la política, se dirigió a la Ciudad de México para ejercer la medicina y dedicarse a la escritura con mayor disciplina.  

En 1924 fundó el ciclo de 'La novela de la Revolución', que tuvo una importante repercusión en las letras mexicanas, siendo 'Los de abajo' la novela de mayor envergadura y representatividad, y que ha sido traducida a diversos idiomas.  

Durante la etapa final de su vida, Mariano Azuela publicó las novelas 'Nueva burguesía' (1941), 'La marchanta' (1944), 'La mujer dormida' (1946) y 'Sendas perdidas' (1949).  

Fue miembro fundador del Seminario de Cultura Mexicana, en 1942, la Sociedad Arte y Letras le otorgó el Premio de Literatura, y un año después se integró a El Colegio Nacional como miembro fundador.  

En 1949 recibió el Premio Nacional de Artes y Ciencias, falleció el uno marzo de 1952, en la Ciudad de México y sus restos descansan en la Rotonda de las Personas Ilustres, del Panteón Civil de Dolores, en la capital mexicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario