miércoles, 10 de octubre de 2012

Autores hispanos, a la conquista de China.




    Compra de derechos de autor, traducción y difusión reflejan una nueva tendencia
CIUDAD DE MÉXICO (08/OCT/2012).- En diciembre de 2011, seis meses después que haber puesto a la venta la traducción al chino de Cien años de soledad, la novela de Gabriel García Márquez había vendido más de un millón de ejemplares. El suceso literario que enganchó a los chinos con el realismo mágico no se ha repetido con otros autores, pero ha confirmado el interés que hay por la literatura hispanoamericana; hoy casi todos los escritores más importantes del mundo hispánico tienen por lo menos una obra traducida al chino. 

“Los lectores chinos empiezan por conocer el realismo mágico, pero cuando lean más obras sabrán que la literatura en español no se limita a ser meras imaginaciones extravagantes, ya que tiene de todo: el amor maternal cantado por Gabriela Mistral; la vida urbana descrita por Mario Benedetti; las reflexiones sobre el poder de Vargas Llosa...”, señala Zhang Weijie, hispanista, traductor y catedrático adscrito al Departamento de Filología Hispánica de la Universidad de Nanjing. 

El artífice de llevar al chino las obras de obras de Carlos Fuentes y Juan Rulfo, asegura vía correo electrónico que con más frecuencia se traducen más obras de escritores hispanohablantes, no sólo con los derechos de autor comprados, las obras clásicas tienen nuevas versiones y van recuperando su popularidad, sino que también se traducen más títulos contemporáneos. 

Aunque desde los años 60 hubo una atracción por la literatura occidental considerada por la Revolución Cultural China “hierba venenosa” y un grupo reducido de lectores leyó obras del boom en ediciones ilegales o como parte de “publicaciones interiores” —ilegales y prohibidas—, en estos últimos años es cuando la literatura de habla hispana, incluida la mexicana, ha comenzado a conquistar China.

Para Zhao Zhenjiang, traductor de Octavio Paz, Mario Vargas Llosa, Juan Rulfo, Pablo Neruda, Rubén Darío, Antonio Machado, Rafael Alberti y Vicente Alexandre, en la actualidad hay un gran interés por la literatura hispanoamericana.

“En los años 60 sólo en unas diez universidades se enseñaba el español, mientras que en la actualidad ya hay casi 100 instituciones en que se enseña; en los años 60 estudiaban el español casi sólo por motivos políticos y ahora por promover el desarrollo en todos los terrenos: económico, político, científico y cultural”, afirma el hispanista quien se encargó de hacer la selección y traducción de la Antología de poesía mexicana, desde Sor Juana Inés de la Cruz hasta Julio Trujillo, que fue publicada este 2012.

Yu Shiyang, doctora en Poesía hispánica y profesora de la Universidad de Beijing que estudia las traducciones del español al chino en los últimos 30 años, refrenda lo dicho por Zhenjiang; dice que en esas 98 universidades hay cerca de 400 profesores de español. “Con esta base mucho más amplia que en las generaciones anteriores, es imaginable el grupo de traductores jóvenes que se pueden formar, con lo cual, se aumentará lógicamente la cantidad de gente que hable la lengua y que le interese la literatura”.

Las letras mexicanas 

En 2006, cuando se desempeñaba como agregado cultural de México en la República Popular de China, Edgardo Bermejo Mora elaboró un informe denominado “Breves noticias de la literatura mexicana” que a últimas fechas ha actualizado el cónsul de México en Shangai, Rolando García; el documento señala que en los últimos años se han incentivado las traducciones.

“Hablamos de entre siete y ocho traducciones importantes en los últimos años, lo cual es muy limitado, a pesar de que es aún menor lo que se ha publicado en México de la literatura china contemporánea”, señala el diagnóstico que tienen fecha de 25 de junio de 2012. También habla del programa PROTRAD (Apoyo a la traducción de obras mexicanas a lenguas extranjeras) que en 2009 “abrió un capítulo especial para proyectos de traducción de obras mexicanas”.

