martes, 21 de octubre de 2014

La novela es la normalización de la esquizofrenia



    Rosa Montero y Sergio Ramírez hablan de su forma de ver la literatura
GUADALAJARA, JALISCO (20/OCT/2014).- Rosa Montero no tiene duda, para ella el género de la novela no es más que la normalización de la esquizofrenia, quizá la particularidad, dice, estribe en que “los escritores tenemos más yos, dentro de cada uno de nosotros está el mundo entero. Toda vida individual es por definición pequeña, pero cuando escribes novela sales de ti”.

En un frente a frente entre la española Rosa Montero y el nicaragüense Sergio Ramírez durante el Festival de la Palabra de San Juan de Puerto Rico, los narradores abordaron el tema de la creación y el origen de las historias.

“En la literatura uno se puede transfigurar, ponerse en la vida de otros. No se sí exista la esquizofrenia múltiple, pero en la literatura es eso. En el mundo de la novela uno es un pequeño dios que manipula el universo de los personajes”, apunta Sergio Ramírez, quién fuera vicepresidente de Nicaragua tras de la revolución sandinista, en alusión a las formas que tiene un autor de inventar la vida.

Ambos escritores comenzaron sus carreras en el periodismo, aunque su desarrollo ha sido completamente distinto. Montero nunca ha dejado de ejercerlo, como reportera y articulista mientras que para Ramírez ha sido una actividad colateral, tras su paso por la política. “Yo comencé en el periodismo literario en la universidad, pero en realidad me hubiera gustado haber sido reportero de policía. Hoy soy articulista y me cuesta mucho trabajo elegir los temas, porque como periodista uno debe pensar en el lector, por el contrario, cuando se escribe ficción uno no debe pensar en el lector, eso lleva irremediablemente a la mala literatura”.

Para Rosa Montero, que recibió el premio del periodismo de El Mundo como articulista “el periodismo es un género literario, equiparable a cualquier otro. Lo que es raro un escritor que cultive un solo género. Son muchos los periodistas que han sido novelistas. Montero confundiera que ella comenzó a hacer literatura desde muy niña, cuando escribía historias de ratones parlantes. Así, dice “yo no pasé del periodismo a la ficción sino de la ficción al periodismo”. La diferencia estriba en que “como periodista escribes lo que sabes, mientras que en la novela escribes lo que no sabes que sabes, es decir tu inconsciente”.

Sobre las claves de la buena literatura, Rosa Montero apunta dos elementos esenciales: tener la humildad para que sean los personajes los que te cuenten la novela y, para que sea realmente libre, nunca buscar que la novela sea negocio.

Para un novelista, concluye Sergio Ramírez, escribir debe ser como respirar, una necesidad cotidiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario