sábado, 21 de julio de 2012

Dilúculo




Última de las seis partes en que se dividía la noche. 

Dilúculo es una bella palabra que proviene del latín dilucŭlum, "crepúsculo matutino": la primera luz del día antes de salir el sol, el amanecer o el alba...

En su obra Tres tristes tigres, el escritor cubano, Guillermo Cabrera Infante (1929-2005) hace referencia al término que hoy nos ocupa: 

“Dios pudo descansar el domingo, pero yo domingo por la mañana, sábado por la noche, lunes en el conticinio, martes en el dilúculo, miércoles en el véspero, jueves en el pomeriggio, viernes P.M., que es casi lo mismo, sábado dans l’aprés-midi d’un faume, que también viene a ser lo mismo, y el domingo tarde de toros, que no es lo mismo, porque siempre a las cinco en punto se le ocurre morir a Ignacio Sánchez Mejía,…” 

Y encontramos también el siguiente fragmento de Miguel de Cervantes (1547-1616) en la novela Licenciado Vidriera:

"...Y preguntó al boticario que cómo le iba al enfermo que él había dejado, y que si le había receptado alguna purga el otro médico. El boticario le respondió que allí tenía una recepta de purga que el día siguiente había de tomar el enfermo. Dijo que se la mostrase, y vio que al fin della estaba escrito: Sumat dilúculo; y dijo: ''Todo lo que lleva esta purga me contenta, si no es este dilúculo, porque es húmido demasiadamente...''

No hay comentarios:

Publicar un comentario