miércoles, 19 de febrero de 2014

PROBÓSCIDE




Aparato bucal en forma de trompa o pico, dispuesto para la succión, que es propio de los insectos dípteros.

La probóscide -ojo al género de este sustantivo- tal y como indica su raíz etimológica (proviene del latínproboscis, -ĭdis, "trompa") es un apéndice alargado y tubular situado en la cabeza de un animal, empleado principalmente para comer y absorber...

...La DRAE en su definición nos recalca que se trata de un aparato propio de los insectos dípteros, aquellos que solo tienen dos alas membranosas, que son las anteriores, con las posteriores transformadas en balancines, como la mosca.

Sin embargo, como bien nos indica nuestra custodio AleMamá, esta voz y la característica asociada de tener trompa, es la que le cambió el nombre al orden zoológico de los elefantes, pese a no ser insectos precisamente. Así, de paquidermos pasaron a ser proboscidios...

Os dejamos hoy con un texto divulgativo que describe un poco la función del probóscide en los dípteros:

"...Los dípteros tienen una pieza bucal blanda llamada probóscide, un órgano en forma de trompa que se bifurca en un extremo bilobulado. La probóscide se extiende sobre superficies mojadas, como hace la mosca doméstica, y sirve para absorber fluidos gracias a la acción de una bomba en forma de fuelle que hay en la cabeza. La mosca abejorro tiene una larga probóscide que puede introducir hasta las profundidades de las flores para sorber néctar. El tábano tiene también mandíbulas y maxilas, o piezas bucales en forma de daga, con las que perfora la piel de sus huéspedes..."

Cómo la lectura nos modela el cerebro.






Para nadie es un secreto que la lectura es buena para el cerebro, pero hasta ahora no sabíamos exactamente qué es lo que ocurre en él cuando leemos una novela. «Las narraciones le dan forma a nuestra mente y, en algunos casos, definen a una persona», afirmó el Dr. Gregory S. Berns, director del Centro de Neuropolíticas de la Universidad de Emory, en Atlanta, Georgia. «Queremos saber cómo entran las narraciones al cerebro y que efecto ejercen luego sobre él», agregó. 

Ahora podemos tener una idea un poco más clara al respecto, gracias a las investigaciones de Berns y su equipo, quienes trabajaron con imágenes de Resonancia Magnética Funcional (RMf) tomadas de los cerebros de 21 estudiantes de grado mientras estos descansaban. Luego se les pidió que leyeran capítulos de la novela de suspenso Pompeya, de Robert Harris, durante nueve noches. Los cerebros de los jóvenes fueron escaneados todas las mañanas posteriores a cada noche de lectura, y luego durante los cinco días posteriores a la finalización de la lectura del libro. 

Los escaneos revelaron un inesperado aumento de la conectividad en los cerebros de los estudiantes en las cinco mañanas siguientes a la lectura y los investigadores observaron que los cambios persistieron durante cinco días después de haber terminado la obra. Las áreas de mayor conectividad fueron la corteza del lóbulo temporal izquierdo, un área asociada con la comprensión del lenguaje, y la circunvolución prerrolándica, en la parte posterior del lóbulo frontal, que se asocia a sensaciones y movimiento. 

«La parte anterior del surco de Rolando contiene neuronas que controlan el movimiento de partes del cuerpo», le explicó Berns a The Huffington Post. «La parte posterior del surco contiene neuronas que reciben información sensorial de diversas partes del cuerpo. El incremento de la conectividad fue una sorpresa que implica que, tal vez, el acto de leer pone al lector mentalmente en el cuerpo del protagonista». 

¿Cuánto tiempo duran estos cambios?. Berns respondió que eso no está tan claro, pero aventuró una primera conclusión: «Como mínimo, podemos decir que la lectura de narraciones —especialmente aquellas de historias más fuertes— reconfiguran las redes cerebrales al menos durante algunos días, lo que muestra la forma en que las narraciones permanecen con nosotros. Esto puede tener profundas implicaciones en el efecto de la lectura en los niños y la forma como les modela el cerebro», concluyó.

Etopeya

La etopeya es una figura literaria que consiste en la descripción de rasgos psicológicos o morales de una persona, como son el carácter, cualidades, virtudes, cualidades espirituales o costumbres de uno o varios personajes comunes o célebres.
Ejemplo:
Su vivir se asemeja, en el andar sin descanso, a un evangelista del civismo, cuya inmensa caída de prosélitos él viera por seis lustros alimentando muchedumbres, libertando galeotes, avizorando lejanías, fascinando mieses de pasión, aromando la extraña como propia tienda con el precioso sándalo de la bondad y del ingenio
Hay tantas maneras de describir a una persona, como puntos de vista e intenciones. Se puede describir a alguien desde el exterior como del interior; es decir, hablar de su físico o de su personalidad, es más, nos atrevemos a describirlo desde el punto de vista psicológico, destacando sus virtudes o poner en énfasis sus defectos y tal vez sus vicios, cuándo el énfasis de una descripción está puesto en los rasgos, tales como los sentimientos, las creencias, las virtudes o los defectos y en fin todo aquello que conforma la personalidad de un individuo.
La palabra etopeya, viene de las raíces griegas Ethos que significa costumbre y que ha venido a ser la base de la palabra ética y Porco que significa describir, por lo tanto, en retórica antigua la finalidad de la etopeya era la descripción de los rasgos éticos y morales de una persona; actualmente, la etopeya puede estar compuesta por otros rasgos de la personalidad, tales como la manera de ser, la manera de ver la vida, las costumbres, las diferentes actividades, la actitudes, los sentimientos, y en fin todo lo que nos parezca o llame la atención de las personas.

Justificación del uso de la etopeya
La etopeya entra dentro del mundo de la imaginación. Nos metemos en un personaje, y damos rienda suelta a las palabras que pronunciara en una situación dada. Esa técnica de construcción literaria puede ser útil, al sacar la persona de su propia perspectiva y llevarle a ver el mundo desde un enfoque diferente. La etopeya es un paso más allá de la descripción. Si en aquella describimos una persona u objeto desde un punto de vista personal, en la personificación lo describimos desde "dentro", realizando, por decirlo con otras palabras, un gesto teatral .

Tipo de composición. Definición

Etopeya: imitación del carácter de una persona. Descripción del carácter, acciones y costumbres de una persona a través de sus palabras. Para ello hemos de utilizar, obviamente, el diálogo o el monólogo, para dejar que el personaje del que queremos desarrollar el carácter "hable" por sí mismo.

Características principales

En la etopeya se imaginan las palabras de una persona y se reproducen. Se inventa el carácter. Viene a ser como el moderno monólogo dramático. Por ejemplo, "¿qué palabras pronunciaría Isabel la Católica al conquistar Granada?
El carácter que le demos puede ser histórico, legendario o literario o enteramente ficticio; en este último caso se le llama prosopopeya. Si se hace imitando a algún fallecido se denomina idolopeya.
Tracemos unas líneas que nos sirvan para dibujar el carácter de una persona:
En primer lugar debemos conocer las circunstancias que rodean a la persona dibujada. Por ejemplo, si es Cristóbal Colón en el momento de descubrir América hay que saber de la penuria pasada, de su equivocación (creía que estaba en la India, de su afán por las riquezas, etc. ) Debemos recurrir a la dramatización, el discurso directo: el personaje habla al auditorio, sin narrador intermedio. Para ello le debemos dar el lenguaje apropiado, la emoción exacta, hablar a través del discurso de sus circunstancias. El lenguaje que utilices deber ser claro, breve, con los giros propios de la época o del personaje No debes hacerle hablar como si estuviera "escrito" su monólogo: ahórrate las metáforas y demás figuras retóricas. Además no tiene que tener un final; estamos pintando un carácter, no narrando una historia Por último, piensa en el momento en el que sitúas la acción. No adelantes acontecimientos del futuro (por ejemplo, que Colón no llame "América" a lo que descubre, sino "Indias". Procura diferenciar el tiempo pasado, el presente y el futuro; que no se mezclen en las palabras de tu protagonista.

Ejemplos de Etopeya

  • Palabras de Níobe cuando sus hijos yacían muertos:
"¿Qué clase de fortuna cambio por qué otra, privada de hijos quien antes era considerada afortunada por su prole? La abundancia se convirtió en carencia, y no soy madre de un solo hijo yo que antes aparecía como madre de muchos. ¡cuán necesario hubiera sido en un principio no tenerlos antes que tenerlos para llorarlos! Quienes son privados de sus hijos son más desgraciados que quienes no los tuvieron, pues lo que llega a experimentarse aflige cuando es arrebatado.
Pero ¡ay de mí!, sufro un destino semejante al de mi padre. Soy hija de Tántalo, el cual convivía con las divinidades, pero, después del banquete, era expulsado de la compañía de los dioses, y, puesto que procedo de Tántalo, confirmo mi linaje con las desgracias. Me hice amiga de Leto y por culpa de ésta soy desgraciada, y he recibido su trato para verme privada de mis hijos, y la convivencia con la diosa desemboca para mí en desgracias. Antes de llegar a su conocimiento, yo era una madre más envidiada que Leto, pero, después de resultarle conocida, quedo privada de una prole que antes de nuestro encuentro tenía en abundancia. Y ahora yacen muertos mis hijos de uno y otro sexo, y es más difícil llorar lo que resultó ser más venerable.
¿A dónde he de dirigirme?, ¿a quiénes me dedicaré?, ¿qué clase de funeral me bastará ante la pérdida de todos mis hijos muertos?: faltan las honras ante tal número de desgracias. Pero, ¿por qué lamento estos hechos cuando me es posible pedir a los dioses que cambien en otra mi naturaleza? Conozco una única liberación de las desgracias, transformarme en aquello que nada siente. Sin embargo temo, más bien, que, aun presentando esa naturaleza, he de seguir llorando.
  • Medea contemplando a sus hijos asesinados por su mano:
"Horribles flores rojas brotan debajo de sus pacíficos rostros. Son las flores cultivadas por mi mano, mano de una madre. He dado vida, ahora también la quito, y ninguna magia puede devolver el espíritu a estos inocentes. Nunca volverán a poner sus brazos minúsculos alrededor de mi cuello, nunca su risa llevará la música de las esferas a mis oídos. Que la venganza es dulce es una mentira. Puedo haber herido el corazón de Jasón con estos asesinatos, pero he maldecido completamente mi propia alma. Para siempre estaré maldita. Pasaré mis restantes días en el cuerpo de una mujer con el alma desgraciada y vacía de una gorgona."
(traducción libre de los Progymnasmata de Edward Pate)

Recursos que se pueden emplear en la etopeya

Puedes dar vida a través de las palabras a objetos o cosas inanimadas. A esto se le llama personificación. También lo contrario: representar a las personas como objetos inanimados. Es lo que se conoce como antiprosopopeya. Puedes aprovechar el estilo directo para describir el carácter de la persona.

Viernes

El día de la semana que hoy conocemos como viernes se nombró originariamente en honor de la diosa Venus.
Viernes procede de la expresión latina Veneris dies, o sea, ‘día de Venus’; pero antes de llegar a la forma actual tuvo que dar algún que otro paso. La palabra dies(‘día’) era opcional en latín, de manera parecida a como hoy podemos decir el mes de agosto o, simplemente, agosto. El castellano viernes desechó la palabra día, que, sin embargo, se conservó en otras lenguas románicas:
  • Catalán: divendres
  • Francés: vendredi
  • Italiano: vener
Vemos además en los ejemplos de arriba que la palabra en cuestión se traía un cierto baile, porque lo mismo se podía poner antes o después del nombre de Venus.
La Venus Verticordia de Dante Rossetti
La Venus Verticordia de Dante Rossetti
No acabaron aquí los cambios en el paso del latín al castellano. Veneris era palabra esdrújula (véneris). Como consecuencia, la segunda e se pronunciaba muy débil. Prueba a pronunciar típico muy deprisa y comiéndote la segunda i; verás cómo apenas se nota. Esto es una muestra de que hoy siguen funcionando los mismos mecanismos fonéticos.
El caso es que los hablantes acabaron comiéndose del todo la segunda e deveneris. Todavía hoy tenemos un testimonio de este estadio en el nombre de este día de la semana en gallego: venres. A juzgar por el resultado, esa pronunciación no tenía mayor dificultad para los gallegos, pero por alguna razón a los órganos fonadores castellanos se les atragantaba en época medieval, así que acabaron dándoles la vuelta a las consonantes.
Solo queda por explicar un paso que me he saltado antes para no complicar más las cosas: la e que se pronunciaba acentuada diptongó y se convirtió en -ie-. Todavía hoy podemos apreciar este cambio fonético en alternancias como la defregar/friego, que dependen de dónde recaiga el acento en la pronunciación.
Para terminar puede ser interesante que leamos juntos el artículo de Covarrubias para la palabra viernes en su Tesoro de la lengua castellana o española, que fue el primer diccionario del español:
VIERNES, vno de los dias de la semana, dicho assi por los Gentiles, en honor de la diosa Venus, o del planeta Venus. La Iglesia Catolica le dio nombre de sexta feria, y en ella hazemos remembrança de la passion, y muerte de nuestro Redemptor Iesu Christo, y con mas particularidad el dia del Viernes Santo. Los Viernes por esta razon, son dias de penitencia, y nos abstenemos de comer carne y grosura, y fuera de los Religiosos, muchos seglares deuotos añaden el ayuno. Prouerbio. Achaques al Viernes por no ayunarle. La semana que no tiene Viernes. Todas le tienen, pero en razon de la abstinencia dezimos no auer Viernes, quando la Pasqua de Nauidad cae en este dia.
Y ya está, esta era la curiosa historia del paso desde veneris dies hasta viernes.
http://blog.lengua-e.com/category/lexico/

Las mejores poesías del mundo.



Sentirnos vivos. Compartir la vida. Tocar e impregnarnos de belleza en la belleza o encontrarla en sus opuestos. Esas podrían ser tres respuestas a la pregunta ¿Qué ha movido a las distintas civilizaciones, en distintos tiempos, lenguas y circunstancias (viajes, guerras, religiones, auges y caídas) a escribir -o a cantar- Poesía? con la cual abre la Antología Cátedra de Poesía de las Letras Universales. Uno de los libros con que la editorial celebra los 30 años de dicha colección. Un clásico. Libros que recuerdan, rescatan o descubren poemas y poetas cuyas palabras retratan el alma humana, permiten el reencuentro del individuo consigo mismo. Esta edición especial es un regalo. La edición, a cargo de José Francisco Ruiz Casanova, reúne obras del griego, el latín, el chino, el italiano, el rumano, el alemán, el inglés, el español y muchas lenguas más.
Desde los cantos de la Iliada, de Homero, hasta los poemas de Aldous Huxley y Anna Ajmátova. Escritores clásicos y modernos, poemas que cantan a todo y a todos. Esta selección es una antología de entre los más de 470 títulos que conforman la colección Letras Universales. 1014 páginas de historia literaria. Como el Canto I del Infierno de la Divina comedia, de Dante Aligheri
A mita del camino de la vida,
en una selva oscura me encontraba
porque mi ruta había extraviado.

¡Cuán dura cosa es decir cuál era
esta salvaje selva, áspera y fuerte
que me vuelve el temor al pensamiento!

Es tan amarga casi cual la muerte;
mas por tratar del bien que allí encontré,
de otras cosas diré que me ocurrieron.

Yo no sé repetir cómo entré en ella
pues tan dormido me hallaba en el punto
que abandoné la senda verdadera.

Es el comienzo de una de las obras esenciales de la literatura. Junto a Dante figuran  Tirteo, Safo, Anacreonte, Rufino, Lucrecio, Virgilio, Horacio, Lu Ji o Emily Dickinson con poemas como Sobrevivimos al amor, como a otras cosas:
Sobrevivimos al amor, como a otras cosas
Y en el cajón lo guardamos -
Hasta que toma un aire Antiguo -
Como trajes usados por los Grandes Señores.

Una antología que invita a la tarea feliz de leer cada día un poema.
Antología Cátedra de Poesía de las Letras Universales. Edición e introducción de José Francisco Ruiz Casanova. Varios autores. Cátedra. 1028 páginas.

La literatura como testigo para no repetir la violencia en Colombia.

Un estudio de la Universidad Nacional revela que en los años 50 un silencio de facto ocultó las heridas y la verdad de los novelistas no se tradujo en justicia y reparación

La investigación de la antropóloga Myriam Jimeno resultan reveladora por las lecciones que hoy no pueden repetirse en aras de la memoria de las víctimas, un tema que está en el centro de las negociaciones de paz con las FARC


Ahora que Colombia parece estar más cerca de cerrar un conflicto de 50 años con las guerrillas, los resultados de una investigación realizada por la antropóloga colombiana Myriam Jimeno, que revisó en detalle cómo se narró el conflicto colombiano durante la época conocida como La Violencia –un periodo entre 1946 y 1966 en el que se enfrentaron el partido liberal y el conservador–, resultan reveladores por las lecciones que hoy no pueden repetirse en aras de la memoria de las víctimas, un tema que está en el centro de las negociaciones de paz con las FARC. Una de las conclusiones es que un silencio de facto ocultó las heridas y la verdad de los novelistas no se tradujo en justicia y reparación.
Una de las conclusiones es que un silencio de facto ocultó las heridas y la verdad de los novelistas no se tradujo en justicia y reparación.
Según los inventarios, cerca de 74 novelas contaron la extrema violencia que Colombia vivió en los años 50, una proliferación literaria que para Jimeno deja ver “una gran angustia por dar a conocer esa violencia”. Pero en este caso no se trata de ficción. “Todas las novelas que estudié tienen un alto sello testimonial y se basan en hechos verídicos”, asegura la antropóloga, profesora de la Universidad Nacional en cuyo periódico, UN, dio a conocer su estudio bajo el título de Novelas de la violencia y la verdad que no se asumió.
Jimeno eligió cuatro novelas y una crónica cuyo punto en común es que fueron escritas en ese momento de la historia de Colombia y que además reflejan lo vivido en distintas regiones del país donde se ensañó la violencia bipartidista. En la lista hay desde consumados escritores como Eduardo Caballero Calderón (El Cristo de Espaldas, 1952, la historia de un cura que pretendía que liberales y conservadores no se mataran), pasando por Daniel Caicedo (Viento Seco, 1953, un médico destacado pero sin entrenamiento literario que cuenta los sufrimientos a los que se enfrentó una familia campesina atacada por la policía del gobierno, masacrada y desplazada).
Otra de las novelas, Lo que el cielo no perdona (1954), la escribe el cura Fidel Blandón. “Es una especie de híbrido donde por un lado el autor intenta tener la estructura de novela, pero por otro, inserta pedazos testimoniales, cartas y fotos de masacres. Blandón denuncia la manera como la policía y las autoridades locales impulsaron la violencia contra los campesinos liberales de esa época. Sobresale en este listado,La guerrilla del Llano (1955), una crónica larga que no es otra cosa que las memorias de Eduardo Franco Isaza, integrante de las guerrillas del oriente el país.
Muchos de estos libros fueron editados fuera de Colombia y empezaron a circular en el país casi de una manera clandestina. Lo curioso es que con el tiempo, algunos de esos textos fueron incorporados a la literatura escolar.
Entre los hallazgos de Jimeno está que el 85% por ciento de las novelas escritas durante La Violencia, adoptaron el punto de vista de los perseguidos, que en ese momento tenían la connotación de ser partidistas, esto quiere decir, liberales.
Entre los hallazgos de Jimeno está que el 85% por ciento de las novelas escritas durante La Violencia, adoptaron el punto de vista de los perseguidos, que en ese momento tenían la connotación de ser partidistas, esto quiere decir, liberales. “Esas novelas no ahorraron ningún recurso en su narrativa en hacer descripciones extraordinariamente detalladas y crueles, para mostrar la relación de lo que ocurría con las autoridades del momento”, dice Jimeno, cuyo análisis tiene una mirada antropológica y social, no literaria.
Para la investigadora, fue precisamente esa descripción tan cruel la que logró una altísima eficacia moral y simbólica entre los lectores, ya que produjo repudio frente a los agresores. “Desde el punto literario puede parecer un exceso de sangre pero es un recurso muy importante para que los lectores se identifiquen con el dolor de esas víctimas. Estas novelas crearon para la posteridad una narrativa de censura de las autoridades”.
La gran pregunta es por qué estos colombianos usaron la novela para narrar la violencia. Hay dos razones. Primero hubo una cesura oficial en la prensa y la radio durante todos esos años. La televisión llegó tardíamente y también fue censurada. Y segundo, porque este género literario era muy usado en América Latina como medio de denuncia de condiciones sociales opresivas o excesivas.
Pero este esfuerzo por contar la verdad de la violencia no se dio de una manera suficientemente pública y contundente, ya que no se tradujo en justicia y reparación. “Eso es lo que estamos tratando de que no se repita hoy”, dice Jimeno. Es cierto que la literatura se convirtió en el canal de expresión de lo que estaba ocurriendo, sin embargo, estas novelas circularon de mano en mano “sin que hubiera nunca un proceso público y claro de ventilar lo ocurrido y de sanar las heridas”.
En Colombia, entre 1958 y 1974 se dio un pacto entre liberales y conservadores que le ayudó al país, desde el punto de vista político, a salir de la violencia. Pero ese pacto –dice Jimeno– también implicó un gran rechazo a que se hablara públicamente de lo que ocurrió. Y esa es precisamente una de las grandes lecciones que quedan de ese pasado. “Es necesario discutir, escuchar, abrir canales en que las propias víctimas expresen lo ocurrido y que en esa expresión se pueda encontrar la reconciliación de toda la sociedad colombiana”.
Esto es algo que viene sucediendo, en parte, a través de organizaciones de víctimas y del Centro Nacional de Memoria Histórica, que es una iniciativa del gobierno. “Pero todos los colombianos tienen que acompañar esas expresiones porque es la manera de reconocer que ha habido graves errores que no pueden repetirse”.


Cuatro Nobel festejarán centenario de Octavio Paz.



    El festejo incluye ediciones especiales, reediciones, obras facsimilares, exposiciones, antologías y diálogos en torno al pensamiento de Paz
CIUDAD DE MÉXICO (18/FEB/2014).- Cuatro Premio Nobel de Literatura, tres de ellos estarán durante marzo en México: Derek Walcott, Wole Soyinka y Jean-Marie Gustave Le Clézio, así como otro en Madrid, que es el caso de Mario Vargas Llosa, son algunos de los principales invitados a la conmemoración del Centenario de Octavio Paz que comenzará en marzo.

Tal festejo incluye ediciones especiales, reediciones, obras facsimilares, exposiciones, antologías y diálogos en torno al pensamiento y la obra del Premio Nobel de Literatura 1990.

Dentro del programa conmemorativo que hoy fue presentado en el Palacio de Bellas Artes por el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayfet, destacan dos antologías dirigidas a estudiantes mexicanos, una que editará la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) y otra coeditada por la Dirección General de Publicaciones de Conaculta con la Cámara de Senadores, que recogen algunos de sus principales textos y materiales que consideran de gran impacto para adentrase a su obra.

En la presentación de las actividades festivas en torno a la figura del escritor, poeta y ensayista mexicano nacido en 1914, el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa dio cuenta de la participación de grandes escritores que se reunirán, especialmente en marzo, para celebrar la vida y la obra de Paz.

En los recitales de poesía, mesas de reflexión, conferencias, presentaciones de libros y otras actividades que tendrán lugar a partir del jueves 20 de marzo en diversas sedes de la ciudad de México, destaca también la participación de Jorge Edwards, Enrique Fierro, Juan Goytisolo, Celso Lafer, Norman Manea, Julio María Sanguinetti, Charles Simic, Danubio Torres, Mark Strand, Anthony Stanton, Hugo J. Verani, Ida Vitali y Eliot Weinberger.

Entre las ediciones especiales que se realizarán, destaca la edición facsimilar de "Viento entero", una obra singular de Octavio Paz que sólo fue editada en la India con muy pocos ejemplares, todos firmados por el Nobel y que Marie Jo Paz ha autorizado que se reproduzca con una nota introductoria de Paz en la que él mismo puntualiza los temas que aborda en ese poema de amor.

Habrá dos exposiciones, una en el Palacio de Bellas Artes, a partir del 1 de septiembre, que lleva por título "Un soplo de luz. Octavio Paz y el mundo del arte" que incluirá obra de galerías y museos nacionales e internacionales curada por Héctor Tajonar y con museografía de Miguel Fernández Félix; y una segunda en la Biblioteca de México, que se conformará con más de 200 ejemplares de primeras ediciones de todas las obras de Octavio Paz y de los libros que hizo de arte con artistas. Todas las obras provienen de las bibliotecas personales de la Biblioteca de México y algunos ejemplares de la colección particular de la viuda del poeta.

España buscará los restos de Miguel de Cervantes.







  • Cervantes murió a los 69 años, con esto se facilitaría el trabajo de los peritos al momento de diferenciar y clasificar sus huesos
  • Se usará la tecnología ofrecida por un georadar y una vez elaborado el mapa de las fosas, arqueólogos comenzarán el análisis de los cuerpos
MADRID, ESPAÑA (18/FEB/2014).- España iniciará próximamente la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes, el escritor español más universal de la historia, en un convento de Madrid casi cuatro siglos después de su muerte.

La iniciativa salió adelante gracias al acuerdo entre varias instituciones públicas y privadas para financiar la expedición. Los trabajos, que puede alargarse durante varios meses, cuentan con el aval del Ayuntamiento de Madrid, además de los preceptivos permisos del gobierno regional y el arzobispado de la ciudad, según informó a una persona ligada al proyecto que habló bajo condición de anonimato porque el anuncio todavía no se había hecho público.

El coste previsto de la operación será de 100 mil euros (137 mil 604 dólares).

Casi todo se sabe de la vida de Cervantes y de su obra cumbre "El Quijote", pero el paradero de sus restos sigue siendo un misterio. El autor español murió en 1616. En 2015 se cumplirán 400 años de la publicación de la segunda parte de "El Quijote" y en 2016, el cuarto centenario de su fallecimiento.

La empresa que ahora ampara el área de cultura del Ayuntamiento madrileño fue presentada por el historiador y escritor español Fernando Prado en 2011. En ese entonces Prado dijo que la historia tiene suficientemente bien documentado el entierro de Cervantes, que ocurrió en el convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid.

Una placa conmemorativa en la fachada del lugar recuerda que el genial escritor, para muchos considerado el gran novelista de la lengua española de la historia y uno de sus principales revitalizadores, recibió sepultura en dicho convento.

Sin embargo, sus restos se perdieron en el tiempo. Se desconoce si el féretro de Cervantes fue llevado a otro lugar en el subsuelo o si sus huesos fueron hacinados junto a los restos de otras monjas luego de que se terminaran los trabajos de ampliación del convento, que concluyeron a finales del siglo XVII.

El plan de búsqueda contempla dos fases. En la primera se usará la tecnología ofrecida por un georadar, una herramienta habitual en la prospección no destructiva del subsuelo. La máquina barrerá el convento para identificar enterramientos individuales, colectivos, cavidades y criptas.

Una vez elaborado el mapa de las fosas, arqueólogos y forenses comenzarán el análisis de los cuerpos encontrados. El equipo forense estará liderado por sociedad científica Aranzadi de Francisco Etxebarría, quien participó en la autopsia que confirmó el suicidio del ex presidente chileno Salvador Allende.

Según lo explicó Prado en su momento, el cuerpo de Cervantes sería relativamente fácil de identificar. El autor español perdió la movilidad de su brazo izquierdo por unas heridas sufridas en la célebre batalla de Lepanto, que en 1571 enfrentó a los turcos otomanos y a la llamada Liga Santa, encabezada por España.

Otra de las particularidades es que murió a los 69 años, una edad muy avanzada para la época. Ello facilitaría el trabajo de los peritos al momento de diferenciar y clasificar los huesos del autor que podrían haberse mezclados con los de otros fallecidos.

"Don Miguel de Cervantes es el español más universal de toda la historia", dijo Prado en 2011. "Pero nadie ha intentado jamás recuperar sus restos para darle una tumba y un nombre. Ahora los medios científicos y técnicos lo permiten y hay que intentarlo".

miércoles, 12 de febrero de 2014

Comuña



1. Trigo mezclado con centeno.
2. Aparcería, principalmente de ganados.
3. Camuña

Comuña es un interesante vocablo que proviene del latín communĭa, plural neutro de commūnis, "común".

En su primera acepción, ligada a su origen etimológico, denomina el trigo mezclado con el centeno en un espacio "común" de convivencia...

En la segunda acepción se emplea en Asturias como sinónimo de aparcería, contrato de sociedad para repartir productos o beneficios del ganado entre el propietario de este y el que lo cuida o recría.

Por último, de comuña deriva también camuña, voz con que se designa cualquier clase de semilla, menos trigo, centeno o cebada...

Nuestro custodio Altafulla nos propone la cita para esta palabra:

"Emilio Torres Pérez, en su obra “El Testamento de un Pueblo de Castilla” nos cuenta con rico vocabulario rural:

“…Dicen los viejos que eran tiempos difíciles en que estaba todo controlado y había que dar relación de lo sembrado y de ello se hacia el “cupo” que era algo así como la cantidad de cereales que tenían que entregar según lo sembrado. Allí en la Hermandad estaba todo el tinglado y era el lugar donde, quien más quien menos, iba a suplicar al Secretario que no le pusiera tanto, que él no llegaba., … tiempos de hambre y penuria cuando el racionamiento, pero siempre había algo que vender: huevos, quesos o algo de comuña, el caso era sacar unas perrillas para seguir,… se sembraba un poco de todo: unas lentejas, unos yeros, los titos, la esparceta, unas obradas de cebada y avena para el ganado, unas alubias o fréjoles, patatas…”

Cortázar: juego y responsabilidad ante el destino

Jesús Castañón Rodríguez, Idioma y Deporte 



En 2014 se celebra el centenario del nacimiento de Julio Cortázar, uno de los grandes autores de la narrativa del siglo XX. Destacó por la renovación de técnicas y formas de presentar el orden de los hechos y por conceder una gran importancia al humor, la música y el juego en sus escritos. Este componente lúdico constituía una forma de riqueza de la expresión y un nuevo enfoque para dar forma a la intuición de la realidad, según explicó en clases de literatura que impartió en la Universidad de Berkeley. Perfil deportivo

Su perfil deportivo acogió aficiones que se vieron condicionadas por la responsabilidad ante el destino y la picardía en el juego para avanzar hacia otros ámbitos.

Como consecuencia del primer principio, Julio Cortázar demostró falta de interés por los deportes colectivos, al considerar que en ellos se diluía la responsabilidad de los actos individuales. Razón por la que en diversas entrevistas mostró un menor interé por el béisbol, el rugby y el fútbol, aunque se declaró hincha de Banfield, y centró su preferencia por deportes que enfrentaban dos destinos individuales el uno contra el otro, caso del tenis y el boxeo.

Y el segundo principio, hizo que el autor presentara, entre 1956 y 1982, diversas situaciones deportivas relacionadas con el ajedrez, el automovilismo, el boxeo, el ciclismo y el fútbol, para acabar llegando a otros ámbitos sociales con una nueva mirada. Las referencias al ajedrez son empleadas enDel sentimiento de no estar del todo para ejemplificar la lucha entre el hombre y el niño que, mediante el juego, descoloca el orden tradicional para acabar llegando a otro nuevo.

El automovilismo, en Lucas, su patrioterismo con el uso de referencias al piloto de fórmula 1 Juan Manuel Fangio como juego dialéctico para marcar la superioridad de Argentina en una conversación.

El ciclismo se registra en Ciclismo en Grignan como un juego para la picardía orientada hacia el erotismo.

El fútbol sirve como elemento para expresar los recuerdos adolescentes o del pasado, según ocurre al ambientar las conversaciones de personajes como Oliveira y Remorino en Rayuela, y para explicar diversas ideas en La vuelta al día en ochenta mundos, como la permanente búsqueda de una forma de expresión gracias a la improvisación y la suficiencia.

El boxeo acaparó su atención a lo largo de toda su vida, como escritor, locutor radiofónico y cronista especializado. Lo concibió como un espectáculo estético al que aplicar una nueva mirada artística y compartió con el automovilismo enLucas, su patrioterismo, su empleo como recurso para la confrontación dialéctica a la hora de mostrar la superioridad de Argentina gracias a referencias sobre Firpo, Suárez y Monzón.

Aportó tres aspectos. En primer lugar, la conversión de una afición infantil en una mirada artística, más allá de la violencia. Cortázar asistió como espectador de combates al estadio de Luna Park con un libro bajo el brazo y admiró las cualidades pugilísticas de los estadounidenses Sugar Ray Robinson y Cassius Clay y los argentinos Luis ángel Firpo, Nicolino Locche, Carlos Monzón, Justo Suárez y Juan Yepes. Consideró el pugilismo como forma elevada del arte entre dos personas y acto de responsabilidad ante el destino, según escribió en El noble arte. Mostró su predilección por la técnica, la danza del púgil y, sobre todo, por la habilidad para llegar a vencer siendo más débil. Son unas claves que aparecen ejemplificadas en Descripción de un combate o a buen entendedor, relato sobre el combate de regreso de Juan Yepes en el Luna Park en el que muestra el silencio admirativo roto por no hacer una pelea como fino estilista y recibir un duro castigo hasta caer fulminado sobre el cuadrilátero.

En segundo lugar, el relato de la estética de la derrota deportiva de Argentina ante Estados Unidos, con el recuerdo del combate de 1923 entre Luis ángel Firpo y Jack Dempsey en La vuelta al día en ochenta mundos, así como de la figura del brillante y simpático Justo Suárez en Torito.

Y en tercer lugar, el uso del deporte como elemento para ambientar otras historias de carácter dramático o alegórico. Es el caso del recuerdo de la pelea entre Carlos Monzón y José "Mantequilla" Nápoles en París para narrar la historia de tema político y policial recogida en el cuento La noche de Mantequilla. Según expuso en el prólogo de Historias de Cronopios y de Famas, Cortázar fue locutor en París en 1951. Desempeñó la función de traductor de Actualidades Francesas para las radios de América Latina y se encargó de la transmisión radiofónica de un combate para Argentina y México.

Y como periodista escribió la crónica del combate entre Miguel Angel Castellini y Doc Holliday que publicó el semanario El Gráfico el 10 de abril de 1973. En ella destacó la necesidad de la alegría para dar belleza al boxeo y la obligación de la celebración y el festejo para que el deporte llegue a ser un espectáculo estético.

Epílogo
En los escritos deportivos de Julio Cortázar están presentes diversas angustias personales y la huida a golpes de la confusión generada por la vida moderna hasta encontrar vías de esperanza, una idea del siglo XX también presente en actores del cine mudo como Charles Chaplin y Buster Keaton.

Halló en el deporte un elemento útil para encontrar una nueva expresión literaria a la hora de ambientar recuerdos del pasado, construir metáforas basadas en la vida cotidiana y condensar emociones con intensidad.

Referencias bibliográficas

áLVAREZ GARRIGA, C.: Julio Cortázar: clases de literatura, Berkeley, 1980. Madrid: Alfaguara, 2013.

CORTáZAR, J.: Rayuela. Buenos Aires: Sudamericana, 1963.
 — Torito, Ceremonias. Barcelona: Seix Barral, 1968.

— La vuelta al día en ochenta mundos.México DF: Siglo XXI, 1967.

— El noble arte, La vuelta al día en ochenta mundos. México DF: Siglo XXI, 1967.

— Lucas, su patrioterismo, Un tal Lucas.Madrid: Afaguara, 1979

— La noche de Mantequilla, Alguien que anda por ahí. Madrid: Afaguara, 1977.

— Segundo viaje, Deshoras. Madrid: Afaguara, 1982.

— Un triunfo con algunas nubes, El Gráfico, Buenos Aires, 10 de abril de 1973.

— «Prólogo», Historia de Cronopios y de Famas. Buenos Aires: Minotauro, 1962.

— «Descripción de un combate o a buen entendedor», último round. México DF: Siglo XXI, 1969.

— «Ciclismo en Grignan», último round.México DF: Siglo XXI, 1969.
— CRESPO, A. L. (Compilador): Confieso que he vivido y otras entrevistas. Buenos Aires: LC Editor, 1995.

«Escrito en el ring», Olé, Buenos Aires, 26 de agosto de 2000.

— MORALES, E.: «Julio Cortázar, el boxeo, la realidad y la fantasía», Izquierdazo, México, 28 de junio de 2013.

— PARROTTINO, R.: «Julio Cortázar, historia de puños y de letras», El Gráfico, Buenos Aires, 12 de febrero de 2009.

— RISCO, A. M.: «Variaciones del "juego profundo": Torito y Segundos afuera», Revista Borradores, VIII—IX, Universidad Nacional de Río Cuarto, 2008, pp. 1-17.

TRILLA, A.: Cortázar: el boxeo y el jazz, dos pasiones de cronopios, Madrid, 1983. 

Dorica Castra


En literaturadorica castra –pronunciada 'ðo.ɾi.ka 'kas.tɾa, según el Alfabeto Fonético Internacional (AFI)– es una versión particular de anadiplosiscaracterizada no por repetición de una palabra al principio de la unidad sintácticasiguiente, sino por reiteración de un sonido del final de una unidad en el comienzo de la dicción próxima.

La propia locución dorica castra constituye esa figura retórica, pues el sonido caal final de dorica se repite en el inicio de castra. Por su efecto sonoro, estavariante de anadiplosis se usa particularmente en la poesía latina. En francés el ejemplo más conocido es el de un cuento o ronda infantilTres pequeños gatos,transcrito líneas abajo.

«Divinum vinum, Francisca!»
— Charles Baudelaire, Les Fleurs du mal, Franciscæ meæ laudes
«Tres pequeños gatos, tres pequeños gatos, tres pequeños gatos, gatos, gatos
Sombrero de paja, sombrero de paja, sombrero de paja, paja, paja
Estera, estera, estera, tera, tera» (Tres pequeños gato

En relación con la caída de Troya (hoy en Turquía), lugar de batalla donde acamparon las bandas de dólopes –suroeste de Tesalia (Grecia)–, donde se ubica el caballo de Troya.1 Significa campamento (bélicodorio. Se relata en laEneida, de Virgilio, página 172, versos 27 y 28:
panduntur portae, iuuat ire et Dorica castra / desertosque uidere locos litusque relictum
Traducción: Se descorren de par en par las puertas. Disfruta en salir y examinar el campamento dorio y en ver las posiciones desiertas y la playa abandonada.