viernes, 31 de octubre de 2014

Inverecundo



Que no tiene vergüenza.

Amigos, el adjetivo que hoy os traemos hunde sus raíces en el latín inverecundus y se emplea para calificar a aquel que no tiene vergüenza alguna...

Escribe nuestro custodio Rodrigo del Rio a propósito de esta palabra: Revisando su archivo, me encontré que no tienen registrada la palabra inverecundo -dícese de la persona que no tiene o carece de vergüenza- Es una palabra de hermosa fonética y que lamentablemente está en desuso, espero la consideren.

El propio Rodrigo nos propone una cita extraída de su novela: "Yo la usé en mi novela llamada Reminiscencias, en un dialogo que ocurre en 1939, en La India entre un gurú llamado Mahesh y su disípula (Mi protagonista) Evangelina. El extracto del capítulo. Dice:"

"...- ¿Señor Mahesh? Mi nombre es Evangelina y vengo de muy lejos, un amigo que fue su alumno, me dijo que quizás Ud. me pueda ayudar. El se llama Yamir y es mi consejero.
- ¿Yamir? Ese gaznápiro inverecundo es tu consejero - exclamó riendo con ganas - por eso estas perdida niña. El se fue hace mucho de estas tierras en busca de otros horizontes, según me dijo para encontrarse a sí mismo.
- Creo que lo hizo, pues en mi país tiene una comunidad y continúa profesando sus enseñanzas.
- Veo que te comunicas a través de la magia - me señala el anciano en un dialecto que ni siquiera reconozco - Ten cuidado, no es bueno escudriñar en elementos divinos..."

Podéis averiguar más acerca de esta novela en el blog de Rodrigo, http://autolibro.blogspot.com donde narra las razones que le llevaron a escribir su libro y recomendaciones diversas acerca de cómo autopublicar desde casa imprimiendo y encuadernando uno mismo su obra. También os recomendamos encarecidamente visitar su club de poesía y cuentos http://club.escritores.cl

Concluimos el artículo con un fragmento de la Balada del mar no visto, del genial poeta colombiano León de Greiff:

"...Viajero de las noches embriagadas; nauta
de sus golfos ilímites,
de sus golfos ilímites, delirantes, vacíos,
- vacíos de infinito..., vacíos...-Dócil nauta
yo soy,
y mis soñares derrotados navíos...
Derrotados navíos, rumbos ignotos, antros
de piratas...!el mar!
Mis ojos vagabundos
–viajeros insaciados- conocen cielos, mundos,
conocen noches hondas, ingraves y serenas,
conocen noches trágicas,
ensueños deliciosos,
sueños inverecundos...
Saben de penas únicas,
de goces y de llantos,
de mitos y de ciencia,
del odio y la clemencia,
del dolor
y el amar...!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario