jueves, 15 de mayo de 2014

Pamema.




1. Melindre (delicadeza afectada y excesiva).
2. Fingimiento (simulación).
3. Hecho o dicho fútil y de poca entidad, a que se ha querido dar importancia.

Nuestra custodio Teresa Frías nos propone este curioso sustantivo que hoy os presentamos, híbrido procedente del cruce de las voces pamplina (del latín *papaverina, y este de papāver, "amapola") y memo (voz que imita el tartamudeo) comentándonos: "...Una palabra curiosa que creo merece la pena incluir en su blog es pamema, que entre otros significado tiene el de tontería o estupidez..."

La propia Teresa nos envía el siguiente microrrelato, escrito de su puño y letra, que lleva por nombre la palabra que hoy nos ocupa, Pamema:

"Cuando era pequeña me caí saltando a la cuerda. Siempre creí que aquella sustancia viscosa que salía por la rodilla, eran las tripas. ¡Qué tontería!, recuerdo que dijo mi madre riendo. Un año más tarde, me hice una brecha en la cabeza y pensé que por ella se escaparían las ideas. Supongo que también sería una bobada; como la que dicen mis amigos cuando critican mi falta de imaginación."

Y terminamos con un fragmento de la novela Fortunata y Jacinta, del ilustre escritor español Benito Pérez Galdós:

"... Pues ella quería a Juanín como si le hubiera llevado en sus entrañas. ¡Y no había más que hablar! Olvido de todo, y nada de celos retrospectivos. En la excitación de su cariño, la dama acariciaba en su mente un plan algo atrevido. «Con ayuda de Guillermina pensaba , voy a hacer la pamema de que he sacado este niño de la Inclusa, para que en ningún tiempo me lo puedan quitar..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario