viernes, 22 de marzo de 2013

Ovejero se lleva el Alfaguara.




    Con un thriller intimista, que habla de la posibilidad de reinventarse y donde la vida tiene como trasfondo la actual crisis económica europea, el escritor español se alzó con el galardón iberoamericano
MADRID, ESPAÑA (21/MAR/2013).- El escritor español José Ovejero, que ganó ayer el Premio Alfaguara de Novela con La invención del amor, considera “sano” que la crisis económica que afecta a gran parte de Europa haya servido para dejar de creer “en una democracia que no es tal, y para despertar del engaño”.

“Lo que hay que hacer es refundar la democracia. Me parece bueno despertar del engaño, pero siempre que eso no lleve a renegar de toda forma democrática y a llegar a un populismo extremista”, dijo ayer en una entrevista telefónica desde Estados Unidos.

El fallo de este premio, dotado con 175 mil dólares, lo comunicó el presidente del jurado, el novelista y poeta español Manuel Rivas, en un encuentro con escritores, editores y periodistas.

Como subrayó Rivas al leer el acta del jurado, la novela ganadora “revela la fuerza transformadora de la imaginación y su capacidad para construir nuevas existencias”.

Ovejero vive entre Madrid y Bruselas, pero el premio le sorprendió en Estados Unidos, donde una llamada lo despertó a media noche.

Al protagonista de la novela ganadora le cambió la vida la llamada que recibió de madrugada, y Ovejero no sabe si a él le pasará lo mismo con este premio.

Ganar el Alfaguara le hace pensar que ha conseguido “algo realmente importante por la difusión” que se le dará a su novela. Saber que este libro llegará a toda América Latina es “una gran alegría”. Es consciente de que tendrá que ir a promocionarlo y eso supone “mucho trabajo”, pero lo hará “encantado. Será muy agradable”, aseguraba este escritor que ha cultivado todos los géneros y que ha ganado numerosos premios, entre ellos el Primavera de Novela, el Grandes Viajeros y el Anagrama de Ensayo.

Como explica el autor, La invención del amor no es una novela romántica aunque sí tiene que ver con la situación personal del protagonista, que es el que cuenta la historia y “que es un hombre que vive un poco adaptándose a las circunstancias, sin complicarse mucho la vida. Y, de pronto, por una casualidad, se encuentra con la posibilidad de reinventarse y de reinventar su vida amorosa”.

Y esa reinvención es lo que da la sensación de “’hriller intimista” porque, “como empieza a inventarse un amor y a contarse historias, comienzan a suceder cosas que escapan a su control”.

Samuel, el protagonista, tiene unos cuarenta años, vive en Madrid, “lleva una vida cómoda con un trabajo que ni le gusta ni le disgusta, sin muchas emociones y, en un momento dado, decide emocionarse, empezar a vivir de verdad”.

La obra premiada “es novela, novela”, pero se nota también que a Ovejero le encanta el cuento “y muchas de las escenas podrían ser casi cuentos independientes”, señala el autor.

Es la primera vez que escribe una novela en primera persona y reconoce que “es difícil”. Sí había utilizado esa fórmula en algunos cuentos suyos.

Los personajes de“La invención del amor viven en Madrid, y es inevitable que la crisis salga a relucir. “Hay un ambiente como de preocupación, de tensión. La empresa en la que trabaja Samuel tiene dificultades económicas, y eso le hace entrar en contacto con el mundo de los obreros, desconocido para él”, comenta Ovejero.

Este escritor ha estudiado Historia y sabe que “todas las crisis, por duras que sean, acaban pasándose, y con esta sucederá igual. Lo que pasa es que, entre medias dejará, y está dejando, muchas víctimas”.

La obra ganadora del Alfaguara fue presentada bajo el título “Triángulo imperfecto” y con el seudónimo Doppelgänger.

José Ovejero es autor también de novelas como “Añoranza del héroe”, “Huir de Palermo”, “Un mal año para Miki”, “Nunca pasa nada” y “La comedia salvaje”, que obtuvo el Premio Ramón Gómez de la Serna 2010.

En la XVI edición del Alfaguara se han recibido 802 manuscritos, lo que la convierte en la edición con más participación en la historia del Premio. España, con 342 originales, México (133) y Argentina con 99, han sido los países donde ha tenido un mayor éxito.

PERFIL
Todos los géneros

José Ovejero (Madrid, 1958) vive en Madrid y Bruselas. Ganó el Premio Ciudad de Irún 1993 con su poemario Biografía del explorador. Con su libro de viajes China para hipocondríacos, mereció el Premio Grandes Viajeros 1998, y su novela Las vidas ajenas, ganó el Premio Primavera 2005. Es autor de novelas como Añoranza del héroe, Huir de Palermo, Un mal año para Miki, Nunca pasa nada (Alfaguara, 2007) y La comedia salvaje (Alfaguara, 2009) —que obtuvo el Premio Ramón Gómez de la Serna 2010—, libros de relatos como Cuentos para salvarnos a todos, Qué raros son los hombres y Mujeres que viajan solas, y  ensayos como Escritores delincuentes (Alfaguara 2011) y La ética de la crueldad (Premio Anagrama de Ensayo 2012).

No hay comentarios:

Publicar un comentario