sábado, 23 de febrero de 2013

Coprolalia



Tendencia patológica a proferir obscenidades.

La coprolalia es la tendencia patológica a proferir obscenidades y groserías de todo tipo, con un uso excesivo del lenguaje malsonante, indecente y fuera de contexto... No en vano, la voz procede del griego κόπρος, "excremento", y λαλεῖν, "hablar"... es decir, que esto de la coprolalia es hablar mier... ¡Ejem, pues eso! ;-)

Dos de nuestras custodios, Ojo humano y AleMamá, nos brindan un par de ejemplos para ilustrar nuestra palabra del día:

Ojo humano, en la sección de comentarios de la palabra metemuertos nos comenta: "Una palabra genial, divertida y podríamos usarla hasta para ofender si no queremos usar la coprolalia propia de nuestros países".

Del mismo modo, AleMamá al sugerirnos el término que hoy nos ocupa, nos confía: “A propósito de mi palabra lipiria publicada por Uds. hoy, mi hija se ríe y me dice que ya me salió mi "coprolalia", pero no es el significado exacto, pues la palabra que hoy propongo significa "hablar obscenidades" y yo no hago eso".

Abad Oliva




BIOGRAFÍA
Nació en Girona en el 970. Era el tercer hijo de los condes de Cerdenya y Besalú (Girona), Oliba Cabreta y Ermengarda, y nieto de Wifredo el Velloso.
Fue un escritor y eclesiástico catalán. Tras la renuncia de su padre, en el año 988, Abad Oliba pasó a ejercer, junto a su madre y sus hermanos, las funciones condales sobre el patrimonio territorial de la familia. En el 994 se dividieron los estados patrimoniales de la familia entre los herederos, y Oliba pasó a ejercer el cargo de conde, junto con su otro hermano Guifré, en los territorios de la Cerdanya, el Confleut, Berga y Capcir. Renunció a sus derechos para hacerse monje en el monasterio benedictino de Ripoll, del que llegó a ser abad en 1008. Ostentó desde entonces los títulos de abad de Santa María del Canigó y de San Miguel de Cuixá.
En 1018 Oliba fue escogido obispo de la población catalana de Vic. En este cargo supo combinar perfectamente sus cargos de abad y obispo, y desplegó una intensa actividad judicial y conciliar en defensa de los bienes y de los feligreses de su diócesis, amenazados por continuas incursiones francas y musulmanas. Gran amigo de Sancho III de Navarra, favoreció los contactos culturales con Europa.
Su labor cultural fue notable y dio impulso a la arquitectura románica catalana, que se plasmó en las construcciones de los monasterios de Ripoll y Cuixá y en el ensanche de las naves de la catedral de Vic. Gracias a su impulso intelectual, el archivo del monasterio de Ripoll se engrandeció con setenta y un códices nuevos a los que protegió con el decreto de excomunión inmediata para todo aquel que osase robarlos o dañarlos.
Fue también destacable su labor literaria. Impulsó desde el scriptorium del gran monasterio de Ripoll la cultura de su tiempo, de forma que este alcanzó fama de ser el centro primordial de traducción al latín de los importantísimos manuscritos árabes, así como del griego o latín. Escribió una carta conciliar a todos los cenobios de su orden, varias epístolas a reyes, prelados y magnates y una memoria en la que dejó una serie de reglas y documentos referentes al gobierno del cenobio a sus sucesores. Finalmente, el 15 de enero del año 1032, Oliba consagró la basílica de Santa María de Ripoll, cuyas obras había dirigido y asesorado, como un centro religioso e intelectual de primera magnitud.
Murió en el monasterio de Cuixá en 1046.

BIBLIOGRAFÍA

Epistolario
Varios poemas encomiásticos


ENLACES

Pria.


Paria


En el sistema de castas de la India, el grado inferior corresponde a los parias, también llamados ‘intocables’, con base en la creencia de que son impuros. No hay que confundir a los parias con marginales, pues aun como clase inferior, tienen un papel que cumplir en la sociedad de castas: cuando muere una vaca, animal sagrado para los hindúes, sólo los intocables pueden desollarla y trabajar su cuero. El vocabloparia surgió entre los tamiles, que habitan la parte del sudeste de la India y Sri Lanka, donde los intocables son los únicos que pueden tocar el tambor, puesto que la piel de este instrumento es considerada impura.

En lengua tamil, el tambor tiene el nombre de parái y los tocadores de tambor son llamados pareiyán, palabra de la cual proviene el vocablo portugués pariá (1607), que más tarde se alteraría a paria, y pasaría sin variaciones al español, y como pariah, al inglés.

«Marca España»: del purismo a la lengua mestiza.


Ricardo Soca


El monarca francófono Felipe V,1 nacido en París de una princesa austríaca, firmó en 1714 la Real Cédula de creación de la Real Academia Española con el objetivo de planificar la estandarización de las variedades de la Península, un logro que no se había alcanzado mediante la mera unificación política ocurrida dos siglos antes con la boda de Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.

El lingüista Juan Ramón Lodares (2001:89) describía así la situación lingüística de España hacia fines del siglo XVI:


En aquellos años cundían las confusiones a la hora de escribir y pronunciar: los impresores seguían cada cual su gusto; los maestros enseñaban a la antigua o a la moderna, según; algunos gramáticos se ofendían ante la arrolladora presión del habla norteña». 2
En el primer cuarto de siglo de su existencia, la Academia Española produjo el diccionario conocido comoAutoridades, con el cual se granjeó un sólido prestigio, hasta el punto de que se instaló la idea de que le cabía legislar en materia de lengua, una representación que, a través de la enseñanza, se irradió desde los centros de poder hacia toda el área hispanohablante. Otro ideologema que se difundió debido a ese prestigio, mucho antes de que los neogramáticos se ocuparan del cambio lingüístico, fue el de que la lengua española había llegado a un punto culminante:
Los contertulios de don Juan Manuel 3 tenían la idea fija de que el español había llegado en esos años a la cúspide. Desde Cervantes y Calderón en adelante no le esperaba sino declinación y enflaquecimiento. Por si acaso, ustedes no crean que las lenguas tienen cúspides visibles. A Nebrija le sucedió lo mismo que a los académicos, solo que dos siglos antes. (Lodares 2001:85)
Esta obra, así como otra no menos importante, laGramática, dada a conocer en 1780, le valió a la Academia una autoridad incuestionable, mucho mayor que la que cupo a instituciones similares, como la Crusca italiana o la propia Academia Francesa, que le había servido de modelo4. La planificación lingüística llevada a cabo desde Madrid se extendió, con algunos cuestionamientos aislados y temporarios, a las jóvenes repúblicas americanas nacidas de las cenizas de la Colonia.

Hasta la segunda mitad del siglo pasado, prevalecía en toda el área hispanohablante la concepción purista: una lengua central, la que se hablaba en el centro de España, católica, conservadora y estandarizada. Como ejemplo de la impronta católica del DRAE, valga como ejemplo el vocablo ‘oración’, que es definido hasta hoy como Súplica, deprecación, ruego que se hace a Dios o a los santos y también Elevación de la mente a Dios para alabarlo o pedirle mercedes. Se trata de definiciones muy diferentes de la de ‘teúrgia’, que significa lo mismo, pero referido a creencias paganas: Especie de magia de los antiguos gentiles, mediante la cual pretendían tener comunicación con sus divinidades y operar prodigios.

Por aquella época, la pureza de la lengua se apreciaba tanto como la de la sangre, de modo que la fidelidad a la norma de Castilla era ensalzada, en contraste con el «mestizaje» practicado en América. En los primeros años del siglo XX, el político y académico español Antonio Maura (1853-1925) elogiaba la pureza del castellano, que no se había corrompido por el contacto con otras lenguas gracias a

aquellos españoles que en vez de descastar y corromper el idioma hereditario, repudiándole innoblemente por causa de pobreza; en vez de trocarle por una lengua mestiza [...], se mantuvieron fidelísimos al habla de Castilla [...]. (Citado por Mauro Fernández [2007:60])

Para consolidar esa planificación centralista, se fueron creando en los siglos XIX y XX las diferentes academias nacionales de la lengua, con mayor o menor dependencia de la central madrileña, pero todas ellas concebidas a su imagen y semejanza. La Academia Chilena, por ejemplo, presenta en su página web aún hoy, en pleno siglo XXI, una serie de «consejos lingüísticos» apoyados en repetidas referencias a las decisiones de la Real Academia Española, considerada como dueña de la última palabra en temas de lengua. 5

El abandono del discurso purista se fue gestando a lo largo del siglo pasado, cuando los hallazgos de la lingüística histórica lo iban convirtiendo en una creencia anacrónica y no demasiado respetable, pero en el ámbito institucional las cosas solo empezaron a cambiar hacia fines del siglo XX, cuando el Estado español percibió la conveniencia de respaldar a las trasnacionales con casas matrices en la Península mediante la imposición de una política lingüística unificada, lo que se iba haciendo cada vez más difícil en el variopinto abanico dialectal del español. Con ese fin, se fortaleció la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale) 6 , que actúa paralelamente a la «docta Casa», a la que considera como modelo y marco de referencia, por detrás de una igualdad meramente discursiva, como se verá más adelante.

La «marca España» y el comercio exterior 
En documentos del Estado español como el Plan Estratégico 2006-2010, se proyecta la promoción una marca identitaria nacional con fines comerciales, estableciendo «una relación importante entre esta marca y el concepto globalizador de la lengua española, como uno de los principales atributos de la marca España».7 Es decir, la lengua de 440 millones se convierte enatributo identitario de los productos ofrecidos por las empresas peninsulares en ese vasto mercado. 8

Esta nueva realidad generó la necesidad de mitigar el autoritarismo de la tradición purista y promover una nueva representación, caracterizada por los ideologemas del español como «lengua mestiza» y «lengua de encuentro», así como por la promoción de una norma panhispánica que apuntara hacia una unidad en medio de la multitud de las variedades. El propio lema de la RAE cambió a «Unidad en la diversidad» e incluso el paradigma voseante, otrora denostado, se abrió camino en el diccionario.

El lema «Unidad en la diversidad» sintetiza la actual política lingüística española hacia sus excolonias. El objetivo tradicional de mantener la unidad de la lengua española y de la comunidad hispanohablante se complementa actualmente con el tópico (políticamente correcto) de la diversidad. 9

Al mismo tiempo, se tiende a suavizar el tono imperativo de la normativa: en el prólogo del Diccionario Panhispánico de Dudas (DPD), se declara explícitamente que esta obra evita conscientemente, en la mayoría de los casos, el uso de calificativos como correcto o incorrecto, que tienden a ser interpretados10 en forma categórica. Son más las veces en que se emplean expresiones matizadas, como Se desaconseja por desusado; No es propio del habla culta; Esta es la forma mayoritaria y preferible».

En el discurso inaugural del Congreso Internacional de la Lengua Española de Rosario (2004), el rey Juan Carlos I admitió un hecho lingüístico que la Academia había desconocido hasta poco tiempo antes:

Todas las lenguas son, en mayor o menor grado, mestizas, y el castellano, que lo fue desde su configuración inicial, se hizo español precisamente ensanchando su mestizaje. Primero en la Península y más tarde, y de modo decisivo, al desarrollarse en América.11
El entonces director de la academia, Víctor García de la Concha, acuñó entre las supuestas virtudes del español panhispánico el ideologema de «patria común»: «Es realmente emocionante cómo la lengua está sirviendo de lugar de encuentro y no solo como canal de comunicación. La lengua nos hace patria común en una concordia superior».12 Es interesante observar cuál es la verdadera correlación de fuerzas que se esconde detrás del lema-ideologema «unidad en la diversidad» y constatar cómo, más allá del discurso, la RAE acumula más poder y prestigio que todas sus «iguales» sumadas. Esto se percibe ya en la tapa del mencionadoDiccionario panhispánico de dudas. Por tratarse de una obra de todas las academias, hubiera bastado con indicar la autoría de Asale, a la que la RAE pertenece. Pero ya antes de abrirlo, vemos que el sello de la casa madrileña aparece en la tapa en lugar de privilegio (a la izquierda del observador) junto con el de Asale, que figura modestamente a su lado. En el lomo, el logotipo con el antiguo lema Limpia, fija y da esplendor es presentado encima del de la asociación que reúne a todas las academias. La Presentación se inicia con la afirmación de que «centenares de hispanohablantes se dirigen a diario a la Real Academia Española o a cualquier otra13 de las que con ella integran la Asociación de Academias de la Lengua Española, exponiendo sus dudas [...]».

Esta mal disimulada jerarquización de la RAE por encima de sus veintiuna asociadas se puede percibir también en el texto «La política lingüística panhispánica», en la web de la Academia, que se inicia así: «En los últimos años, la Real Academia Española y las veintiuna academias de América y Filipinas, que con ella integran la Asociación de Academias de la Lengua española [...].14
En la página XVI del DPD se afirma:

[...] se reconocen, cuando existen, las divergencias entre la norma española y la norma americana,15 o la norma de un país o conjunto de países y la que rige en el resto del ámbito hispánico, considerando en pie de igualdad y plenamente legítimos los diferentes usos regionales, a condición de que estén generalizados entre los hablantes de su área y no supongan una ruptura del sistema que ponga en peligro su unidad [...].


Juan Carlos Moreno Cabrera (2011:282) ve en este párrafo una «actitud manipuladora: se menciona que las diversas normas o variedades y usos regionales están en pie de igualdad con la condición de que estén generalizados entre los hablantes cultos», lo que «no supone que estén generalizados en la población total, puesto que ese grupo de hablantes forma una minoría». Según este lingüista, catedrático de Lingüística General de la Universidad Autónoma de Madrid, el peso que se otorga a determinados usos cultos, «estén o no generalizados en el total de la población, abunda en los aspectos impositivos y coercitivos de las normas de las academias, que parecen seguir siendo tan estrictas como siempre».

Conclusión. Los cambios vertiginosos operados en el mundo en las últimas décadas, el reposicionamiento económico y político de España ante la comunidad hispanohablante y los avances de la lingüística durante los siglos XIX y XX, han obligado a la Academia Española a abandonar su dieciochesca postura purista y prescriptivista y situarse en una actitud de apariencia más igualitaria, menos imperativa y menos distante de la ciencia, reconociendo al español el carácter de lengua «mestiza» y policéntrica. Sin embargo, este cambio, meramente discursivo, parece estar dirigido a justificar la legitimidad de sus tres siglos de hegemonía, mientras el prescriptivismo campea por sus fueros y la nueva situación está lejos de representar un empoderamiento de las academias americanas, que tienen muy escaso poder de decisión, limitándose a transferir el conocimiento generado a Madrid, que es donde en definitiva se toman las decisiones sobre planificación lingüística. Como siempre ocurrió.



Notas

1Galicismo adoptado por la RAE para significar francohablante.

2Se refiere al habla de Castilla.

3Se refiere a Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena, inspirador y miembro fundador de la Academia Española.

4 Gianluigi Espósito (2011) expone una comparación entre estas tres academias.

5http://www.institutodechile.cl/lengua/notas/junio2007.pdf

6 Creada en 1951.

7Citado por Jorge Fondebrider. enhttp://www.elcastellano.org/ns/edicion/ 2011/ septiembre/ castellano.htm

8 «Un buen argumento a favor del español europeo es presentarse como la frontera occidental del español en Europa y como la única lengua europea que verdaderamente interesa como extranjera en EE. UU. y, con el inglés, en Brasil» (García Delgado et alii. Fundación Telefónica, 2008:233-234).

9(Barrios 2011: 612).

10Nótese cómo la responsabilidad por «tender a interpretar en forma categórica» se atribuye a los lectores, no a las prácticas de la autoridad lingüística.

11http://elpais.com/diario/2004/11/18/cultura/1100732405_850215.html

12 El País, 9/7/2000, citado por José del Valle (2007).

13 El subrayado es mío.

14Observado por Barrios (2011).

15En ningún lugar se explica en qué consiste esa hipotética «norma americana», excepto en el hecho de que regiría a todo el español extrapeninsular (90% de los hablantes).



Bibliografía

Barrios, Graciela. "La regulación política de la diversidad: academias de lenguas y prescripción idiomática", en El dardo en la Academia. T. I. Barcelona: Melusina (2011).

Del Valle, José. La lengua, ¿:patria común? Madrid: Vervuert-Iberoamericana (2007)

Espósito, Gianluigi. «Accademia della Crusca, Académie Française y Real Academia Española: paralelismos y Divergencias», en El dardo en la Academia. T. I. Barcelona: Melusina (2011).

Fernández, Mauro. «De la lengua del mestizaje al mestizaje de la lengua: reflexiones sobre los límites de una nueva estrategia discursiva», en La lengua, ¿patria común?Madrid: Vervuert-Iberoamericana (2007).

García Delgado, José Luis et alii. Economía del español. Una introducción. Madrid: Ariel. Colección Fundación Telefónica (2008).

Lodares, Juan R. Gente de Cervantes. Historia humana del idioma español. Madrid: Taurus. (2001).

Moreno Cabrera, Juan Carlos. «‘Unifica, limpia y fija». La RAE y los mitos del nacionalismo lingüístico español', en El dardo en la Academia. T. I. Barcelona: Melusina (2011).

Real Academia Española - Asociación de las Academias de la Lengua. Diccionario Panhispánico de Dudas. Madrid: Santillana (2005). 

El método de Raymond Carver.




Como es obvio, cada escritor tiene su propio método para llevar a cabo suscreaciones literarias y han sido muchos los que se han callado al respecto, mientras que otros no han tenido reparos en revelar al dedillo el proceder exacto mediante el cual llenaron folios y folios a lo largo de su vida.
Hoy, nos acercamos al método de Raymond Carver, uno de los representantes del realismo sucio, como John Fante o Charles Bukowski, que reveló cómo llevaba a cabo su producción literaria. Esto fue lo que dijo:
“La primera redacción la hago a mano. Con soltura, casi con prisa. Luego escriboa máquina y ya cambio algunas cosas. Añado, quito. Hago dos o tres redacciones y entonces le paso el borrador a Tess, que me da su opinión. Luego entrego la copia mecanografiada a una señora que tiene un ordenador personal. A la mañana siguiente ella me trae el texto impreso. Gago más correcciones, hago cortes, a veces radicales, y se lo devuelvo. Ella vuelve a escribirlo y así varias veces, cinco, diez. He llegado a hacer treinta redacciones de un relato. Con una poesía incluso más”.

Anacoluto.


El anacoluto es un cambio repentino en la construcción de la frase que produce una inconsistencia; como si se hubiera cambiado la frase en el medio. Es habitual e inconsciente como parte del habla informal, pero en algunos casos se utiliza intencionalmente, como figura retórica. En este caso suele denominarse reticencia y consiste en dejar incompleta una frase o no acabar de aclarar una especie, dando, sin embargo, a entender el sentido de lo que no se dice. Guarda cierta similitud con el solecismo, pero éste implica una irregularidad sintáctica en el idioma empleado.


Anacoluto proviene del latín anacoluthon, y éste del griego ανακόλουθον (anakólouthon; 'que no sigue', 'inconsecuente'); palabra compuesta con el prefijo privativo ἀν- (an-) y la radical también griega ἀκόλουθος (akóluthos; 'acólito', 'consecuente', 'compañero de camino').
Su prácticamente sinónimo, solecismo, proviene del latín soloecismus, que a su vez deriva del griego σολοικισμός (soloikismós, 'error sintáctico'). Su origen es la palabra σόλοικος (sóloikos) aplicada a los habitantes de Soloi, en Cilicia, que hablaban una variedad de griego altamente peculiar.
[editar]Tipología

El anacoluto se divide en dos subtipos:

Anantapódoton: es la supresión de una parte de la frase. Ej.: "La historia hubo muchas guerras" (En la historia hubo muchas guerras).
Anapódoton: es la repetición de una parte de la frase. Ej.: "Si los estudiantes reprueban el examen lo reprueban, tendrán un recuperatorio".


Anacoluto tiene incidentalmente el significado de la frase latina non sequitur en lógica, es decir una expresión inconsecuente, falta de concordancia, que se aparta del logos en cuanto sentido de un discurso. En la retórica clásica anacoluthon se utiliza como marca de un posible error de lógica discursiva.

Fiebre manuscrita




Marcel Proust tenía una letra rasgada y diminuta y escribía sobre cualquier superficie que tuviera a mano. Escribía en estrechos cuadernos verticales quizás pensados para ajustarse a los bolsillos de una chaqueta o un abrigo de su época, cuadernos diseñados con una elegancia mundana de pitilleras o petacas de licor. Escribía en baratos cuadernos escolares y en hojas a veces no más grandes que un papel de fumar, en reversos de sobres, en páginas arrancadas de agendas. Escribía en los márgenes y entre las líneas de las copias mecanografiadas de los capítulos de su novela inacabable y en el reverso en blanco de esas mismas páginas. Escribía sobre las galeradas ya compuestas y a punto de editarse. La letra inclinada y mínima se infiltraba como raíces y tentáculos de una planta trepadora entre las líneas rectas y los márgenes fijos del texto impreso, que así recobraba su condición de borrador, de obra en marcha que no puede darse nunca por terminada mientras dure la vida y la imaginación permanezca activa. Lo que había parecido definitivo ahora sucumbía a tachaduras en aspa y borrones furiosos. A lo ya terminado y corregido le brotaba la hiedra selvática de nuevas ocurrencias, de vínculos recién descubiertos y de hilos de intuiciones que era preciso seguir.
Escribiría hasta quedarse sin fuerzas, hasta que la mano ya no pudiera seguir sosteniendo la pluma, bajo la luz eléctrica de su dormitorio
Él mismo comparaba sus trances de inspiración a golpes sucesivos de olas contra una orilla en la que el mar no se apacigua nunca. En sus cuadernos verticales de anotarlo todo cabe igual una metáfora inusitada que un comentario trivial escuchado al paso por la calle o que uno de esos giros pomposos que infectan de un día para otro el habla común y el lenguaje de los periódicos. Sólo al final de su vida vivió Proust enclaustrado en su dormitorio de cortinajes echados durante el día y paredes forradas de corcho, y aun entonces aprovechó sus penúltimas fuerzas para salir a ver alguna cosa que le interesaba, para visitar de nuevo un lugar que deseaba describir con un máximo de precisión o encontrarse con alguien que le suministraría alguna dosis del material con el que modelaba un personaje. Un día de mayo de 1921, ya muy debilitado, fue al museo del Jeu de Paume para observar de cerca la Vista de Delft de Vermeer, no por amor desinteresado a la pintura sino porque ese cuadro precisamente era el preferido de su novelista inventado Bergotte, cuya muerte había contado ya. Testigos que lo veían entonces en París recordaron que tenía una palidez de ultratumba. Jean Cocteau fue a visitarlo una noche de invierno durante la guerra y al verlo envuelto en mantas y pieles, en su gran piso helado, en la penumbra del toque de queda, pensó que se parecía al capitán Nemo después de quedarse solo en su submarino.
Muy enfermo, más débil aún por la falta de ejercicio, la tarde del Jeu de Paume Proust sufrió un desvanecimiento delante de ese cuadro que era para él un emblema de la capacidad suprema del arte para apresar la belleza y el temblor de lo real y hacer duradero lo más fugitivo: esa mancha dorada del primer sol de la mañana en un muro de ladrillo. Un amigo lo sostuvo en pie. Volvió inmediatamente a casa y le pidió a Céleste Albaret, su ama de llaves y enfermera y secretaria, las páginas del manuscrito en las que estaba contada la muerte de Bergotte. Y se puso a tachar y a corregir y agregar de modo que la experiencia de su pérdida de conocimiento y su miedo a morir enriqueciera la escena de la agonía de su personaje.
Escribiría hasta quedarse sin fuerzas, hasta que la mano ya no pudiera seguir sosteniendo la pluma, bajo la luz eléctrica de su dormitorio, sin enterarse de si era de noche o de día, sobre una mesilla inestable de bambú no mucho mayor que una bandeja de desayuno, las hojas del manuscrito desplegadas sobre la cama o caídas por el suelo, la letra cada vez más rápida, más pequeña y rasgada, una línea nerviosa como de sismógrafo, como un registro de los impulsos eléctricos de la actividad cerebral.
Unas veces la letra avanza sobre las hojas a tal velocidad que acaba pareciendo una taquigrafía indescifrable
Después de treinta años de mi vida leyendo a Proust, con una emoción que el tiempo y la familiaridad hacen cada vez más intensa, he visto por primera vez de cerca su letra, los primeros borradores tentativos de À la recherche, los cuadernos verticales y estrechos con sus tapas art nouveau, las libretas escolares rayadas, con los márgenes apurados por la codicia de la escritura, con las tapas de cartón desgastadas. He empujado la puerta de una sala con iluminación tenue, para no dañar el papel, en laMorgan Library, en la primera hora del primer día de la exposición dedicada al centenario del primer tomo de la novela, Du coté de chez Swann. Algunos proustianos más resueltos que yo me habían precedido. Nos movíamos en silencio de una vitrina a otra, y lo que nos estremecía, lo que nos agrupaba en una fraternidad sigilosa, no era tanto la materialidad estática del papel como la revelación visible del proceso de la escritura. Allí estaban las primeras incertidumbres, el tesón de persistir en algo que no se sabe todavía lo que es. En algún momento Proust se pregunta, en uno de esos cuadernos primeros, si lo que ha de escribir, lo que le viene rondando la imaginación desde hace tanto tiempo, será o no una novela, o quizás un ensayo literario, o un tratado filosófico. Escribe y tacha, cuenta un episodio que no sabe a qué pertenece y años después, en otro cuaderno, lo escribe de otra manera. Unas veces la letra avanza sobre las hojas a tal velocidad que acaba pareciendo una taquigrafía indescifrable. Otras, por cada palabra, cada frase concluida, hay una tachadura.
Al cabo de un rato de observación cuidadosa hay nombres, pasajes manuscritos que puedo descifrar y reconocer: estoy viendo surgir por primera vez, delante de mí, como se vería en otro tiempo formarse una fotografía en el líquido del revelado, un fragmento de algo que ahora forma parte de mi archivo indeleble de la literatura. En una carta Proust felicita a Camile Saint-Saëns por su sonata para violín y piano: en un lugar de los manuscritos la sonata que escuchan Swann y Odette aún está identificada expresamente como la de Saint-Saëns. Poco después, en otra de las versiones sucesivas, la química de la ficción ha actuado y la música pertenece al compositor inventado Vinteuil.
La novela se extiende tanto que ya no puede caber en un solo volumen. La novela crece expandiéndose y ramificándose con una fecundidad orgánica que abarca la vida entera de su autor, y que se alimenta no sólo de su memoria sino también de lo que está ocurriendo mientras escribe. Cuando llega la guerra en 1914 y se detiene la publicación del segundo volumen, la guerra misma entra en la novela ya omnívora. En una vitrina, en el centro de la sala, en la Morgan Library, está lo que Proust nunca vio: la edición completa en siete tomos que sólo apareció en 1927, cuando llevaba muerto cinco años. No hay monumento fúnebre más noble para un escritor.
Marcel Proust and Swann’s Way: 100th Anniversary. The Morgan Library & Museum. 225 Madison Avenue. New York. Hasta el 28 de abril.

Escritor repudiado por llamar a la reconciliación con Armenia.




    En su libro ''Sueños de Piedra'' llama a la reconciliación de armenios y azerbaiyanos, cosa que le ha valido el repudio e incluso el ostracismo
MOSCÚ, RUSIA (22/FEB/2013).- El escritor azerbaiyano Akram Ailisli nunca imaginó que la publicación de la novela "Sueños de Piedra", en la que llama a la reconciliación con Armenia, le convertiría en una suerte de Salman Rushdie, amenazado y víctima del ostracismo oficial.

"Sólo he escrito una novela de ficción, no un libro de historia, pero me he convertido de la noche a la mañana en un enemigo del pueblo azerbaiyano, en un traidor a la patria", aseguró hoy Ailisli en conversación telefónica desde Bakú.

El escritor, de 75 años y considerado un clásico de la literatura azerbaiyana, cree que, como le ha ocurrido a otros escritores malditos, los que le repudian ni siquiera han leído su libro, publicado en diciembre pasado.

"Los dirigentes soviéticos reconocieron que no habían leído los libros de Borís Pasternak ("Doctor Zhivago"), pero de todas formas los condenaron. Lo mismo ocurre conmigo", señala.

La novela relata la historia de un hombre que entra en coma tras ser golpeado por intentar proteger a un armenio, un argumento considerado tabú en un país enfrentado desde 1988 a la vecina Armenia por el enclave de Nagorno Karabaj.

"En el hospital, de manera subconsciente, rememora tiempos en que armenios y azerbaiyanos convivían pacíficamente. Recuerda lo que le contaron sus mayores y lo compara con la tensa situación actual", señaló.

Ailisli asegura que se está planteando muy seriamente pedir asilo político, ya que la presión a la que está sometido él y su familia por parte de las autoridades y los medios de comunicación es insostenible.

"El presidente (Ilham Alíev) ha emitido un decreto en el que me privó de la distinción de Escritor del Pueblo, de todos los premios que me habían sido concedidos y de la pensión presidencial por ponerme de parte de los enemigos de la nación", apuntó.

Alíev acusó al escritor de tergiversar la historia y "faltar a la dignidad de millones de azerbaiyanos expulsados de sus tierras como resultado del conflicto".

Esto ocurrió después de que el Parlamento acusara al literato de traición y pidiera prohibir la publicación de sus libros.

Además, añade, "despidieron a mi mujer, directora de una biblioteca infantil durante 30 años, y también a mi hijo, que trabajaba como economista" para el Estado.

"Es una campaña en toda regla de terror moral orquestada por las autoridades. Incluso un grupo de jóvenes marchó por las calles de Bakú, enterró mis libros en una tumba y terminó frente a mi casa para amenazarme", señaló.

Lo que se dejó en el tintero el escritor es que los jóvenes eran miembros del partido oficialista Eni Azerbaiyán, que quemaron sus libros y retratos, y le conminaron a abandonar el país.

Sus críticos le acusan de describir exclusivamente los pogromos desatados por los azerbaiyanos contra los armenios tras el estallido del conflicto separatista hace 25 años, lo que él niega tajantemente.

"Yo no hablo bien de los armenios. Cada uno puede entenderlo como quiera. Lo que puedo decir es que durante 70 años vivimos en un clima de amistad. Yo mismo tenía amigos armenios. Pero el conflicto de Nagorno Karabaj lo cambió todo", apuntó.

El líder del partido progubernamental Moderno Musavat, Jafiz Gadzhíev, aseguró que retirar los premios estatales a Ailisli era poco y dijo que había que "cortarle la oreja", acto por el que ofreció una recompensa de 10.000 manat" (casi 1.300 dólares; casi 982 euros).

La Unión de Escritores también le condenó por mostrar "odio hacia la sociedad azerbaiyana" y "servir de principio a fin (con su libro) a la política armenia".

Sólo algunos periodistas y activistas de los derechos humanos salieron en su defensa, a los que se sumó Estados Unidos, que instó a Bakú a defender la libertad de expresión y cesar la campaña contra el novelista.

Ailisli cree que los culpables de las matanzas cometidas por ambas partes son los dirigentes políticos y no los pueblos, por lo que también llama a los escritores armenios a contar la verdad sobre las atrocidades cometidas por su bando.

"Los que instigan el odio contra los armenios son los políticos. Por ello, el conflicto se está agudizando. Ya no es un contencioso militar, sino un problema étnico", señaló.

Ailisli está "convencido" de que armenios y azerbaiyanos pueden vivir en paz, ya que "el conflicto no beneficia a ninguno de los dos pueblos".

"Hay quien dice que nunca volveremos a vivir juntos y seremos enemigos durante siglos. Mientras, los que me defienden, dicen que tarde o temprano lograremos convivir en paz. Yo creo que no hay otra alternativa", indicó.

El escritor tiene predilección por emigrar a un país anglosajón como Inglaterra, donde reside precisamente Rushdie, contra el que el ayatolá Jomeini de Irán declaró una fatua (condena a muerte) en 1989 por considerar "Los versos satánicos" blasfemos contra el Islam.

"Si es posible, pediré asilo político. Debo pensar en el bienestar de mi familia", sentenció.

Dejaré la docencia hasta que la muerte me llame: León Portilla.




    El investigador emérito de la UNAM asegura sentirse lleno de vitalidad para segur enseñando
CIUDAD DE MÉXICO (22/FEB/2013).- Apasionado del mundo indígena y de las construcciones prehispánicas, el historiador, antropólogo y filósofo mexicano Miguel León Portilla (1926) afirmó que continuará en el terreno académico hasta que la muerte lo llame.

El investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien hoy celebra su cumpleaños número 87, sostuvo que en ningún momento ha pensado en el retiro, pues se siente joven, fuerte y con la capacidad de seguir trabajando.

"Hoy cumplo muchos años, pero de juventud acumulada y mi jubilación me la va a dar la pelona. Le digo a mi mujer que no me pienso jubilar nunca, sólo que comience a decir ya necesidades: me quitas y me sientas en una silla. Pero mientras pueda pensar y hablar seguiré trabajando", dijo a Notimex.

Luego de su participación en la presentación de "Telar de voces. Literaturas en lenguas mexicanas" en el Museo Nacional de Arte (Munal), en esta ciudad, León Portilla señaló que llegar a 87 años es "un soplo".

"Tengo mi seminario en la UNAM, doy charlas, escribo a veces en algunos diarios, sigo trabajando en mis libros y en mis artículos, para mi eso la vida. Si ustedes quieren vivir y procurar tener calidad de vida hagan una sola cosa: trabajen", expreso.

Visiblemente feliz, León Portilla refirió que celebrar 87 años con "Telar de voces. Literaturas en lenguas mexicanas" y la aplicación para iPad de la poesía de Nezahualcóyotl, "significa que he tenido el privilegio de participar en una obra que es de y para México".

"Esta poesía tiene una gran profundidad, pues es muy bella y nos sitúa en el universo de la literatura. México tiene un capítulo importante en la literatura universal precisamente por sus composiciones en lenguas indígenas: Náhuatl, maya, purépecha, zapoteco y mixteco.

"En ese sentido, tenemos el gran privilegio, y a la vez la responsabilidad de que no se mueran nuestras lenguas, que no perezcan, pues para una persona el que muera su lengua es como si le arrancaran el espinazo, lo sacan de contexto. Luchemos, es responsabilidad del Estado mexicano, pero también de todos nosotros", consideró.

Refirió que México ha sido tierra de libros, porque desde la época prehispánica ya existían los códices indígenas, y "luego fue el primer país de América donde hubo una imprenta, pero desafortunadamente nos hace falta ser tierra de lectores".

Adelantó que está trabajando en varios proyectos, entre ellos, la traducción de los "Cantares Mexicanos" y en el "Códice Florentino". Además, reveló que está escribiendo un par de memorias "porque he tratado a gente valiosa y creo que recordarla puede ser para el público de interés".

Mencionó que en breve sacará a la luz un libro que publicó hace un par de años y que se refiere al mapa más antiguo de la Ciudad de México, cuyo original se conserva en la Universidad de Uppsala en Suecia.

Concluye plazo de diversas convocatorias para premios de literatura.




    Informe del Programa Cultural Tierra Adentro, de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes
CIUDAD DE MÉXICO (22/FEB/2013).-  A partir de este día y hasta el 22 de marzo, comenzarán a cerrarse las convocatorias para participar en los seis premios nacionales de literatura joven 2013, informó el Programa Cultural Tierra Adentro, de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Organizados en colaboración con diversos estados de la República, los premios nacionales de literatura joven tienen el objetivo de fomentar y apoyar la labor creativa de autores mexicanos menores de 34 años, de acuerdo con un comunicado emitido por el Conaculta.

Este viernes fue el último día de recepción de trabajos para los premios: Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras / Border of Words 2013, el Nacional de Ensayo Joven "José Vasconcelos" 2013 y el Nacional de Cuento Joven Comala 2013.

Para el Binacional de Novela Joven Frontera de Palabras / Border of Words 2013, convocado por el Centro Cultural Tijuana y la Secretaría de Relaciones Exteriores, los participantes deben ser mexicanos residentes en los estados fronterizos de México y de Estados Unidos, quienes deben enviar a concurso una novela en español, inédita, con tema y forma libre.

En el caso del Premio Nacional de Poesía Joven "Francisco Cervantes Vidal" 2013, organizado con el Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, la fecha de cierre de recepción de trabajos será el jueves 28 de febrero.

Por lo que corresponde al Premio Nacional de Cuento Breve "Julio Torri" 2013, convocado por la Secretaría de Cultura de Coahuila, el plazo vencerá el viernes 8 de marzo.

En tanto, la convocatoria para el Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo" 2013, lanzado junto con el Centro Cultural Helénico, cerrará el viernes 22 de marzo.

De acuerdo con el Conaculta, para participar en el Premio Nacional de Dramaturgia Joven "Gerardo Mancebo del Castillo" se debe enviar una obra de teatro en español, inédita, con tema y forma libre.

Precisó que el autor de la propuesta ganadora, además de recibir el premio monetario, se le otorgarán 200 mil pesos más para la producción de la misma y el Centro Cultural Helénico ofrecerá uno de sus foros para presentar en temporada su obra.

Para el Premio Nacional de Cuento Breve "Julio Torri", cada participante deberá enviar un volumen inédito de cuentos en español, no mayor a tres cuartillas.

Los ganadores de cada uno de los premios recibirán diploma y su obra será publicada en el Fondo Editorial Tierra Adentro.

viernes, 8 de febrero de 2013

Alfaguara



Manantial copioso que surge con violencia.

Una vez más, importamos para esta bitácora una palabra del árabe hispánico... alfawwára, del árabe clásico fawwārah ‘surtidor’. Nada extraña esta importación teniendo en cuenta que los musulmanes habitaron España durante más de 700 años... ;-)

Muchos de nosotros identificamos este término con la editorial española homónima, Alfaguara fundada en 1964 por Camilo José Cela , académico de la Real Academia Española y premio Nobel de Literatura en 1989… 

Volviendo al término que nos ocupa, estamos ante una bella palabra de género femenino, que define un manantial o nacimiento de aguas que brota con violencia en la tierra o entre las rocas, originado por la filtración de agua de lluvia o nieve...

Os brindamos un ejemplo de uso, en sentido figurado, de la mano de Alberto Sampablo, autor de la obra Todos los caminos conducen al laberinto:

"...cuando se hayan agotado las palabras y hayan fracasado las razones de mi destierro, mientras dure esta verborrea discutible y esta alfaguara mal articulada he de permanecer estoicamente al pie de la fuente, intentando averiguar si lo que estoy haciendo es manar como alumbramiento de aguas o tragar uno tras otro los litros de una nueva vida..."

Alegoría.


Alegoría, del griego allegorein «hablar figuradamente», es una figura literaria o tema artístico que pretende representar una idea valiéndose de formas humanas, animales o de objetos cotidianos. La alegoría pretende dar una imagen a lo que no tiene imagen para que pueda ser mejor entendido por la generalidad. Dibujar lo abstracto, hacer «visible» lo que solo es conceptual, obedece a una intención didáctica. Así, una mujer ciega con una balanza, es alegoría de la justicia, y un esqueleto provisto de guadaña es alegoría de la muerte. El creador de alegorías suele esforzarse en explicarlas para que todos puedan comprenderlas. Por su carácter evocador, se empleó profusamente como recurso en temas religiosos y profanos. Fue usada desde la antigüedad, en la época del Egipto faraónico, la Antigua GreciaRoma, la Edad Media o el Barroco.
«...contra la desafortunada confusión entre símbolo y alegoría. La alegoría es una representación más o menos artificial de generalidades y abstracciones perfectamente cognoscibles y expresables por otras vías. El símbolo es la única expresión posible de lo simbolizado, es decir, del significado con aquello que simboliza. Nunca se descifra por completo. La percepción simbólica opera una transmutación de los datos inmediatos (sensible, literales), los vuelve transparentes. Sin esta transparencia resulta imposible pasar de un plano al otro. Recíprocamente sin una pluralidad de sentidos escalonados en perspectiva ascendente, la exégesis simbólica desaparece, carente de función y de sentido».
También se denomina alegoría a un procedimiento retórico de más amplio alcance, en tanto que por él se crea un sistema extenso y subdividido de imágenes metafóricas que representa un pensamiento más complejo o una experiencia humana real, y en ese sentido puede constituir obras enteras, como el Roman de la Rose de Jean de Meung; la alegoría se transforma entonces en un instrumento cognoscitivo y se asocia al razonamiento por analogías o analógico.
Por ejemplo, Omar Khayyam afirma que la vida humana es como una partida de ajedrez, en la cual las casillas negras representan las noches y las blancas los días; en ella, el jugador es una pieza más en el tablero. Jorge Manrique, por otra parte, afirma, tomándolo del Eclesiastés, que nuestras vidas son ríos y como ellos sólo parecen diferentes en su curso y caudal, pero no en su final, que es el mar/la muerte: el final ha sido ya escrito, pero no el transcurso de la vida. Y Bernardo de Chartres enseñaba que somos «enanos a hombros de gigantes», porque por nosotros mismos no podemos ver muy lejos, pero subidos a hombros del saber antiguo podemos ver incluso más de lo que vieron los grandes hombres del pasado.
El significado alegórico es también uno de los cuatro que es posible extraerle a la Biblia según los teólogos. Por otra parte, se conoce como Escuela alegórico-dantesca la poesía alegórica española del siglo XV influenciada por la Divina Comedia de Dante Alighieri.Podemos ver en la Divina Comedia de Dante que la loba es alegoría de lujuria y el león es alegoría de soberbia. Los principales representantes fueron don Íñigo López de Mendoza, el Marqués de Santillana y Juan de Mena.
El dramaturgo barroco Pedro Calderón de la Barca llevó a su perfección el subgénero dramático alegórico en un acto de tema eucarístico denominado auto sacramental, donde los personajes son en realidad alegorías de conceptos abstractos. En El verdadero dios Pan, define así la alegoría:
La alegoría no es más
que un espejo que traslada
lo que es con lo que no es,
y está toda su elegancia
en que salga parecida
tanto la copia en la tabla,
que el que está mirando a una
piense que está viendo a entrambas.
Un buen ejemplo de alegoría son los siguientes versos de Jorge Manrique:
Este mundo es el camino
para el otro, que es morada
sin pesar
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
sin errar.
Partimos cuando nacemos
andamos, mientras vivimos,
y llegamos
al tiempo que fenecemos
así que cuando morimos
descansamos.
(Coplas a la muerte de su padre)
O estas frases de Cervantes:
«Dime: ¿no has visto tú representar alguna comedia adonde se introducen reyes, emperadores y pontífices, caballeros, damas y otros diversos personajes? Uno hace el rufián, otro el embustero, éste el mercader, aquél el soldado, otro el simple discreto, otro el enamorado simple; y, acabada la comedia y desnudándose de los vestidos della, quedan todos los recitantes iguales.
-Sí he visto —respondió Sancho.
-Pues lo mismo —dijo don Quijote— acontece en la comedia y trato de este mundo, donde unos hacen los emperadores, otros los pontífices, y, finalmente, todas cuantas figuras se pueden introducir en una comedia; pero, en llegando al fin, que es cuando se acaba la vida, a todos les quita la muerte las ropas que los diferenciaban, y quedan iguales en la sepultura.
-¡Brava comparación! —dijo Sancho—, aunque no tan nueva que yo no la haya oído muchas y diversas veces, como aquella del juego del ajedrez, que, mientras dura el juego, cada pieza tiene su particular oficio; y, en acabándose el juego, todas se mezclan, juntan y barajan, y dan con ellas en una bolsa, que es como dar con la vida en la sepultura.
-Cada día, Sancho —dijo don Quijote—, te vas haciendo menos simple y más discreto».
(Quijote, II)
Tzvetan Todorov dice que ésta implica la existencia de, por lo menos, dos sentidos para las mismas palabas; se nos dice a veces que el sentido primero debe desaparecer, y otras que ambos deben estar juntos. En segundo lugar, este doble sentido está indicado en la obra explícitamente y no depende de la interpretación. La imposibilidad de atribuir un sentido alegórico a los elementos sobrenaturales del cuento nos remite al sentido literal.

Sexo




En los últimos años, la palabra género se viene imponiendo en español, erróneamente, para reemplazar a sexo, entendido como ‘condición orgánica, masculina o femenina, de los animales y las plantas’.
Sexo proviene del latín sexus,exactamente con el mismo significado que tiene hoy en nuestra lengua, según la Academia Española. Plinio decíaparere virilem sexum ‘dar a luz un varón’.
Algunos etimólogos, entre ellos Eric Partridge, sostienen que el vocablo latino puede haberse originado en secare ‘cortar’ o ‘separar’, como en secta*, con base en la idea de que la población se divide en varones y mujeres.
El género en castellano no debe referirse a las personas, sino a los objetos inanimados, puesto que se trata de una categoría meramente gramatical ‘a la que pertenece un sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con él una forma y, generalmente solo una, de la flexión del adjetivo y del pronombre’.
La aplicación de género a personas está basada en un error de traducción del inglés gender, que en esa lengua sí se aplica a las diferencias entre varones y mujeres, diferencias que, por lo menos desde los latinos, pero probablemente desde tiempos prehistóricos, son denotadas por la palabra que en español conocemos como sexo. Género, aplicado a personas, es un calco semántico del inglés, impulsado por la manía estadounidense de lopolíticamente correcto y elevado por la fuerza a la categoría de concepto sociológico.