sábado, 21 de julio de 2012

Buscó Max Aub vencer la muerte a través de su literatura




    El escritor manifestó en diversas ocasiones que quería trascender con sus obras literarias después de morir, a pesar de que en vida tuvo pocos adeptos a sus libros
CIUDAD DE MÉXICO (21/JUL/2012).- Preocupado por dejar huella a través de su literatura y ocupar un lugar en la historia de las letras españolas, el escritor Max Aub, quien falleció el 22 de julio de 1972, llegó a poseer cuatro nacionalidades, nació en París el 2 de junio de 1903, su madre era de origen francés, su padre alemán y se naturalizó México.

El escritor, quien residió en Francia hasta 1914, manifestó en diversas ocasiones que quería trascender con sus obras literarias después de morir, a pesar de que en vida tuvo pocos adeptos a sus libros.

De acuerdo con sus biógrafos, estudió en Valencia, España, lugar en el que dominó la lengua española, entre 1935 y 1936 participó en el teatro universitario "El Búho", perfilándose como uno de los escritores jóvenes influenciados por José Ortega y Gasset (1883-1955).

Colaboró con André Malraux (1901-1976), distinguido novelista y político francés en la filmación de la película "Sierra de Teruel", adaptación de la cinta "L´Espoir", en 1937, al comienzo de la Guerra Civil Española (1936-39), se declara republicano, por lo que más tarde es acusado de comunista y encerrado en un campo de concentración en Francia.

Aub nunca dejó de lado las letras, ni estando en la cárcel, ni en los campos de concentración, para él escribir era algo natural, se deslizaba entre la literatura y la política plasmando en sus obras no sólo los testimonios de su entorno, sino también de la belleza de su imaginación creadora.

En 1942 se le trasladó a Argelia, de donde pudo escapar para refugiarse en México, lugar en el que participó activamente de la vida cultura e intelectual, además de acercarse a las artes plásticas y el cine, también en este país escribió casi todas sus obras.

Destaca su creación de la serie "El laberinto mágico", conformado por seis volúmenes: "Campo cerrado" (1943), "Campo de sangre" (1945), "Campo abierto" (1951), "Campo moro" (1963), "Campo francés" (1965) y "Campo de los almendros" (1968), en los cuáles aborda los acontecimientos en torno a la Guerra Civil.

Cuando decide regresar a España, a finales de la década de los 60, se percata de que su persona y sus obras eran completamente desconocidas entre los españoles.

A partir de esta experiencia y decepcionado ante su intrascendencia, escribió "La gallina ciega", en el que refleja su amargura y dolor, por el olvido colectivo, que vinculaba con su exilio, describiéndose como un fantasma sin lectores.

En 1954 redactó en su obra "Diarios", en el que declaró: "Escribo para permanecer en los manuales de literatura, para estar ahí, para vivir cuando haya muerto".

Antes de la Guerra Civil española, Aub había escrito "Los poemas cotidianos" y "Teatro incompleto" (1930), "Espejo de avaricia" (1935) y "Yo vivo" (1936).

Otras de sus obras son "Juego de cartas" (1964), "Vida y obra de Luis Álvarez Petraña" (1943-70), "Josep Torres Campalans (1958), "Las buenas intenciones" (1954) y "La calle de Valverde" (1961).

No hay comentarios:

Publicar un comentario