domingo, 30 de marzo de 2014

CHASQUI



1. En el Imperio incaico, mensajero que transmitía órdenes y noticias.
2. Emisario, correo.

Chasqui es un sustantivo de origen quechua, procediendo concretamente del término chaskij, "aquel que da y recibe", siendo en origen el mensajero personal del Inca, que comunicaba todo tipo de noticias e información. La voz evolucionó posteriormente para designar todo tipo de emisarios o correos en América Meridional.

Miguel Cané
 en su obra Sobre Venezuela y Colombia, emplea esta palabra:

"...Fue así como se encontró en Salta, donde se entró a servir a un arriero viejo y conocido, acompañándole a llevar una recua a Bolivia. Allí se quedó algunos años y luego, siempre en su oficio, pasó al Perú, se hizo con un pequeño capital, que bien pronto el juego disipó; obligado a volver al trabajo, tomó la profesión de chasqui o propio, para lo que lo hacía idóneo su fuerza infatigable para andar a caballo, o más propiamente, en mula. Pero ese oficio, en un tierra donde el indio marcha más rápidamente que la bestia y puede pasar por sitios donde aquella no se arriesga, no era por cierto muy lucrativo..."

Existe, por cierto, una locución verbal empleada en Ecuador relacionada con la voz de hoy: hacer chasqui, con el significado de pasar de mano en mano materiales de construcción para trasladarlos de un lugar a otro.

Cien años de Bohumil Hrabal.


    Expulsado de gremios de escritores en los sesenta, paradójicamente con el paso de los años se consagró como el escritor de culto que ahora es
GUADALAJARA, JALISCO (27/MAR/2014).- Este viernes, Bohumil Hrabal habría cumplido cien años, y cuando los temas son esquivos y los motivos faltan, un centenario ofrece algo más que un pretexto para traerlo a la memoria y esgrimir unas notas breves sobre él, sobre su obra.

Hrabal representa por sí mismo al hombre y la cosmovisión de la Europa Central de la postguerra. Su obra y su biografía no pueden ser ajenas a los espasmos geopolíticos. Su patria, Checoslovaquia, ha sido muestra de esas convulsiones caprichosas: primero fue parte del Imperio austrohúngaro hasta la primera guerra mundial; después, desde 1918 se instaura como un territorio independiente (llamada propiamente Checoslovaquia, ahora sí); durante la segunda guerra mundial fue parte de Alemania por un breve periodo; y en 1993 termina dividiéndose en la República Checa, y Eslovaquia. 

Este reacomodo repercute,  sin duda en la producción literaria de Hrabal, quien se ve obligado en varias ocasiones a dejar de publicar, o a hacerlo solamente fuera de su país. Durante la ocupación Rusa a Checoslovaquia en 1968, Hrabal fue censurado, expulsado de gremios de escritores, repudiado por corrientes literarias y, en fin, con todo ello, involuntariamente consagrado como el escritor de culto que ahora es.

Bohumil Hrabal escribe lo común desde lo atípico, desde la excepción. Su obra incluye una exquisita y puntual observación de lo cotidiano, pero sin ceder a la tentación del cuadro de costumbres, sino que lo reviste de un humor que transita entre el surrealismo y el absurdo. Se angustia y se ríe porque escribe desde una lúcida apropiación de su tiempo y del estado de ánimo de la Checoslovaquia de la segunda mitad del siglo XX.

‘Alondras en el Alambre’,  su primera novela, se publicó en 1963 cuando Hrabal casi había llegado a los cincuenta años, lo que lo incluye entre los escritores que comenzaron formalmente su carrera literaria a una edad madura. Quizá fue porque, como alguna vez dijera el portugués José Saramago, “[antes] no tenía nada que decir”. En los más de treinta años siguientes, la obra de Bohumil Hrabal se multiplicó de manera exponencial no sólo en títulos sino en temas, tramas y experimentaciones. Regresó siempre a su estilo más reconocible: el collage, la superposición de anécdotas e historias, pero hizo también incursiones en formas narrativas más convencionales como es el caso de ‘Trenes rigurosamente vigilados’, cuya adaptación cinematográfica obtuvo en 1966 el Óscar a la mejor película extranjera.

Si este centenario es motivo para invitar a los lectores a acudir a la obra de Bohumil, hay que incluir en esta invitación por lo menos dos textos más con carácter de imprescindibles: ‘Yo serví al rey de Inglaterra’, que narra el devenir de un camarero que es testigo de hechos que conformaron la historia; y ‘Una soledad demasiado ruidosa’ un monólogo en el que, en boca de un obrero, expresa su postura sobre el papel del hombre común ante la posmodernidad. Ambos títulos existen en español editados por Galaxia Gutemberg, aunque a decir verdad no son particularmente sencillos de conseguir.

El alejamiento en el que se mantenía respecto a la fama y la sociedad, hace que aun hoy sea difícil saber si su muerte fue accidente o suicidio. Bohumil Hrabal murió a la edad de 83 años al caer de un quinto piso mientras alimentaba a unas aves. No pocas son las razones para creer que no fue accidental. Aunque, qué diferencia habría, las circunstancias de su muerte no modifican el corpus bibliográfico que construyó en tres décadas y que lo convierte en un autor que hay que leer para comprender una época, una cosmovisión, y una tradición literaria de la que conocemos Franz Kafka y a Milan Kundera como los referentes más visibles, y sin embargo muy distintos entre sí. Bohumil viene entonces a completar el cuadro.

El centenario de Hrabal se une a otros dos que nos son mucho más próximos, el de Octavio Paz a celebrarse el 31 de marzo, y el de Julio Cortázar que será el 26 de agosto. 2014 se convierte en un año para leer o releer clásicos vigentes u olvidados. Para los que conocen ya a Bohumil Hrabal, quizá releerlo los devuelva a la sensación de esos personajes que están en una recicladora de papel, o haciendo de guardagujas durante la ocupación nazi en Checoslovaquia. Para los que no lo conocían hasta ahora, podrían comenzar por ‘Trenes rigurosamente vigilados’ y ‘Yo serví al rey de Inglaterra’, y compararlas con las versiones cinematográficas que el director Jiři Menzel, hiciera en 1966 y 2006 respectivamente.

Sea por el centenario de su nacimiento, o por el medio siglo de ‘Alondras en el alambre’, leer a Bohumil Hrabal es un excelente proyecto para los próximos días de asueto, y ya en ese plan de celebración habrá que incluir en lista del festejo a ‘Rayuela’, ‘El perseguidor’, ‘Piedra de sol’, ‘El Arco y la Lira’.

Guadalajara celebrará el Día Mundial del Libro.




    En el evento, habrá una lectura en voz alta en memoria del escritor mexicano José Emilio Pacheco; será el próximo 29 de abril en la Rambla Cataluña
GUADALAJARA, JALISCO (28/MAR/2014).-  Con motivo del Día Mundial del Libro, se llevará a cabo la lectura en voz alta de la novela ''Las batallas en el desierto'', del escritor mexicano José Emilio Pacheco, el próximo 29 de abril en la Rambla Cataluña, ubicada a un costado del Museo de las Artes.
 
Lo anterior, luego de que la novela corta de Pacheco fue elegida por los lectores mediante una votación que se realizó del jueves 20 al miércoles 26 de marzo en el sitio web de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. 

''Las batallas en el desierto'' fue el título con mayor número de votos, 30 mil 632, en una terna que se completó con el poemario ''Nuevo álbum de zoología'', con 28 mil 468 votos, y el libro de cuentos ''El principio del placer'', con cuatro mil 421.
 
La lectura en voz alta, que tiene lugar en memoria del escritor mexicano fallecido en enero pasado, es organizada por la FIL de Guadalajara, y se extenderá a otros municipios de Jalisco y estados de la República mexicana.
 
A lo largo de la jornada, Radio Universidad de Guadalajara realizará una cobertura especial, con enlaces en vivo, además de una pequeña Feria del Libro.
 
Tras el maratón de lectura, que se llevará a cabo de 9:30 a 20:30 horas, los escritores Benito Taibo y Xavier Velasco participarán en la mesa ''La ciudad y la memoria'', en las instalaciones del Museo de las Artes, de la Universidad de Guadalajara, ubicado a un costado de la Rambla Cataluña.
 
Debido a que el 23 de abril, fecha instituida por la Unesco para la celebración del Día Mundial del Libro, es parte del periodo vacacional, la lectura será el martes 29 de abril en la Rambla Cataluña, y en más de 80 sedes de Jalisco y otros estados.

México se rinde ante Octavio Paz, su poeta más querido.





    Intelectuales se reúnen para recordar al escritor en el centenario de su nacimiento
CIUDAD DE MÉXICO (30/MAR/2014).-  Octavio Paz es el poeta mexicano más reconocido en el mundo y uno de los más venerados, y es por ello que el país se rinde ante su figura con una serie de actividades convocadas para festejar este lunes los cien años de su nacimiento.

Los homenajes oficiales comenzaron el pasado 20 de marzo en el Congreso mexicano con una sesión solemne en la que su viuda, Marie Jose Tremini, recibió una medalla conmemorativa.

También se presentó un sello conmemorativo del centenario, así como un billete de lotería que se jugó el pasado 28 de marzo.

La reflexión sobre la figura del ganador del Premio Nobel de Literatura en 1990 fue otro de los aspectos que se destacó con charlas y ponencias, especialmente en el encuentro intelectual "Octavio Paz y el mundo del siglo XXI", celebrado el jueves y viernes pasados.

En él participaron intelectuales y pensadores como Hugh Thomas, Ian Buruma, David Brading, Miguel León-Portilla, Tzvetan Todorov, Jean Meyer, Norman Manea, Juan Goytisolo, Héctor Aguilar Camín, Mark Lilla, Michael Ignatieff o José Woldenberg, entre otros.

Y se habló de diversos ámbitos de la obra de Paz, como su relación con la revolución mexicana, tema tratado por el historiador y escritor mexicano Enrique Krauze, amigo del poeta.

En su opinión, la revolución fue algo que el escritor y poeta nunca pudo dejar atrás y "como buen hijo de la Revolución Mexicana, que no podía ni quería dejar de ser", siempre mantuvo "un elemento de nostalgia revolucionaria".

También se trataron otros asuntos, como la situación política y democrática actual de América Latina a la luz de las ideas de Paz.

En esta ponencia participaron el excanciller mexicano Jorge Castañeda, el escritor chileno Jorge Edwards, el exembajador brasileño Celso Lafer y el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, quienes subrayaron la importancia de los ensayos políticos de Paz, así como su carrera como diplomático. Entre otras cosas, destacaron la actitud crítica del escritor ante los regímenes autoritarios y su posición que siempre apoyó la libertad, la democracia y la universalidad.

Pero más allá de las palabras, los textos que escribió Paz son los principales protagonistas de los homenajes y han sido numerosas las publicaciones que se están sacando. Figura, como ejemplo, una antología de textos preparada por Danubio Torres Fierro que la Comisión Nacional de Textos Gratuitos (Conaliteg) editará y distribuirá entre 1,8 millones de estudiantes.

Además, el Fondo de Cultura Económica, la editorial más grande en América Latina, ha preparado para la ocasión varias ediciones especiales conmemorativas, entre ellas la reedición de las obras completas del mexicano que, en lugar de constar de 14 tomos como la edición anterior, serán 8 en un formato más manejable.

Destaca también una introducción a su obra hecha por el escritor Alberto Ruy Sánchez, un antología compilada por el editor Ricardo Cayuela y una "autobiografía falsa" en la que el poeta Julio Hubard utilizó textos escritos por Paz para dar cuenta de su vida.

En los homenajes también ha habido lugar para la música y el pasado día 28 el Centro Nacional de las Artes fue testigo de la cantata para mezzosoprano, quinteto de cuerdas y piano "Ofrenda del tiempo", del artista ruso Dmitri Dudin, basada en el poema "Piedra de Sol".

Mañana, la fecha clave de estos homenajes, tendrá lugar el "Retrato coral de Octavio Paz" en el que personajes de la cultura como Elena Poniatowska, Alberto Ruy Sánchez, Charles Simic, Lasse Söderberg, Aurelio Asiai o Fabienne Bradu contarán anécdotas, recuerdos o momentos compartidos con el poeta.

Además, en la Fonoteca Nacional, edificio en donde Paz pasó los últimos años de su vida cuando era vivienda, saldrá al aire una estación de radio que en un ciclo de 24 horas emitirá entrevistas con Paz y diversos estudiosos de su obra.

Entre los materiales a los que tendrá acceso el público están comentarios de Poniatowska, último Premio Cervantes, además de una lectura de poemas comentada por el propio escritor y una entrevista de Carlos Monsiváis a Paz realizada en 1967.

También en la Biblioteca de México se inaugurará la exposición "Octavio Paz. Una pasión bibliográfica" en la que se muestran las primeras ediciones de todos los libros del poeta.

Sin embargo, no terminarán ahí las actividades, pues el homenaje a Paz durará todo el año, con actos como la exposición "Un soplo de luz: Octavio Paz y el mundo del arte", que se inaugurará el 1 de septiembre en el Palacio de Bellas Artes, con obras procedentes de 50 museos del mundo sobre las que escribió el premio Nobel.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Patochada



Disparate, despropósito, dicho necio o grosero.

Patochada es un sustantivo procedente de la voz pata, a su vez de origen incierto. Da nombre a un disparate o despropósito y tiene en torpeza, bobada, tontería, necedad o desatino algunos términos afines.

A modo de ejemplo, encontramos esta palabra en Fortunata y Jacinta, obra de Benito Pérez Galdós:

"...Es un serafín esa mujer... Ahora cuando me pensé que estaba en el Cielo, la vi encima de una nube con un velo blanco... Estaba allí, entremedio de aquellos grandes corros de ángeles. ¿Será que se va a morir? Lo sentiré por mi niña. Pero Dios sabe más que nosotras, ¿verdad?, y lo que él hace, bien sabido se lo tiene... Pero dime, ¿te habló ella? ¿Le soltaste alguna patochada? Harías mal..."

Y también en El Quijote de Miguel de Cervantes:

"...–Por mí –replicó don Quijote–, miente tú, Sancho, cuanto quisieres, que yo no te iré a la mano, pero mira lo que vas a decir.
–Tan mirado y remirado lo tengo, que a buen salvo está el que repica, como se verá por la obra.
–Bien será –dijo don Quijote– que vuestras grandezas manden echar de aquí a este tonto, que dirá milpatochadas.
–Por vida del duque –dijo la duquesa–, que no se ha de apartar de mí Sancho un punto: quiérole yo mucho, porque sé que es muy discreto..."

César Aira

César Aira

BIOGRAFÍA
César Aira nació en Coronel Pringles, Argentina, en 1949. Desde 1967 reside en Buenos Aires. Ha dictado cursos en la Universidad de Buenos Aires y en la de Rosario), y ha traducido y editado en Francia, Inglaterra, Italia, Brasil, España, México y Venezuela.
Este escritor que se define a sí mismo como «Un francotirador que practica un oficio íntimo, secreto y clandestino», es uno de los autores más prolíficos de su país, su labor literaria la ha realizado en prácticamente todos los campos, de modo que ha trabajado como traductor, novelista, dramaturgo, periodista y ensayista. Su obra está marcada por la originalidad, la subversión y la capacidad de sorpresa. Las de este escritor argentino son historias cortas en las que la realidad se ve atravesada por la presencia de lo insólito, en las que sin casi notarse lo sorprendente llega a convivir con lo habitual. Cada novela es para él un reto, un espacio para la experimentación, para lanzarse sin red a un nuevo precipicio, aun a sabiendas de que en un momento dado pueda estrellarse. Como ha indicado Leonardo Moledo: "En la literatura argentina, Aira goza del raro privilegio de crear belleza, a la manera de Oscar Wilde o de Fellini. Fabricar objetos exóticos, que una vez en el aire se tornan necesarios e inevitables."
Recibió una beca Guggenheim en 1996.


BIBLIOGRAFÍA
Narrativa:

Moreira, Achával Solo, 1975
Ema, la cautiva, Editorial de Belgrano, 1997
La luz argentina, CEDAL, 1983
El vestido rosa. Las ovejas, 1984
Canto castrato, 1984
Una novela china, Javier Vergara Editor, 1987
Los fantasmas, 1990
El bautismo, 1991
La liebre, Emecé, 1991
La guerra de los gimnasios, 1992
Embalse, 1992
El llanto, 1992
El volante 1992
La prueba, 1992
Cómo me hice monja, 1993
Madre e hijo, 1993
Fragmentos de un diario en los Alpes, 1993
Diario de la hepatitis, Bajo la luna nueva, 1994
El infinito, Vanagloria, 1994
La costurera y el viento, 1994
Los misterios de Rosario, 1994
Los dos payasos, 1995
La fuente, Be1995
El mensajero, 1996
La abeja, 1996
Dante y Reina, 1997
La serpiente, 1997
Las curas milagrosas del Dr. Aira, Simurg, Buenos Aires, 1998
La trompeta del mimbre 1998
El sueño, 1998
La mendiga, , 1999
Varamo, 1999
Haikus, Mate, 2000
El juego de los mundos, 2000
Un episodio en la vida del pintor viajero, novela sobre Mauricio Rugendas;2000 (
Un sueño realizado, 2001
La villa, Emecé, Buenos Aires, 2001
El mago, 2002
La pastilla de hormona,2002
La princesa Primavera, 2003
Mil gotas, 2003
El tilo, 2003
Los dos payasos, 2004
Las noches de Flores, 2004
Yo era una chica moderna, 2004
Yo era una niña de siete años, 2005
El cerebro musical, 2005
El pequeño monje budista, 2005
Cómo me reí, 2005
Parménides, 2006
La cena, 2006
La villa, 2006
El todo que surca la nada, 2006
Las conversaciones, 2007
La vida nueva, 2007
Las aventuras de Barbaverde, 2008
La confesión, 2009
Yo era una mujer casada, 2010
El perro, Belleza y Felicidad, 2010
El té de Dios, 2010
El error, Mondadori, 2010
En el café, Belleza y Felicidad, Buenos Aires, 2011
Festival, 2011
El mármol, La Bestia Equilátera,2011
El náufrago, Beatriz Viterbo Editora, Rosario, 2011
Los dos hombres, 2011
Relatos reunidos, 2013


Ensayo:

Copi (1991)

Nouvelles impressions du Petit Maroc (1991)

Taxol : precedido de Duchamp en Mexico y La broma (1997)
Alejandra Pizarnik (1998).

Diccionario de autores latinoamericanos (2001)



ENLACES

Picasso, a ojos de Jacqueline




En junio de 1982 Jacqueline Picasso (1927-1986) dejó boquiabiertos a todos los que acudieron a inaugurar una exposición en el Museo Picasso de Barcelona. Cuando el alcalde Narcís Serra tomó la palabra, la última mujer de Picasso lo interrumpió para decir que donaba a la ciudad de Barcelona 52 cerámicas realizadas por el pintor malagueño. Fue una prueba de su generosidad que tuvo su momento culminante poco antes de morir en 1986 —tras pegarse un tiro en la sien en su castillo de Notre-Dame-de-Vie—, cuando donó 61 cuadros que se exponían en el Museo de Arte Contemporáneo (MEAC) de Madrid a España. Eso es lo que sigue manteniendo Pepita Dupont, amiga íntima de Jacqueline durante los tres últimos años de su vida.
'Jacqueline con flores', pintado por Picasso en 1954.
Lo asegura en La verdad sobre Jacqueline y Pablo Picasso (Elba), un libro que sale hoy a la venta en castellano tras publicarse en francés en 2008, levantando una fuerte polémica entre los herederos del pintor que no dudaron en presentar hasta cuatro querellas. Y lo volvió a ratificar ayer en la presentación del libro en Barcelona.
Dupont explicó que: “Como hacía siempre que efectuaba una donación, Jacqueline me llamó y me dijo que había elegido con Aurelio Torrente, director del museo, las 61 obras que se expondrían en Madrid y que ya no volverían a Francia. Lo sabía Torrente, que había hablado con el presidente Mitterrand, con su hija, Catherine Hutin, con el abogado de Picasso, Roland Dumas, que también me lo confirmó y con el abogado español José María Armero”. Dupont no entiende por qué España no peleó más por estas pinturas. “Quizá hay intereses políticos que se me escapan”, aseguró tras reconocer que no ha podido hablar con Felipe González sobre las posibles presiones francesas para olvidar el tema.
La inexistencia probada del documento hizo que las obras volvieran a Francia. Para colmo, el Estado español tuvo que pagar por la venta de las publicaciones editadas para la exposición 30 millones de pesetas en concepto de derechos de autor. “Es un milagro que el libro salga en español, porque todas las cosas referidas a Picasso están muy controladas por la familia”. De hecho, aseguró, el libro no se vende en el Museo Picasso de París. “Lo volvería a escribir igual”, explicó esta periodista que durante 36 años ha trabajado para el semanario Paris Match.
'Jacqueline en cuclillas' (1954), una de las 61 obras exhibidas en la exposición 'Pablo Picasso en Madrid' en el MEAC, que forman parte de la colección privada de su viuda, Jacqueline. / BERNARDO PÉREZ
Dupont, lejos de los libros escritos por los descendientes de Picasso en los que el pintor no sale bien parado, retrata un “artista tierno y nada cruel”, y asegura que: “Como periodista he verificado lo que he escrito, refutando las obras que lo mostraban como un monstruo o un ególatra”. “He escrito una historia de amor de 20 años entre Picasso y Jacqueline, en la que queda claro que los cuadros nunca fueron para ellos una fuente de negocios, era algo diferente, una manera de vivir y de compartir con los otros”, explica.
E insiste: “Jacqueline hizo testamento, lo vi y el artista Gastón Orellana, también”. Esta afirmación le ha costado caro, ya que Catherine Hutin (la única hija de Jacqueline) denunció su libro por difamación, por entenderse que ella lo había hecho desaparecer. Lo raro, asegura Dupont, es que la ausencia de testamento de Picasso —“Me moriría al día siguiente si lo hago”, le dijo al crítico John Richarson— no impidió que se hiciera efectiva la donación de su colección particular al Louvre.
La autora, que no omite el alcoholismo final de Jacqueline ni su debilidad psicológica, se pone seria cuando recuerda su suicidio: “Habíamos hablado del tema. Me prometió que no lo haría, fue la única vez que me mintió”. La periodista remacha sus críticas a los intereses económicos de los herederos del pintor con una anécdota: “No han tenido reparos en dar el nombre de Picasso a un coche, cuando él no tuvo ningún interés de saber conducir”.

El año de Paz es 2014



    Diputados aprueban reconocer la labor del autor de 'El laberinto de la soledad'
GUADALAJARA, JALISCO (28/FEB/2014).- La Cámara de Diputados aprobó por 383 votos a favor, cero en contra y una abstención, declarar 2014 como “Año de Octavio Paz”, en reconocimiento al escritor y poeta, Premio Nobel de Literatura 1990, quien falleció el 19 de abril de 1998.

El próximo 31 de marzo se conmemorará el centenario del nacimiento del galardonado por numerosas distinciones como el Premio Cervantes (España), Premio Ollin Yoliztli (México) y el Premio T. S. Eliot, (Estados Unidos), con una obra que abarca la filosofía, poesía, ensayo, historia, arte y música.

El proyecto de decreto surge de una iniciativa que presentó la diputada Sonia Rincón Chanona, de Nueva Alianza, y el documento avalado por el Pleno se turnó al Senado de la República para su análisis. La Comisión de Gobernación que elaboró el dictamen aprobado por el Pleno, considera que las aportaciones de Octavio Paz permiten una mejor comprensión de la vida cultural hispanoamericana.

Agregó que reconocer 2014 como “Año de Octavio Paz” tendrá un impacto en la vida cultural de México, haciendo posible el derecho a la cultura al conocer la obra y pensamiento de este escritor. Notimex

SABER MÁS
Otras acciones

La Cámara de Diputados promueve, asimismo, la instalación de una Comisión Especial para Conmemorar el Centenario del Natalicio de Octavio Paz, que se encargará de la organización de actividades, como ediciones especiales, encuentros de poetas, coloquios de intelectuales, difusión masiva, lecturas públicas, exposiciones artísticas y demás similares, en torno a la vida y obra del escritor.