lunes, 9 de julio de 2012

La RAE, los gayumbos y las cosas chungas

Fernanda Tabarés, La Voz de Galicia 

Ahora sí. Ahora es cierto que estamos en crisis. Si la RAE lo reconoce es que la cosa está chunga de verdad. A la Real Academia Española le cuesta aceptar que la lengua pertenece a las personas. Tiende a aplicar el principio del poso y no el del dinamismo; o sea, hasta que una palabra ha sido tan usada que casi deja de usarse, la RAE no registra su existencia. 

Pero la recesión está tan presente que ya se ha colado en el diccionario digital de la Academia, un primer paso en el timorato ascenso hacia el reconocimiento oficial. Hasta nueve nuevas acepciones de la palabra riesgo ha incorporado la institución en su reciente revisión. Para que comprendamos los vibrantes ritmos de la RAE, su apabullante comprensión del presente, su sensibilidad con la infinita capacidad creativa de los hablantes, baste decir que los nuevos aspectos del riesgo han sido aceptados al mismo tiempo que las palabras blog, chat, manga
gayumbos, expresiones todas ellas que nos acompañan desde hace mucho más tiempo que la inefable prima de riesgo que tan rauda ha incorporado la RAE a la familia. Una demostración de que el empuje lingüístico de la crisis corre parejo al ritmo al que se destruye empleo o al pum pum de nuestro descenso a los abismos. 

Lo más inquietante es que entre las modificaciones conceptuales de riesgo certificadas ahora aparecen riesgo país, riesgo sistémico y riesgo soberano, definido este como el que afecta a un Gobierno incapaz de cumplir sus obligaciones. El acongoje es al fin general. Si hasta la RAE quiere estar preparada para que el futuro encaje en su diccionario, es que efectivamente la cosa está chunga de verdad. 

1 comentario:

  1. A la RAE, estimado Sr. Petrozza, le ocurre ahora, por contaminación lingüística, desde luego, lo que le lleva ocurriendo a este mundo, y en concreto a esta sociedad globalizada que nos toca vivir, desde siempre, que va poco a poco dejando de ser quien era para convertirse en otra cosa. En este caso está claro. De señalar y preservar la norma idiomática como principio básico identitario ha pasado a admitir el habla, o sea el uso particular que cada individuo hace del idioma, en norma, lo cual indica claramente que no hay una crisis, si no una guerra, en la que el idioma, éste que utilizamos para comunicarnos unos cuantos miles de millones de personas, está muriendo lentamente.

    Palabras como blog, chat, etc., tienen acepciones corrientes en nuestro idioma, digamos que bitácora, y correo instantáneo, por ejemplo; podrían ser otras.

    Digo que esos anglicismos, son sólo eso, anglicismos admitidos por la "autoridad", supuesta en este caso, de esta RAE. Sí, todo esto suena muy chungo. Aunque si le soy sincero no sé exactmente cual es el sonido exacto de lo chungo.

    Mi bitácora:
    http://iacobshilenuss.blogspot.com.es/
    Mi correo:
    shilenuss@gmail.com

    ResponderEliminar