Yu Shiyang explica que China tomaba la literatura en castellano como un conjunto sin prestar atención a la diferencia entre España e Hispanoamérica.

“Eso se debe al desconocimiento de su historia y sus angustias y una tendencia de ‘literatura universal’ producto de la globalización”.

Zhang Weijie dice que se habla más de “literatura latinoamericana”, que los lectores chinos empezaron a conocer la literatura mexicana por el “realismo mágico” y que Pedro Páramo es imprescindible, como también lo es Como agua para chocolate, pues muchos hispanistas se interesan en la obra de Laura Esquivel y en las de Ángeles Mastretta, quien tiene tres en el idioma chino: Mal de amores, Arráncame la vida y Mujeres de ojos grandes.

Aunque vista aún en conjunto con la literatura hispana, la mexicana posee características singulares para Weijie: “Primero la imaginación, que me parece magnífica y algo innato de la hermosa tierra. El compromiso social que, aunque recibe críticas, no deja de conmover y estimular a todos los que luchan por un mundo mejor. El sentido de humor, que triunfa sobre todos los dolores de la vida. La amplia visión, que parte de un rincón del continente pero abarca todo el universo”.

El catedrático asegura que la literatura mexicana se obsesiona más que la de otros países latinoamericanos con la búsqueda de la identidad nacional.

“Existe el ‘México profundo’ descrito por Guillermo Bonfil, en convivencia y en conflicto con el ‘México imaginado’. En muchas obras de la literatura mexicana podemos ver la lucha o el dilema entre estos dos Méxicos”, sostiene.

La literatura mexicana ha empezado a conquistar China. Así lo ve Zhao Zhenjiang y dice que los escritores más conocidos son Octavio Paz, Juan Rulfo y Carlos Fuentes, pero hay interés por la literatura actual mexicana, por ejemplo por la obra de José Emilio Pacheco, que no tiene ni una antología, aunque sí aparece en la Antología de poesía mexicana. Concluye con un deseo doble: “tengo ganas de hacer dos antologías: una de Sor Juana y la otra de Pacheco. Pero necesito tiempo y apoyo económico para editarlas”.

PARA SABER
Los mexicanos


Carlos Fuentes. Los cinco soles de México y En esto creo de Zhang Weijian, con Li Yifei

Juan Rulfo. Pedro Páramo de Tu Mengchao y El Llano en llamas de Zhang Weijie.

Octavio Paz. Obra selecta de Zhao Zhenjiang y Vislumbres de la India de Cai Liansheng.

Sergio Pitol. El arte de la fuga de Zhao Deming y La vida conyugal de Zhao Ying .

Brasil tira lazos al mundo

RÍO DE JANEIRO.-
 El Gobierno brasileño invertirá 35 millones de dólares hasta 2020 para difundir la literatura del país en el extranjero, informaron fuentes oficiales.

La inversión se hará principalmente en programas de traducción, pero también mediante homenajes internacionales a autores y la divulgación de escritores en el exterior por medio de diferentes eventos, informó la Fundación Biblioteca Nacional (FBN), que depende del Ministerio de Cultura.

El Centro Internacional del Libro (CIL), vinculado a la Biblioteca Nacional será el responsable de la gestión de los recursos, agregó la institución en un comunicado.

El programa ofrece hasta ocho millones de dólares para traducciones y también apoyará la reedición de obras agotadas en el extranjero, tanto para ediciones impresas como para formato electrónico.

Además, a partir de este mes se estimularán segmentos específicos de mercado, como la literatura infantil, juvenil o técnica, agregó el comunicado.

En los últimos 14 meses se han aprobado 141 ayudas a editoras extranjeras para financiar la traducción de autores brasileños, informó también la FBN.

Del mismo modo, se ha puesto en marcha un programa por el que los editores extranjeros pueden recibir apoyo económico para llevar a escritores brasileños a sesiones de autógrafos, charlas o entrevistas con el fin de divulgar sus obras.

Con información de EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario