lunes, 27 de febrero de 2012

Azumbre





Medida de capacidad para líquidos, que equivale a unos dos litros.

Amigos, el azumbre o la azumbre -estamos ante un nombre ambiguo, aunque es más empleada la forma en género femenino- es una unidad de capacidad equivalente a unos dos litros, que proviene del árabe hispánico aṯṯúmn, y este del árabe clásicoṯum[u]n, "octava parte".

Como curiosidad, cabe destacar que en Castilla equivalía a unos 2,05 litros y en el País Vasco, por ejemplo, a nada menos que 2,52 litros. Se dividía en cuatro cuartillos, y ocho azumbres formaban una cántara... ¡dicho queda!

Para ilustrar la evocadora voz que hoy nos acompaña, os traemos un fragmento de Con media azumbre de vino, obra del poeta español Claudio Rodríguez García (1934-1999):

"...Y antes de que las lluvias del otoño
caigan, oíd: vendimiad todo lo vuestro,
contad conmigo. Ebrios de sequía,
sea la claridad zaguán del alma.
¿Dónde quedaron mis borracherías?
Ante esta media azumbre, gracias, gracias
una vez más y adiós, adiós por siempre.
No volverá el amigo fiel de entonces."

Bernardo Atxaga.



BIOGRAFÍA
Bernardo Atxaga, seudónimo de José Irazu Garmendia, nació en Aesteasu, provincia de Guipúzcoa, el 27 de julio de 1951. Es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao y en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona.

Escribió sus primeras obras en vasco bajo el pseudónimo de Bernado Atxaga. Es autor de poemas, cuentos y novelas, así como de una veintena de libros para niños.

La edición de Obaboak representó su consagración en tanto en el ámbito vasco como en el mundo hispánico. La traducción a más de veinte idiomas de esta obra han reportado al autor un merecido respeto, revalidado hasta la fecha sin excepción en cada una de sus entregas.

Su manejo exquisito del mundo interior, convirtieron a Bernardo Atxaga en excelente e insoslayable referencia de la expresividad y la solidez del euskera como lengua culta. La soberbia transparencia de su estilo, la emocionante sencillez de sus argumentos y la elocuente consideración de sus imágenes configuran a Bernardo Atxaga como uno de los creadores de mayor hondura y originalidad en el panorama literario hispánico actual.

Se ha estrenado, en estos días, la película de Montxo Armendáriz, Obaba, basada en los relatos de Atxaga, la cual ha sido elegida por la academia para representar a España en la próxima edición de los Oscars de Hollywood.

BIBLIOGRAFÍA

Narrativa

· Obabakoak. Editorial Erein, 1988 Trad. Castellano: ediciones B

· El hombre solo. Editorial Pamiela, 1993

· Esos cielos. Editorial Erein en1995. Ed.Castellano Ediciones B

· Memorias de una vaca. Editorial Pamiela, 1991 Castellano: Círculo de lectores, 1995

· Cuando la serpiente mira al pájaro. Erein, 1984 Castellano: Círculo de Lectores, Edición Club, 1996

· Dos hermanos. Ed.Erein, 1985 Tard,castellano Ediciones B 1997

· Lista de locos y otros alfabetos.Editorial Erein, 1998 y en castellano por Ediciones Siruela, 1998.

· Un espía llamado Sara SM. El gran angular, 2000

· El hijo del acordeonista Ed. Alfaguara, Grupo Santillana, 2004



Poesía

· Etiopía Euskera: Ed. Pott, 1978 Erein, 1983

· Henry Bengoa, Inventarium. Euskera: Elkar, 1988

· Poemas & Híbridos Traducción al castellano de los dos libros anteriores Visor, 1990. Edición de bolsillo en Plaza y Janés, 1997.

· Nueva Etiopía Recopilación de canciones y poemas en un paquete libro y CD publicado por El Europeo, Madrid,1996

· XX. mendeko poesia kaierak. Susa, 2000



Literatura infantil



· Nicolasa, aventuras y locuras Nikolasaren abenturak eta kalenturak Ilustraciones de Juan Carlos Eguillor Euskera: Elkar, 1979 Castellano: Ediciones B, colección Marabierto, 1989

Catalán: (Nikolasa, històries i cabories) Ediciones B, colección Marobert, 1989 La Magrana, 1998, con nuevas ilustraciones de Pep Montserrat

· Ramuntxo detective - Ramuntxo detective Euskera: Elkar, 1979 Castellano: Ediciones B, colección Marabierto, 1989 Catalán: Ediciones B,colección Marobert,1989 La Magrana 1998,

· La cacería Editorial Altea, 1986

· Chuck Aranberri en el dentista - Chuck Aranberri dentista baten etxean Euskera: Erein,1982 Catalán: La Magrana 1985

· Cuentos y cantos de Siberia - Siberiako ipuin eta kantak Euskera: Serie de 4 libros publicados por Erein Catalán: Traducidos y publicados por Ediciones Bromera (1992) Castellano: La anterior colección ha sido editada en Latinoamérica por la editorial Laboratorio Educativo (Venezuela), 1998. Títulos:

· Los burros en la carretera - Flannery eta bere Astokiloak Euskera por Elkar (1991). Traducida al castellano (Ediciones B, 1992, Colección Hora Cero. Se editó un disco con las canciones que se incluyen en los relatos, Flannery eta bere astokiloak (Elkar,1986) con música de Juan Carlos Pérez y una serie de dibujos animados que se emitieron en lengua euskera por Euskal Telebista en 1993 Castellano: Los burros en la carretera. Ediciones B, 1992

· Shola y los leones - Xolak badu lehoien berri Es el primero de una serie de diez libros infantiles basados en el personaje Xola. Ilustraciones: Mikel Valverde Publicado en euskera por Erein (1995) Castellano: Ediciones SM, 1995 Círculo de Lectores, 1997 Catalán: Cruïlla, 1996


PREMIOS


1983 Premio "Xavier Lizardi"

1988 Premio Euskadi

Premio Millepages

1978, 1985, 1988, 1993, 2003 Premio de la Crítica

1989 Premio Nacional de Literatura


ENLACES

Wittgenstein y el lenguaje.


Juan Rodes, Sitio Cero
Ludwig Wittgenstein (1889-1951), filósofo inglés nacido en Austria. Escéptico de la filosofía, aunque encuentra en ella algo que merece rescatarse. En cuanto a la metafísica, la parte de la filosofía relacionada a la naturaleza y los principios fundamentales de la realidad, dice que sumerge al filósofo en la oscuridad más completa. Su falta de compromiso con la Filosofía, no lo descalifica como filósofo pero si lo convierte, como a Nietzsche, en una figura incómoda.
Para él la filosofía no es un conocimiento, es una actividad que tiene por objeto aclarar las proposiciones gramaticales. Hace de la filosofía un análisis del lenguaje. La realidad es lo que se puede describir con el lenguaje, es un lenguaje descriptivo, no la realidad en sí. Por eso «los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo».
Para él lenguaje son todas las proposiciones gramaticales y cada una de éstas representa un estado de cosas, siempre que sea sensata y no tenga un carácter exclusivamente lógico. El lenguaje es como escribir con jeroglíficos donde los hechos descritos tienen un sentido figurado aún en la escritura alfabética. Pero las imágenes no son la copia de un hecho sino el hecho mismo.
En su libro Tractatus Logico- Philosophicus trata de demostrar que la filosofía tradicional está basa en una confusión sobre «la lógica de nuestro lenguaje». Reconoce que hay muchos lenguajes distintos con muchas estructuras distintas que pueden servir a necesidades específicas muy diferentes. Lo que da unidad al lenguaje no es su estructura lógica, ya que éste consiste en una multiplicidad de estructuras más sencillas o «juegos de lenguaje».
Wittgenstein acepta un carácter práctico del lenguaje. No se trata de buscar estructuras lógicas sino el comportamiento de quienes lo usan. Lo importante es cómo aprendemos a hablar y para qué nos sirve. El significado de las palabras y el sentido de las proposiciones están en su función, su uso en el lenguaje. El significado de una palabra o el sentido de una proposición son equivalentes a su uso. Como los usos son muchos y de muchas formas, el uso correcto se determina por el contexto a que pertenezca, el cual siempre es un reflejo de la forma común de vida de quienes lo hablan, lo cual lleva a varios «juegos del lenguaje» que no comparten una esencia común; tienen en cambio, un parecido familiar. Lo absurdo de una proposición es usarla fuera de su propio lenguaje.
El lenguaje así queda constituido por un conglomerado de juegos regidos por sus propias reglas. El criterio para saber si seguimos las reglas correctas son el uso habitual de la comunidad que lo utiliza. Los juegos del lenguaje corresponden a una colectividad, no a un solo individuo. Términos mentales como «dolor», que todos sabemos lo que significa, no podemos saber si el otro llama dolor a lo mismo.
Hacer filosofía es enredarse en un juego de lenguajes cuyas reglas no están determinadas porque es a la misma filosofía a la que pretende establecer esas reglas, cayendo en una especie de círculo vicioso. La misión de la filosofía para Wittgenstein es «luchar contra el embrujo de nuestro entendimiento por medio del lenguaje». Hay dos clases de dificultades, las confusiones con el lenguaje y las tendencias esencialistas buscando lo universal. El problema consiste en los términos filosóficos empleados como «verdad», «mundo», «realidad», «tiempo». Son expresiones que originan imágenes mentales que nos llevan a pensar que con tales imágenes ya tenemos el significado de las expresiones. Filosofar es «luchar contra el embrujamiento del entendimiento por parte de los medios de nuestro lenguaje».
En sus «Investigaciones filosóficas» Wittgenstein insiste en los diferentes usos de símbolos, palabras y proposiciones. A la filosofía corresponde ofrecer una visión clara de los múltiples usos para eliminar los rompecabezas filosóficos, resultantes de la insuficiente atención al funcionamiento del lenguaje, para lo cual habría que reconstruir cuidadosamente los pasos lingüísticos que llevaron a ellos. Así concibió Wittgenstein la filosofía como una práctica descriptiva, analítica y hasta terapéutica. Llegó a considerar el problema cuerpo mente como incomprensión del lenguaje.
Afirma que el lenguaje tiene que ser aprendido como proceso para inculcar e instruir, ya que el niño, al aprender un lenguaje, es iniciado en una forma de vida compuesta por todo el complejo de las circunstancias naturales y culturales presupuestas en nuestro lenguaje y forma de entender el mundo. En las notas escritas al final de su vida, posteriormente publicadas como «Sobre la certeza», insiste en que toda creencia forma parte de un sistema de creencias que en conjunto constituyen una visión del mundo. Wittgenstein no reconoce una «inmaculada percepción», neutra y pasiva, como la relación entre la cosa y la mirada, porque en la acción de percibir existe un «pensamiento que suena en el acto de ver», un ver siempre cargado de teoría. Por otra parte, acepta que hay conocimiento real pero siempre disperso y no necesariamente fiable. Está conformado por lo que hemos oído y leído, por lo que nos han inculcado y por nuestras modificaciones a todo ello. Por lo tanto, tampoco hay razón para dudar de un cuerpo heredado de conocimiento.

Gramática: le/*la prendió fuego


P: ¿Es correcto el enunciado «El marido la prendió fuego»? Aparece en forma reiterada en periódicos de Bs As. ¿Es un laísmo?
R: Es un laísmo y resulta doblemente inadecuado puesto que Buenos Aires no es una zona laísta.

» Utilización de ello y eso


P: Tras leer las entradas correspondientes a los dos términos tanto en el diccionario online de la RAE, el Diccionario CLAVE y el Diccioanario María Moliner, no me queda claro aún cómo se diferencia el uso de ambos términos en frases como «No me es simpático; ello no obsta para que lo reciba cortésmente» (ejemplo tomado del Diccionario María Moliner), yo hubiera dicho: «No me es simpático; eso no obsta que...»; o en contrucciones como «por ello/eso»: «Fue por ello/eso que él no vino». ¿Me podrían indicar de manera más o menos sencilla cómo diferenciar los usos o si es que se pueden utilizar de manera indistinta?
R: Son equivalentes en la mayor parte de los casos, pero en el español actual, se prefiere el uso de eso. Ello queda reservado al lenguaje escrito y, ciertamente, adquiere cierto aire pretencioso.

Jorge Volpi teje la fascinante vida de Christiana Morgan.




El escritor mexicano Jorge Volpiha ganado por unanimidad la V edición del Premio Iberoamericano Planeta-Casa de América, dotado con 200.000 dólares (151.600 euros), con su novela «La tejedora de sombras». El jurado del galardón, convocado por la Editorial Planeta y laCasa de América, ha estado formado por Alberto Manguel, Carmen Posadas, Clara Sánchez, Imma Turbau y Carlos Revés, y dio a conocer su decisión en un acto presidido por la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. A esta edición del premio se presentaron 454 novelas procedentes de 23 países. El mayor número de originales llegaron desde España (107), Argentina (91), México (67), Colombia (52) y Venezuela (28).
Doblete de Jorge Volpi en Casa de América. Si hace tres años el escritor nacido en Ciudad de México obtuvo el II premio Debate-Casa de América por su magnífico ensayo «El insomnio de Bolívar», hoy se ha alzado con el V Premio de Narrativa Iberoamericano Planeta-Casa de América por su novela «La tejedora de sombras». Se trata de una novela sobre la historia del itinerario vital de una mujer que realmente existió, Christiana Morgan, acaba de explicar a ABC Jorge Volpi: «La historia de Christiana Morgan, fascinante, la encontré por causalidad en los archivos de la Universidad de Harvard. Es una mujer que mantuvo durante cuarenta y dos años una relación como amante de uno de los principales profesores de Psicología de Harvard y el fundador de la Clínica Psicoanalítica de este centro universitario, Henry Murray. Entre los dos siguen un extraño experimento vital que denominan la díada y que intentan llevar a sus últimas consecuencias desafiando todas las convenciones de la época. Y juntos, a la sombra del psicoanálisis de Carl Gustav Jung, que fue maestro y analista de ambos, y de las visiones que ella tenía, intentan mantener esa especie de experimento vital en busca de conciliar la libertad absoluta con el amor absoluto. Y ese camino es una senda llena de aventuras, muy azaroso, a veces terribles, en esta muy extraña y a veces fascinante historia de amor entre ellos». Una desgarrada y psicoanalítica historia de amor de una mujer adelantada a su tiempo, Christiana Morgan.

Buceando en Harvard

Para enhebrar «La tejedora de sombras», Jorge Volpi, excelso prestidigitador literario, hizomaravillosos juegos malabares entre las sombras chinescas de la cuna del saber de Harvard: «Me enteré de esta historia por casualidad, empecé a seguirla, me di cuenta de que estaban todos los documentos de ellos en la Universidad de Harvard, en los archivos, tanto los de él como los de ella, y por lo tanto solicité permiso para poder consultar estos archivos. La historia me sedujo no solo por la lucha de esta mujer contra los prejuicios masculinos de la época, sino, sobre todo, porque se adelantó a las contradicciones profundas de la sentimentalidad de nuestro tiempo. Me informé a fondo sobre la vida de Morgan y su entorno, y también sobre Jung, parte esencial de la novela. Fue fascinante tener la oportunidad de bucear en los archivos que se conservan en Harvard tanto de Morgan como de Murray, y que contienen los diarios y cuadernos que ella escribió durante su vida, así como los papeles completos del psicólogo. Lo hice a lo largo de distintas visitas a Harvard durante varios meses para ver las cartas, los documentos, los dibujos, que son bellísimos de Christiana, que se hallan allí, para poder contar esta historia».
«Christiana Morgan -añade Jorge Volpi- estaba convencida de que tenía que inspirar a Murray a escribir el gran libro de su historia de amor absoluto. El borrador del libro, que nunca llegó a ver la luz, está también en Harvard. La novela no es una biografía cronológica de Christiana, sino que intenta entrar en aquello que ella no dijo y no escribió, pero que sintió y padeció a lo largo de los 42 años que mantuvo ese experimento vital. Desde joven, ella tuvo depresiones profundas e inquietudes que para las mujeres de su época estaban prohibidas. Esas depresiones la llevaron a explorar las obras de Freud y Jung, quien se convirtió en la obsesión amorosa de Morgan (casada con un veterano de la primera Guerra Mundial) y de Murray (casado con una rica heredera de Boston). Las dos parejas se fueron a Europa a estudiar el doctorado y citaron a Jung en Zurich. Durante una temporada fueron pacientes del psicoanalista y, en las sesiones, Christiana experimentaría con ella misma como no lo había hecho nunca en su vida, y a su vez el psicoanalista también lo haría como solo lo había intentado consigo mismo». «La tejedora de sombras», editado por Planeta, estará a disposición de los lectores a mitad del mes de marzo.
-Usted, criado y doctorado en Filología Hispánica entre los muros unamunianos de la Universidad Salamanca, y ahora viviendo en Madrid, es ya uno de los nuestros...
-Sí, se dio esta coincidencia de que vivo ahora en Madrid, y estoy muy contento, comenzando apenas otro proyecto después de terminar este de «La tejedora de sombras».
-Es Jorge Volpi un trabajador infatigable, incansable, un ¿invicto de la Literatura?
-Pues sí, pero como este es un trabajo que al mismo tiempo es un placer pues entonces no tiene mérito.
-Ni «boom» ni «boomerang» ni «crack», Jorge Volpi es hijo de la eclosión, heredero de la generación de Cervantes.
-Pues no sé si tanto, simplemente creo que en este momento hay muchos escritores en América Latina con obras muy atractivas.
-¿Se siente más cómodo en la media distancia literaria, entre el relato y la novela larga?
-Me gustan tanto las novelas largas, largas, como la media distancia. Justo en donde no me siento cómodo es en la distancia corta, y por eso ya no escribo cuentos.
-¿Por qué no se siente a gusto en el relato corto?
-Pues no lo sé, es algo que uno va descubriendo con el tiempo. Me gustan las novelas cortas y las largas. «La tejedora de sombras» no es una novela que se acople a la media distancia, será una novela un poco más larga, pero no demasiado.
-¿Hay algún homenaje, invocación, tributo literario, guiño, en «La tejedora de sombras»
-Pues no, pero hay personajes reales a los que intento darle mi particular mirada, sobre todo Jung y su círculo.
-Hace usted doblete con este premio Planeta Casa de América. Primer, con «El insomnio de Bolívar» obtuvo el Debate Casa de América de ensayo. Y ahora el de Narrativa con «La tejedora de sombras».
-En efecto, Casa de América me da mucha satisfacción.
Curiosamente, Jorge Volpi (Ciudad de México, 1968) llegó a la Literatura por el relato corto. A los dieciséis años, tras intervenir en un concurso de cuentos en el Centro Universitario México, al que también acudieron Ignacio Padilla y Eloy Urroz, con quienes más tarde elaboraria el «Manifiesto Crack». Licenciado en Derecho por la UNAM de México, donde alcanzó el grado de maestro en Letras Mexicanas, viajó después a España para instalarse en Salamanca y doctorarse en Filología Hispánica por la Universidad salmantina. Allí desembarcó literariamente junto a su amigo Ignacio Padilla con una tesis sobre las relaciones entre el Subcomandante Marcos y los intelectuales en 1994. Sobre el poeta Jorge Cuesta escribió el ensayo «El magisterio de Jorge Cuesta», pura delicia, que le valió el Premio Plural de ensayo en 1991.
Tras principiar con una excelenta producción literaria y novelas cortas, «En busca de Klingsor» (Seix Barral, 1999), con la que obtuvo varios premios, le catapultó al paraíso literario. Con esta absoluta obra maestra comenzó su Trilogía del siglo XX. Esta obra —que trata sobre un científico norteamericano que se une al ejército con la misión, al final de la Segunda Guerra Mundial, de descubrir quién es Klingsor, presumiblemente un científico nazi de muy alto nivel— supuso su consagración internacional al ser publicada en veinticinco idiomas. Completó la trilogía con «El fin de la locura» (Seix Barral, 2003) y «No será la tierra» (Alfaguara, 2006). Su obra se ha traducido a 25 idiomas.
Para Jorge Volpi, Miguel de Cervantes es el maestro del idioma: «Lega la capacidad de cuestionar el sentido de la realidad y de la Literatura»

José Agustín ofrece un adelanto de su próxima novela.




    'La novela cuenta la historia de un personaje que de pronto tiene una serie de circunstancias. Le va bien y de pronto lo pierde todo', comenta
CIUDAD DE MÉXICO (26/FEB/2012).- Contento y repuesto luego de la caída que tuvo hace dos años en Puebla durante una conferencia que ofreció en esa ciudad, el escritor mexicano José Agustín (1944), dio hoy aquí una pequeña probadita de lo que será su próxima novela titulada 'La Locura de Dios'.   

Durante una firma de autógrafos en el marco de las actividades de la XXXIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), el autor de la llamada ‘literatura de la onda’, según la escritora Margo Glantz, deleitó a lectores con fragmentos de esta nueva publicación que estará lista en los próximos meses.  

'La novela cuenta la historia de un personaje que de pronto tiene una serie de circunstancias. Le va muy bien, tiene mucho dinero, prestigio y de pronto se muere su esposa, sus hijos lo abandonan y cae en la ruina, lo pierde todo', dijo a Notimex.  

'De pronto sus amigos le dicen que hizo algo mal y le recomiendan que tiene que pedir perdón a Dios para que le corrija su vida; pero él responde que su vida es normal y que si Dios ha hecho así las cosas, es porque está loco', agregó.  

Con un 60 por ciento de avance, José Agustín subrayó que este nuevo trabajo es similar a la historia de 'Job', un personaje bíblico sometido a una opresiva prueba por Satanás con autorización de Dios y cuya dignidad y temple para salvar la adversidad es usado por muchos credos religiosos como un ejemplo de santidad, integridad de espíritu y fortaleza ante las dificultades.  

Refirió que el retraso de esta nueva novela, se debió  precisamente al accidente que tuvo en Puebla, el cual le dejo ruptura de cráneo y costillas.  

'De salud me siento bien, hace dos años di una conferencia en Puebla y de pronto subió mucha gente a pedirme autógrafo y a tomarse la foto, y no se dieron cuenta que me estaban empujando a un foso donde guardan los instrumentos musicales, una caída de tres metros, casi me muero', dijo.  

A pesar del accidente, el autor de obras como 'La Tumba' y 'Cerca del fuego', rechazó estar pensando en el retiro.  

'Me jubilaré hasta que ya no pueda agarrar la máquina (computadora), la pluma o algo, las ideas me siguen fluyendo, tengo proyectos y no tengo deseos de retirarme', expresó.  

'Esa es una de las grandes ventajas del escritor, que mientras se puede, uno le puede seguir', expresó.  

Repuesto y de buen humor, José Agustín retomó sus actividades con una firma de libros en el marco de la XXXIII edición de la FILPM, festejo al que dijo tenerle cariño.  

Me gusta mucho venir a esta feria del libro, ya tengo muchos años de hacerlo y con frecuencia me toca presentar un libro o amigos, dijo al tiempo que agregó que estar con los lectores es una maravilla.  

'Estar en una feria es maravilloso, pues es exactamente lo que no podemos atestiguar los escritores, toda vez que la mayor parte del tiempo estamos escribiendo nuestros trabajos, cartas, en la intimidad y por nuestra cuenta', 

Celebran el 30 aniversario luctuoso de Efraín Huerta




    Para el autor, de Efraín Huerta existe una diversidad de registros temáticos como ensayista, crítico cinematográfico y social que no han sido exploradas en su totalidad
CIUDAD DE MÉXICO (26/FEB/2012).- Una selección y recopilación de ensayos, creados por especialistas, sobre la vida y obra de uno de los poetas mexicanos más destacados, integran el volumen "Efraín Huerta. El alba en llamas", del escritor guanajuatense Raúl Bravo que fue presentado en la XXXIII Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM).  

La presentación de este libro publicado en 2002, se enmarcó en el 30 aniversario luctuosos del vate mexicano, así lo informó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), en un  comunicado.  

Para el autor, de Efraín Huerta existe una diversidad de registros temáticos como ensayista, crítico cinematográfico y social que no han sido exploradas en su totalidad, por lo que esta publicación busca mostrar aquellos análisis que diversos escritores realizaron de su vida y obra.  

La investigadora, editora e hija del poeta, Raquel Huerta, señaló que este libro es una invitación cálida, madura y gozosa, plena de humor y de amor, para conocer y redescubrir a uno de los escritores más controvertidos e interesantes de las letras mexicanas.  

Mientras que para la estudiosa del escritor, esta publicación muestra al bardo como un personaje de las letras que aún mantiene una atracción para con los jóvenes, al ser el propio autor un tema inagotable que se recrea.  

"No todos los autores tienen la suerte de ser renovados y tener tantas lecturas novedosas" expresó.  

"Efraín Huerta. El alba en llamas" se compone de ensayos de los especialistas José Eduardo Aguirre, Raúl Bravo, Kania Cano, Luis Vicente de Aguinaga, Roxana Elvridge-Thomas, Diana Espinoza, Norma Garza, Carlos Oliva y Heribero Yépez.  

Cabe señalar que esta publicación es una obra editada por el Conaculta, a través del Instituto Estatal de la Cultura del estado de Guanajuato.

José Vasconcelos, un filósofo mexicano del siglo XX.




    La obra escrita por el Dr. Mario Magallón Anaya busca recuperar y analizar a los principales pensadores mexicanos
CIUDAD DE MÉXICO (27/FEB/2012).- El escritor, educador, funcionario público y político mexicano José Vasconcelos, quien nació hace 130 años, el 28 de febrero de 1882, fue incluido en el libro 'Filósofos mexicanos del siglo XX: Historiografía crítica latinoamericana, del Dr. Mario Magallón Anaya.

El texto, que se presentó en la XXXIII edición de la Feria del Libro del Palacio de Minería, busca recuperar y analizar a los principales pensadores mexicanos, dando a conocer su filosofía y concepción del mundo con una línea histórico-crítica.

Destacan personajes como José María Albino Vasconcelos Calderón (José Vasconcelos), por sus cualidades de pedagogo y su decidido apoyo a la cultura latinoamericana.

La Federación de Estudiantes de Colombia lo nombró 'Maestro de la Juventud de América', título que a menudo se abrevia como 'Maestro de América'.

Fue autor de una serie de novelas autobiográficas que retratan detalles singulares del largo proceso de descomposición del porfiriato, del desarrollo y triunfo de la Revolución mexicana y del inicio de la etapa del régimen post-revolucionario mexicano que fue llamada 'de construcción de instituciones'.

Licenciado en derecho por la Escuela Nacional de Jurisprudencia en 1907, presidió en 1909 el Ateneo de la Juventud, del que fue fundador. Fue partidario de la Revolución Mexicana desde sus inicios, ya que participó en el movimiento maderista como uno de los cuatro secretarios del Centro Antirreeleccionista de México. También se desempeñó codirector del periódico El Antirreeleccionista por Félix F. Palavicini.

Doctor Honoris Causa por la Universidad Nacional de México y por las de Chile, Guatemala y otras latinoamericanas. Fue también miembro de El Colegio Nacional y de la Academia Mexicana de la Lengua.

Su abundante obra literaria ha sido clasificada en cinco apartados fundamentales. En filosofía, influido sin duda por los escritos de Schopenhauer, al que tenía en gran estima, se convirtió en el adalid de la lucha contra el positivismo y el utilitarismo, que tan gran predicamento habían alcanzado en América por aquel entonces.

En el ámbito filosófico, pueden mencionarse libros como 'Pitágoras, una teoría del ritmo' (1916), 'El monismo estético' (1918) o 'Lógica Orgánica' (1945), que organizan un sistema fundamentado en el juicio estético, donde la belleza se convierte en una forma superior de la realidad y el método sintético de la música pone de relieve lo universal concreto; él mismo afirmó que su doctrina filosófica era "un monismo basado en la estética".

Para Vasconcelos, la tarea de la filosofía consiste en coordinar todas las esferas del ser y todas las facultades del yo, para conseguir una suprema unidad, que ya no es el Logos, sino Armonía.

El verdadero conocimiento se obtendría mediante una síntesis que coordinara elementos y modos de aprehensión emocionales, intelectivos y místicos. Cualquier distinción entre objeto y sujeto es sólo fenoménica. La verdad se alcanzaría en el juicio estético, por la vía de la belleza y de la armonía.

Asimismo, en las obras de sociología y pedagogía, como 'La raza cósmica' (1925) y 'Bolivarismo y Monroísmo' (1934), pone de relieve una concepción antropológica e histórica que postula la formación en Latinoamérica de una raza futura, que acabará imponiendo la forma superior de vida nacida e influida por su temperamento estético, contraponiéndola a la de la América anglosajona.

'La raza cósmica', que es un ensayo sobre la identidad americana, incluye controvertidas ideas sobre la superioridad racial.

Otro fructífero campo es el del ensayo y su dilatada labor como periodista: 'Gabino Barreda y las ideas contemporáneas' (1910) o 'Prometeo vencedor' (1920). En este apartado puede incluirse una abundantísima obra periodística, que abarca e incide en todas las vertientes de la actualidad y la cultura.

Otra faceta destacada de su actividad intelectual tuvo como escenario los trabajos históricos, como su 'Breve historia de México' (1937) o 'Hernán Cortés, creador de la nacionalidad' (1941). Asimismo, dedicó volúmenes biográficos a Simón Bolívar y Evaristo Madero.

En su ideario político, inspirado en un regeneracionismo romántico antiimperialista, la Revolución sólo cabe como (en palabras de Joaquín Cárdenas Noriega) "hombría de bien y progreso, justicia social y dignidad humana, libre de personalismos y de charlatanería demagógica".

Por ello desconfiaba tanto de las clases bajas como de las altas y consideraba que sólo la dirección política de las clases medias puede dar continuidad y estabilizar el proceso revolucionario.

Este ilustre pensador mexicano puso de relieve las alternativas que, a su entender, puede plantearse el continente en su ensayo ¿Qué es el comunismo? (1937), donde acaba, sin embargo, confesando públicamente su fe católica aun sin renunciar a sus primeras influencias intelectuales y sin que le escandalicen, en la campaña que realiza contra el imperialismo occidental cuando la Segunda Guerra Mundial está en sus inicios (1939-1940), las coincidencias que en su pensamiento pueden encontrarse con las tesis marxistas-leninistas.

José Vasconcelos murió el 30 de junio de 1959, en la Ciudad de México, en el barrio de Tacubaya. Su cuerpo fue encontrado reclinado sobre el escritorio, en el que trabajaba su obra 'Letanías del atardecer', publicada de manera póstuma.

viernes, 17 de febrero de 2012

Murga.







murga 1.
1. Alpechín.
murga 2.
2. Compañía de músicos malos, que en Pascuas, cumpleaños, etc., toca a las puertas de las casas acomodadas, con la esperanza de recibir algún obsequio.
3. Grupo de músicos callejeros que interpretan canciones satíricas en los carnavales.

Murga es un término que presenta dos homógrafos. En su primera acepción es una voz equivalente a alpechín“Líquido oscuro y fétido que sale de las aceitunas cuando están apiladas antes de la molienda…” en este caso, la palabra del día procede del latín amurca.

Por otra parte, la murga (en las acepciones segunda y tercera, procede de musga, forma semipopular de música) es el nombre que recibe el grupo de músicos mediocres que amenizan fiestas de cumpleaños y pequeños eventos a cambio de una pequeña retribución, y por extensión el grupo de músicos callejeros que en carnavales interpretan temas satíricos...

...Además, desde 1884, aparece recogido en el DRAE la locución verbal “dar la murga, empleada coloquialmente para expresar la acción de "...molestar con palabras o acciones que causan hastío por prolijas o impertinentes"...

Afortunadamente, no todas las murgas son molestas; por el contrario las hay francamente divertidas, alegres y virtuosas... Como muestra, un botón: la Murga los Bambones, de Santa Cruz de Tenerife. 

México no puede certificar hablantes de español.


Actualmente cualquier extranjero que quiera certificarse como hablante del español tiene que hacerlo en España, ante la inexistencia de medios e instituciones certificadoras de esta lengua en México, afirmó Julio César Serrano, investigador del Colegio de México (Colmex), ante estudiantes de Lingüística y Literatura Hispánica de la BUAP. 


Dijo que «no es posible que un país con más de 100 millones de hablantes no pueda realizar exámenes de certificación porque no existen instituciones que se especialicen en la enseñanza, creación y aplicación de exámenes de certificación, siendo España el país que sí cuenta con instituciones y maestros especializados en la enseñanza del español». 


Consideró que el verdadero problema no es que España sí cuente con los medios para hacerlo, «el problema real es que su español no cuenta con la riqueza idiomática del nuestro». 


México lleva más de 30 años tratando de recolectar esa riqueza de la lengua, muestra de ello es el Corpus Sociolingüístico de la ciudad de México, iniciado por Juan Manuel Lope Blanch, que aún sigue analizándose desde una perspectiva histórica. 


En la actualidad este tipo de proyectos son impulsados por los propios estudiantes quienes trabajan en iniciativas como PRESEEA (Proyecto para el Estudio Sociolingüístico del Español de España y América) y Norma Culta y Habla Popular de la ciudad de México, que permiten conocer la vitalidad de algunas expresiones idiomáticas. 


Durante el curso-taller «El trabajo de campo en lingüística: técnicas para la recolección y análisis de datos», que impartió en la Facultad de Filosofía y Letras, Julio César Serrano recalcó la importancia de preservar las lenguas indígenas del país y destacó la necesidad de formar investigadores con ética, comprometidos con el trabajo lingüístico.