sábado, 23 de febrero de 2013

Dejaré la docencia hasta que la muerte me llame: León Portilla.




    El investigador emérito de la UNAM asegura sentirse lleno de vitalidad para segur enseñando
CIUDAD DE MÉXICO (22/FEB/2013).- Apasionado del mundo indígena y de las construcciones prehispánicas, el historiador, antropólogo y filósofo mexicano Miguel León Portilla (1926) afirmó que continuará en el terreno académico hasta que la muerte lo llame.

El investigador emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien hoy celebra su cumpleaños número 87, sostuvo que en ningún momento ha pensado en el retiro, pues se siente joven, fuerte y con la capacidad de seguir trabajando.

"Hoy cumplo muchos años, pero de juventud acumulada y mi jubilación me la va a dar la pelona. Le digo a mi mujer que no me pienso jubilar nunca, sólo que comience a decir ya necesidades: me quitas y me sientas en una silla. Pero mientras pueda pensar y hablar seguiré trabajando", dijo a Notimex.

Luego de su participación en la presentación de "Telar de voces. Literaturas en lenguas mexicanas" en el Museo Nacional de Arte (Munal), en esta ciudad, León Portilla señaló que llegar a 87 años es "un soplo".

"Tengo mi seminario en la UNAM, doy charlas, escribo a veces en algunos diarios, sigo trabajando en mis libros y en mis artículos, para mi eso la vida. Si ustedes quieren vivir y procurar tener calidad de vida hagan una sola cosa: trabajen", expreso.

Visiblemente feliz, León Portilla refirió que celebrar 87 años con "Telar de voces. Literaturas en lenguas mexicanas" y la aplicación para iPad de la poesía de Nezahualcóyotl, "significa que he tenido el privilegio de participar en una obra que es de y para México".

"Esta poesía tiene una gran profundidad, pues es muy bella y nos sitúa en el universo de la literatura. México tiene un capítulo importante en la literatura universal precisamente por sus composiciones en lenguas indígenas: Náhuatl, maya, purépecha, zapoteco y mixteco.

"En ese sentido, tenemos el gran privilegio, y a la vez la responsabilidad de que no se mueran nuestras lenguas, que no perezcan, pues para una persona el que muera su lengua es como si le arrancaran el espinazo, lo sacan de contexto. Luchemos, es responsabilidad del Estado mexicano, pero también de todos nosotros", consideró.

Refirió que México ha sido tierra de libros, porque desde la época prehispánica ya existían los códices indígenas, y "luego fue el primer país de América donde hubo una imprenta, pero desafortunadamente nos hace falta ser tierra de lectores".

Adelantó que está trabajando en varios proyectos, entre ellos, la traducción de los "Cantares Mexicanos" y en el "Códice Florentino". Además, reveló que está escribiendo un par de memorias "porque he tratado a gente valiosa y creo que recordarla puede ser para el público de interés".

Mencionó que en breve sacará a la luz un libro que publicó hace un par de años y que se refiere al mapa más antiguo de la Ciudad de México, cuyo original se conserva en la Universidad de Uppsala en Suecia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario