jueves, 23 de enero de 2014

Patizambo.

Que tiene las piernas torcidas hacia afuera y junta mucho las rodillas.

Nuestro custodio Mecmoc nos envía esta curiosa palabra que procede la fusión de los términos pata (de origen incierto, "pierna de una persona") y zambo (del latín vulgar strambus, bizco, de forma irregular, este del latín strabus, y este del griego στραβός, derivado de στρέφειν, torcer).

Escribe el genial poeta argentino Oliverio Girondo en su Rebelión de vocablos:

"De pronto, sin motivo:
graznido, palaciego,
cejijunto, microbio,
padrenuestro, dicterio;
seguidos de: incoloro,
bisiesto, tegumento,
ecuestre, Marco Polo,
patizambo, complejo;
en pos de: somormujo,
padrillo, reincidente,
herbívoro, profuso,
ambidiestro, relieve;
rodeados de: Afrodita,
núbil, huevo, ocarina,
incruento, rechupete,
diametral, pelo fuente;
en medio de: pañales,
Flavio Lacio, penates,
toronjil, nigromante,
semibreve, sevicia;
entre: cuervo, cornisa,
imberbe, garabato,
parásito, almenado,
tarambana, equilátero;
en torno de: nefando,
hierofante, guayabo,
esperpento, cofrade,
espiral, mendicante;
mientras llegan: incólume,
falaz, ritmo, pegote,
cliptodonte, resabio,
fuego fatuo, archivado;
y se acercan: macabra,
cornamusa, heresiarca,
sabandija, señuelo,
artilugio, epiceno;
en el mismo momento
que castálico, envase,
llama sexo, estertóreo,
zodiacal, disparate;
junto a sierpe... ¡no quiero!
Me resisto. Me niego.
Los que sigan viniendo
han de quedarse adentro."


No hay comentarios:

Publicar un comentario