viernes, 1 de marzo de 2013

Hacer una revista literaria.



GUADALAJARA, JALISCO (28/FEB/2013).-  Hacer una revista cultural no es una tarea sencilla. A esa y a otras conclusiones llegaron los escritores Silvia Eugenia Castillero, Eduardo Antonio Parra y José Israel Carranza durante la charla "Creación y revistas culturales", que se llevó a cabo en Casa Cortázar a las 20:00 horas, durante el tercer día de actividades del Encuentro de Literatura Contemporánea: Los géneros a discusión.

La mesa de discusión, convocada por Luvina, la revista literaria de la Universidad de Guadalajara, fue iniciada por la poeta Silvia Eugenia Castillero, quien dijo que hacer una revista literaria no es una labor sencilla, pues dicho trabajo completa el trabajo del escritor.

Resaltó que las personas que como ella trabajan en Luvina -José Israel Carranza, Víctor Ortíz Partida...- son escritores y completan ese quehacer en la edición de una revista, que es crear un objeto estético.

"Cada texto contenido en una revista, literaria o cultural, llega sólo a una especie de planicie, con su manera única de existir. Editar entonces será tejer al paño blanco cada texto, hilarlo con la tradición como fondo o como hilo y así lograr esa figura: el poliedro hecho de instantes diversos..."

Agregó que como objeto estético, una revista literaria se conserva través del tiempo y su labor consiste en dar a conocer a los autores del presente. "Es termómetro y huella".

José Israel Carranza dijo que actualmente, muchas revistas han optado por tener un carácter cultural, y que dan cabida a un rosario de materias, disciplinas y abordajes en torno a la creación literaria.

Aunque en la actualidad son escasas las revistas destinadas a la creación literaria, el escritor y ensayista se cuestionó sobre qué es la creación: "Por creación puede entenderse aquello que de modo evidente está desentendido de toda coyuntura y la existencia se explica por una voluntad autónoma y soberana del lector".

Contó que cuando reciben un texto, les queda claro qué es creación, pues ésta no está a merced de las exigencias de la actualidad noticiosa, cultural y literaria, sino que son muestras del trabajo de los creadores.

"El espacio idóneo para la creación literaria son las revistas independientes. Ahí es donde más se acomoda la creación literaria y esto pasa porque estas revistas tácitamente renuncian a privilegiar la discusión de la actualidad en pro de ceder el espacio a las muestras del quehacer de sus realizadores y de sus allegados".

Agregó que la decisión de las revistas de sustraerse a la discusión crítica de la actualidad, las compromete a que los materiales que se publiquen sean de calidad, y que en las revistas o suplementos que se proponen una participación crítica y activa en su presente, la creación tiene un carácter de concesión o de una deferencia.

El escritor Eduardo Antonio Parra acentuó que la labor del editor de una revista cultural era parecida a la responsabilidad de un curador, pues al recibir una innumerable cantidad de textos, debía decidir y tener un ojo educado para identificar si los textos eran de creación literaria o de otro estilo.

Lector de revistas literarias, felicitó la labor de la revista Luvina. "Me gustan las revistas como Luvina, porque además saben combinar perfectamente diferentes tipos de creación".

El cuentista dijo que al estar sujetas a la temporalidad, no se les puede exigir que no cometan errores a la hora de escoger sus colaboraciones.

"Hay que ajustar el ojo, hacerlo cada vez más crítico, cada vez más penetrante, pero tampoco puede uno agüitarse porque se equivocó".

EL INFORMADOR / GONZALO JÁUREGUI - See more at: http://www.informador.com.mx/cultura/2013/440975/6/la-ardua-labor-de-urdir-una-revista-cultural-o-literaria.htm#sthash.46G83P6i.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario