domingo, 12 de agosto de 2012

La venta de e-books supera por primera vez a la de libros impresos en Reino Unido.




Las ventas de libros electrónicos han superado las de imprenta por primera vez en el Reino Unido. Según Amazon, cada 100 ventas de libros de papel hay 114 de sus primos electrónicos bajados por Kindle. ¿Comienzo del fin del libro tal como lo conocemos?
Este debate de aristas siempre un poco apocalípticas se abre cada vez que los libros electrónicos dan un salto en su popularidad. Vale entonces una aclaración. El dato se limita a Amazon: no abarca la venta de libros a nivel nacional. Pero la aclaración tiene un contrargumento. Amazon es el más importante vendedor de libros del Reino Unido (uno de cada cuatro ejemplares) y ofrece libros en ambos formatos. Es decir, sus ventas reflejan tendencias.
Amazon defiende las ventas de libros electrónicos señalando que han aumentado el número de lectores. Según sus datos, los lectores de libros electrónicos compran cuatro veces más libros que antes de poseer el kindle, pero sin por ello disminuir su consumo de libros de imprenta.«Como resultado del éxito de Kindle estamos vendiendo más libros que nunca», señaló Jorrit Van der Meulen, vice presidente de Kindle Unión Europea (UE).
El cierre de dos tradicionales cadenas de librerías como Borders y Ottakar, que no pudieron competir con el gigante americano, y la agresiva propaganda de Amazon, pintan un panorama distinto. Con un aire irreverente que apuntaba al mercado juvenil, Amazon ha instado a sus clientes a una soterrada guerra contra las librerías. «Miren los libros en Waterstone, pónganlos otra vez en su lugar –ya usados y manchados con sus dedos– y cómprenlos en Amazon. ¿Por qué pagar más?»
Los críticos señalan que el éxito de Amazon no se debe en realidad a las innovaciones tecnológicas y las leyes de la oferta y la demanda. Una investigación publicada este año por el «The Guardian» mostraba que, gracias a complejas técnicas de elisión y evasión impositiva, Amazon no había pagado un centavo de impuestos de sus más de tres mil millones de libras (3600 millones de euros) de ventas en el Reino Unido.
Amazon indicó que no discutía sus asuntos impositivos, pero aclaró que pagaban impuestos a nivel europeo. «Amazon Unión Europea sirve a decenas de millones de clientes en Europa despachando productos a los 27 países de la UE. Tenemos una sede central europea en Luxemburgo que está a cargo de esta operación», señaló Amazon en un comunicado. Según la red Tax Justice Network, una ONG internacional que busca la justicia fiscal, Luxemburgo es uno de los más importantes paraísos fiscales del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario